A fuerza de triunfos trascendentales, desde hace algunos años el astro filipino Nonito Donaire tiene asegurado un lugar en el prestigioso Salón de la Fama del boxeo internacional. Sin embargo, el conocido por el sobrenombre del “Flash” filipino sigue incrementando su legado.

El pasado 29 de mayo, Donaire, entonces con 38 años, se adueñó de la corona de la división gallo del Consejo Mundial (CMB), al doblegar por nocaut en el cuarto asalto al francés Nordine Oubaali, en el Dignity Health Sports Center, de Carson, California, donde el europeo efectuaba la tercera exposición del cinturón del orbe.

“El rey regresó”, dijo Donaire, tras la espectacular victoria ante el pugilista galo. “La edad no es lo que determina, sino mi desempeño. No importa cuál es tu edad, sino la fuerza mental que posees. Todavía puedo competir a este nivel. Estoy listo para el próximo.

Al conquistar la faja, fundalmentalmente con tres golpes de su poderoso gancho de izquierda, Donaire se convirtió a los 38 años, en el campeón mundial de mayor edad en la historia del boxeo moderno en las 118 libras.

Monarca también en otras tres categorías, mosca, súpergallo y pluma, “El Relámpago” Donaire (41-6-0, 27 KOs) venía de un revés ante el súper astro japonés Naoya “El Monstruo” Inoue (21-0-0, 18 KOs), quien ostenta par de títulos en la propia división de las 118 libras: súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB).

Nacido el 16 de noviembre de 1982, en la ciudad de Talibón y radicado desde 1993 en Estados Unidos, Donaire tiene en su haber ocho títulos mundiales en las organizaciones más importantes (CMB, OMB, AMB y FIB).

Tras un revés unánime en las 126 libras, ante el irlandés Carl “El Chacal” Frampton, en abril de 2018, existía gran expectación por observar el desempeño de Donaire a las 118 libras, pues no competía en ese peso desde 2011, cuando conquistó los cinturones del Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB).

Para la gran mayoría de expertos, el anuncio de Donaire de que participaría en la Súper Series Mundiales (WBSS, en inglés), significaba un reto que muchos expertos le atribuyeron pocas posibilidades de salir con éxito.

Pero Donaire ha demostrado ser un púgil excepcional a lo largo de su carrera. Y la primera sorpresa llegó en cuartos de final, cuando se impuso al entonces campeón mundial, el irlandés Ryan Burnett, el 3 de noviembre de 2018, en la SSE Hydro, de Glasgow, Escocia.

Al margen de la victoria de tagalo (por abandono en el sexto asalto), resultó llamativo que Burnett eligiera precisamente a Donaire para el inicio del certamen, dado el amplio historial del filipino, quien en un momento de su carrera fue considerado entre los mejores libra por libra del mundo, hasta que fue detenido por fallo unánime por el zurdo cubano Guillermo Rigondeaux, el 13 de abril de 2013, en el Radio City Music Hall, de Nueva York.

Después en abril de 2019, en la ronda semifinal, Donaire anestesió en el sexto asalto al zurdo estadounidense Stephon Young, sustituto del surafricano Zolani Tete, quien sufrió una lesión y tuvo que retirarse de la competencia.

Y en una guerra campal, Donaire sucumbió por unanimidad ante Inoue, en la final del certamen, efectuada el 7 de noviembre, en la ciudad de Saitama, donde estuvieron en juego la faja de súper campeón de la AMB, la Diamante del CMB y la de la FIB,

Poseedor de excepcional rapidez de manos y potencia en sus puños, “El Flash” Donaire ha sido ganador en par de ocasiones (2007 y 2011) del “Nocaut del Año” por la revista especializad The Ring y esta misma publicación lo ubicó en la tercera posición entre los mejores libra por libra en 2011.

El siguiente año fue reconocido “Boxeador del Año” por la Asociación de Escritores de Boxeo de América (BWAA, en inglés). Es, además, uno de los tres púgiles de Asia con al menos cuatro títulos mundiales en divisiones diferentes, junto a los también filipinos Manny “PacMan” Pacquiao y Donnie “La Serpiente” Nietes.

DIFICIL RETO PARA REYMART GABALLO

Conocido por el sobrenombre de “El Asesino”, Reymart Gaballo, también filipino, se mantiene imbatido en 24 combates, 20 de ellos finalizados por la vía del cloroformo, como prueba de que tiene poder en sus puños.

El pasado 19 de diciembre de 2020, Gaballo, de 25 años, obtuvo el título interino del Consejo Mundial (CMB), tras imponerse por fallo dividido al puertorriqueño Emmanuel “Manny” Rodríguez, en el Mohegan Sun Casino, de Uncasville, Connecticut.

Dos de los jueces, John MacKaie (115-113) y Don Trella (116-112) se inclinaron por el tagalo, en tanto David Sutherland (118-110) otorgó su boleta al caribeño, un fallo que a los ojos de los observadores no se correspondió con lo sucedido sobre el entarimado.

Aunque exhibe resultados sobresalientes en su carrera profesional. Gaballo es consciente que tiene una titánica labor frente a sí este sábado 11 de diciembre, pero al mismo tiempo está muy emocionado porque desde niño siente gran admiración por Donaire.

“Es un honor luchar contra mí ídolo en el ring”, expresó Gaballo en una rueda de presna a escasas horas del pleito, el de mayor trascendencia en su trayectoria. “Estoy muy feliz y es un gran placer tener la oportunidad de convertirme en campeón del mundo. He trabajado toda mi vida por lograr este objetivo”.

Gaballo afirmó que sin dudas será una buena pelea entre dos filipinos y que hará todo lo que pueda para conseguir que le levanten la mano al concluir la pelea.

Facebook Comments