La mesa está servida para tener un Rey indiscutido en las 122 libras. Los dos únicos monarcas de la división súpergallo, el estadounidense Stephen Fulton y el uzbeko Murodjon Akhmadaliev, ganaron sus respectivos combates y ambos están decididos a cruzar guantes para dejar las cuatro coronas en poder de uno solo de ellos.

Tuvo que luchar como un león “El Chico Genial” Fulton (20-0-0, 8 KOs) para continuar imbatido frente a su infatigable coterráneo Brandon “Rompecorazones” Figueroa (22-1-1, 17 KOs), el 27 de noviembre, en el Park Theater, de Las Vegas. Fue, sin lugar a dudas, una batalla campal de principio a fin. Y requirió una minuciosa evaluación para los encargados de impartir justicia.

En ese espectacular duelo, que por derecho propio estará entre los candidatos a Pelea del Año, no hubo respiro para uno y otro durante los 12 asaltos. Al final, dos de los jueces, Tim Cheatham y Dave Moretti entregaron boletas con igual resultado de 116-112 para Fulton, en tanto David Sutherland (114-114) consideró que ambos merecían por igual salir con el brazo en alto, lo que concluyó en fallo mayoritario para Fulton.

El derrotado, de 24 años y nacido en Weslaco, Texas, no estuvo de acuerdo con la decisión de los jueces, al considerar que durante el pleito había lastimado en varias ocasiones a su oponente.

“Fue el robo del año”, dijo Figueroa molesto por los votos de la terna arbitral. “Los fanáticos que vieron esta pelea en vivo saben quién ganó. Siempre vengo a pelear y lo hice toda la noche”.

De 27 años y oriundo de West Filadelfia, Pensacola, Fulton sumó su título de la Organización Mundial (OMB) -conseguido por unanimidad en enero ante Angelo “El Chinito” Leo- el del Consejo Mundial (CMB), que Figueroa había conquistado seis meses antes.

En varias entrevistas, Fulton mencionó el nombre del uzbeko, que reside en Indio, California. Aunque era consciente y lo mencionaba, que primero debía imponerse a Figueroa, un púgil que no cede terreno y exige el máximo a sus adversarios.

Después del combate y como ha repetido en varias ocasiones, Fulton dirigió su artillería verbal hacia Akhmadaliev, que ostenta las fajas de la Federación Internacional (FIB) y de súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB).

“No veo como él (Akhmadaliev) puede rechazar esa pelea”, dijo Fulton a BoxingScene.com. “Y lo derrotaré porque soy el hombre más grande, el hombre más inteligente, el hombre más hábil. “Tengo más experiencia que él, por lo que puedo sacar provecho de esas cosas en esa pelea.

Medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro-2016, Akhmadaliev viene de doblegar por unanimidad al chileno José “Pancora” Velázquez (29-7-2, 19 KOs), quien sustituyó al californiano Ronny Ríos (33-3-0, 16 KOs), quien se contagió de COVID-19 y de urgencia hubo que buscar quien ocupara su puesto.

El europeo comenzó muy agresivo y le propinó una cuenta protectora al sudamericano, quien resistió esos embates iniciales y después, gracias a su rapidez, le hizo difícil el combate al imbatido Akhmadaliev.

“Suponiendo que todo vaya bien y salga victorioso, por supuesto que no me gustaría nada más que la oportunidad de convertirme en campeón indiscutible”, comentó Akhmadaliev horas antes del pleito a BoxingScene.com. “Mi objetivo es conseguir todos los cinturones, sin importar a quién tenga que enfrentarme para que eso suceda.

Akhmadaliev conquistó las dos fajas el 30 de enero del pasado año, al imponerse por fallo dividido al estadounidense Daniel “El Asesino con Cara de Niño” Román, en Miami.

Las tres boletas tuvieron idéntica puntuación de 115-113, dos favorables al europeo y la otra al norteño.

En el duelo, Román expuso por cuarta ocasión el cetro de súper campeón de la AMB y por primera vez el de la FIB.

Facebook Comments