En su añorado deseo de obtener una faja del orbe, al estadounidense Ronny Ríos le ha caído del cielo la decisión de la Asociación Mundial (AMB), al declararlo “retador obligatorio” del uzbeko Murodjon Akhmadaliev, monarca de ese organismo y también de la Federación Internacional (FIB) en las 122 libras.

Ubicado en el segundo lugar del listado de la AMB y en el tercero del Consejo Mundial (CMB), Ríos (33-3-0, 16 KOs) tendrá el viernes 19 de noviembre, la segunda oportunidad de convertirse en titular del orbe, después que sucumbió por unanimidad en agosto de 2017, ante Rey “El Bandido” Vargas, quien defendió con éxito la faja del CMB.

Y aunque Ríos rebosa de alegría y felicidad, otro norteamericano, Daniel Román se encuentra desconsolado, porque ha luchado hasta el cansancio por la revancha contra Akhmadaliev, y éste y los organismos sancionadores han hecho oídos sordos de sus reclamos.

“El Asesino con Cara de Niño” Román (29-3-1, 10 KOs) perdió los dos cinturones con Akhmadaliev por decisión dividida, en duelo muy cerrado, que se efectuó en enero del pasado año, en Miami, Florida. Dos de los jueces se inclinaron por el uzbeko, asentado en Indio, California, en tanto el otro votó por el entonces campeón, las tres boletas con igual puntuación de 115-113.

“Le di la oportunidad cuando yo era campeón y ahora él no parece dispuesto a darme la revancha”, dijo Román a Boxingscene. “Debería devolverme el favor, pero vio la clase de boxeador que yo soy y pensó: ´¿Sabes qué? No puedo darle la revancha´”.

Después de eso, Akhmadaliev, de 27 años y con residencia en Indio, California, hizo una defensa voluntaria, en la que se impuso por nocaut técnico en el quinto asalto al japonés Ryosuke Iwasa (27-4-0, 17 KOs), el 3 de abril, en la Humo Arena, de Tashkent, Uzbekistán. Con posterioridad, la AMB ordenó que debía enfrentarse en forma obligatoria a Ríos.

Ríos señaló que hace caso omiso de las apuestas y los criterios de los expertos, que se inclinan ampliamente por un triunfo del europeo. “No me importa la opinión de los demás, dijo Ríos en un encuentro con los medios en el Boxing Club, de Santa Ana, California. “No me importa la exageración o la negatividad. Entro en cada pelea sin nada que perder y mucho que ganar. Esa es mi mentalidad”.

Cuatro victorias suma Ríos, tres de ellas antes del límite, la más reciente por unanimidad ante el colombiano Oscar “Jaguar” Negrete, el 13 de febrero último, en Indio, California, donde el ganador sufrió un corte en sobre el ojo izquierdo en el segundo asalto. Dos de los oficiales entregaron boletas de 100-90 y el otro de 99-91.

Antes de esa racha, Ríos sucumbió por nocaut en el sexto episodio frente al armenio Azat “El Loco” Hovhannisyan, en la ciudad californiana de Costa Mesa. Hovhannisyan ocupa el cuarto escalón en el ranking de la AMB.

Al referirse al alejamiento temporal de los encordados, Ríos explicó que “me tomé un descanso, dejé de ir al gimnasio durante seis meses, pero en el fondo extrañaba el boxeo. Hablé con mi esposa y le dije que la pasión sigue ahí y todavía considero que puedo dar más”.

El invicto estadounidense Ra´eese Aleem (18-0-0, 12 KOs), que ocupa el primer lugar en el listado de la AMB y ha tratado infructuosamente de combatir por la corona, se enfrentará al mexicano Eduardo “El Gemelo” Baéz (20-1-2, 7 KOs), el 27 de noviembre, en Las Vegas.

La AMB señaló que el vencedor de ese pleito, obtendrá el pase a cruzar guantes con Akhmadaliev o Ríos para definir el súpercampeón de la categoría súper gallo, en la que también aparece como campeón “regular”, el mexicano Brandon Figueroa.

Facebook Comments