Ante la experiencia, buen boxeo y resultados del campeón mundial estadounidense Demetrius Andrade, la gran mayoría de expertos, por no ser absoluto y decir “todos”, consideran que el irlandés Jason Quigley saldrá derrotado el 19 de noviembre, en la SNHU Arena, de la ciudad estadounidense de Manchester, del estado de New Hampshire.

Pero aunque Quigley (19-1-0, 14 KOs) reconoce el estilo esquivo y la calidad en sentido general del norteño, está convencido que su rival posee puntos débiles que explotará durante el duelo, en el cual “Boo Boo” Andrade (30-0-0, 18 KOs) someterá a prueba por quinta ocasión, la faja mediana de la Organización Mundial (OMB).

“No importa qué tan buen peleador seas, todos tenemos debilidades”, dijo Quigley a Behind The Gloves, el canal de Youtube, que comenzó hace 10 años y tiene más de un cuarto de millón de suscriptores. “Nosotros hemos estudiado sus peleas y Andrade es salvaje e imprudente”.

Quigley añadió que junto a su equipo de trabajo ha podido constatar que el norteamericano no usa mucho la cabeza, tiene en ocasiones un boxeo desordenado y en varios de sus combates ha lucido cansado en los asaltos finales.

Ubicado en el décimo puesto en la clasificación de la OMB, Quigley,de 30 años y nacido en la ciudad irlandesa de Ballybofey, se impuso por decisión mayoritaria al norteamericano Shane Mosley Jr., el 29 de mayo pasado, en la arena Michelob Ultra, de Las Vegas, donde obtuvo la faja vacante de la Organización de Boxeo de Norteamérica (NAB), en las 160 libras.

“He trabajado toda mi carrera para llegar a este punto y convertirme en campeón mundial”, dijo Quigley en declaraciones a la prensa. “Demetrius es un gran campeón, pero este es mi momento y la corona regresará conmigo a Irlanda”.

El único fracaso de Quigley, quien reside en el suburbio de Woodland Hills, en Los Ángeles, se lo infligió el bahamés Tureano Johnson, el 18 de julio de 2019, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California. Tras un ataque demoledor en el noveno asalto, la esquina de Quigley lanzó la toalla hacia el cuadrilátero en señal de rendición, lo que motivó que el árbitro Eddie Hernández decretara el fin de las acciones y el triunfo para el bahamés.

Monarca del orbe en las filas amateur en 2007, Andrade se alzó con la faja vacante súperwelter de la Organización Mundial (OMB), seis años más tarde, al derrotar por fallo dividido, al armenio Vanes “Pesadilla” Martirosyan, en 2013, en Corpus Christi, Texas,

En 2017, Andrade añadió la faja “regular” de las 154 libras, correspondiente a la Asociación Mundial (AMB), por otra decisión alterna frente al ecuatoriano Jack “Golden Jack” Culcay, en Alemania.

Al siguiente año, Andrade, de 33 años y nacido en Providence, Rhode Island, conquistó el título vacante mediano de la Organización Mundial (OMB), al imponerse por fallo unánime al namibio Walter Kautondokwa, en la TD Garden Arena, de Boston.

Al referirse a su próximo combate, el zurdo norteño elogió al irlandés; “Jason Quigley está calificado mundialmente, tiene buen pedigrí amateur, así como habilidades decentes y viene a pelear. Me quito el sombrero ante él, porque en realidad está dispuesto a subir al ring conmigo, lo cual no se puede decir de ninguno de estos otros supuestos tipos que están en la cima de la división. Sin embargo, el 19 de noviembre le mostraré que este deporte tiene niveles”.

Andrade refutó las críticas que ha recibido por enfrentar a un peleador de poca relevancia en la categoría: “Seguir ganando. Es todo lo que puedo hacer”, dijo Andrade al referirse a su duelo con Quigley. “Entrar allí, hacer mi trabajo, lucir sensacional, salir saludable y luego pasar al siguiente rival”.

Durante semanas y meses, Andrade ha lanzado retos a varias de las principales púgiles de las 160 libras, entre ellos, el gemelo estadounidense Jermall Charlo (31-0-0, 22 KOs), actual propietario del cinturón del Consejo Mundial (CMB), en su misma división.

“Charlo, no sigas con las palabrerías, inventando excusa tras excusa”, expresó el zurdo de Providence, hijo de padres de Cabo Verde. “Deja la política a un lado. Vamos al grano. Eres un luchador, peleemos hermano”.

También Andrade ha arremetido contra “GGG” Golovkin (41-1-, 36 KOs), quien ostenta la faja de la Federación Internacional (FIB) y acordó un pleito de unificación con el japonés Ryota Murata (16-2-0, 13 KOs) para el 28 de diciembre, en Kobe, Japón, aunque todavía la plataforma digital DAZN no ha dado el visto bueno para que se efectúe el combate.

Murata, de 35 años, conquistó el título “regular” de la AMB al anestesiar en la revancha al estadounidense Rob “Bravo” Brant, en julio de 2019. Tras dos victorias, ambas por la vía del cloroformo, fue elevado a “súper campeón”, por el Comité de Campeonatos de ese organismo, en enero de este año 2021.

“GGG, ¿dónde estás? Unifica con Murata y luego pongamos los tres cinturones en juego el año que viene”, le espetó Andrade al kazajo Golovkin, de 39 años, asentado desde hace años en Los Ángeles, California.

De acuerdo con múltiples comentarios, Golovkin no está interesado en el combate de unificación con Andrade, por lo que el norteamericano continuó las críticas al kazajo: “Él (Golovkin) no me enfrentará. Y le digo a (la plataforma digital) DAZN, hagan que suceda la unificación. También le pregunto a Tom Loeffler (promotor) ¿no tienes suficiente confianza en tu muchacho? Sí, esto es un reto directo a Tom, a Jonathan Banks (entrenador) y también a GGG”.

Facebook Comments