Sospechas, dudas, comentarios, en fin, un mar de especulaciones ha creado la noticia de que el jamaiquino Dillian Whyte suspendió abruptamente el duelo que tenía programado con el sueco Otto Wallin, el 30 de octubre, en la O2 Arena, de Londres, y que se transmitiría por la plataforma DAZN.

El enfrentamiento era una defensa voluntaria de Whyte, del título interino del Consejo Mundial (CMB) en la división pesada, en la que el zurdo Wallin ocupa el lugar 20 de la clasificación de ese organismo sancionador.

Pocos días atrás, “El Villano” Whyte (28-2-0, 19 KOs) informó que había sufrido una lesión en el hombro izquierdo durante los entrenamientos en Portugal, donde hacía la preparación final para el duelo con Wallin y que inicialmente recibió una inyección para mitigar el dolor, pero, según sus palabras, en los días posteriores el dolor se volvió insoportable.

“Mi hombro simplemente no respondió”, dijo Whyte a la BBC, de Londres. “Como nunca antes había tenido lesiones en el hombro, pensé que era algo pasajero. Pero una prueba de resonancia magnética de emergencia mostró que mi hombro estaba en peores condiciones de lo que todos, y en particular yo, pensábamos”.

Whyte, nacido 33 años atrás en Port Antonio, Jamaica, y residente en Brixton, Londres, añadió al medio británico que “quería pelear” y por eso le expresó al cuerpo técnico que asistiría al combate si le colocaban otra infiltración cerca de la hora del pleito.

“Nunca me retiré de una pelea antes”, insistió Whyte a sus asesores, de acuerdo con su versión a la BBC. “No quiero retirarme ahora porque hay idiotas como (el promotor ucraniano Dmitry) Sallita y Wallin que siguen hablando tonterías”.

La decisión de suspender el choque, provocó la ira de Wallin, que arremetió con todo contra Whyte: “No sabemos nada sobre la lesión. No hemos tenido noticias del médico “, dijo Otto Wallin a “Secondsout”. “Tienen derecho a retirarse de la pelea si está lesionado, pero tienen que probar la lesión.

Con dos reveses en su carrera profesional, Wallin (28-2-0, 19 KOs) y su grupo de trabajo insistieron en que si Whyte no puede demostrar el trauma por especialistas independientes, entonces el combate debe ser reprogramado. En ese sentido, precisó que sostuvieron conversaciones con Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial (CMB), para que establezca una nueva fecha.

“Como no sabemos si la lesión es real, le enviamos una solicitud para que un médico independiente lo revisara, porque queremos tener detalles sobre el trauma que lo obligó a suspender definitivamente la pelea”, añadió Wallin, en un comunicado.

Casi al unísono con las declaraciones de Whyte, el promotor inglés Eddie Hearn echó más leña al horno de las suspicacias, al expresar que el púgil lesionado probablemente se enfrentará con el monarca británico Tyson “El Rey Gitano” Fury, en lugar de que se efectúe la reprogramación con Wallin.

“Creo que la próxima pelea de Dillian Whyte será Tyson Fury, pero tendremos que ver.”, afirmó Hearn a iFL.TV. “No descarto la pelea de Otto Wallin, es una pelea que queda a nuestra discreción para reprogramar. Dillian debería regresar a principios del próximo año, con suerte contra Tyson Fury ”.

Hearn no mencionó las solicitadas pruebas de resonancia magnética, el chequeo por un especialista independiente, ni los múltiples comentarios de los fanáticos, algunos señalando que Whyte rehúye el combate con el sueco por temor a una lesión, que lo saque del camino de Fury.

Aunque el CMB no ha dado una explicación, ni tampoco qué ocurrirá con estos mastodontes en el futuro inmediato, todo indica que Wallin no estará en la fórmula de Whyte en el futuro.

Facebook Comments