“Si trabajas duro puedes lograr cualquier sueño”, dijo el puertorriqueño Jonathan González, minutos después de arrebatar al mexicano Elwin Soto, la corona minimosca de la Organización Mundial (OMB), el 16 de octubre, en Fresno, California.

Evidentemente, “La Bomba” González (25-3-1, 14 KOs) no “bajó la guardia” en su propósito de convertirse en monarca del orbe, después de un anterior descalabro por la vía del cloroformo en siete asaltos, ante el japonés Kosei Tanaka, en agosto de 2019, en la ciudad nipona de Nagoya, donde el local hizo la séptima del título de la OMB, pero en la categoría de 112 libras (mosca).

El inobjetable triunfo de González ante “La Pulga” Soto (19-2-0, 13 KOs) tuvo para el boricua un sabor especial, pues el azteca se había adueñado la faja frente al igualmente puertorriqueño Angel “Tito” Acosta, amigo personal de González.

“Estuve mucho tiempo en el equipo nacional con Tito Acosta y somos casi hermanos”, dijo González tras la victoria. “Nos criamos juntos y cuando estábamos en el equipo nacional viajábamos y siempre estábamos unidos uno con el otro.. Así que cuando Elwin le ganó a Tito yo me dije: ‘Me voy a desquitar por lo que le hizo a mi amigo’”.

Nacido en el Bronx, de Nueva York, pero con sangre boricua, González conquistó la medalla de oro en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, que se efectuaron en Mayagüez, en 2010.

Previo al combate, “La Pulga” Soto reconoció que González “es habilidoso con sus piernas, siempre trata de moverse, pero yo haré mi trabajo que es cerrarle los pasos, forzarlo a la acción y estar ahí para lastimarlo con mis golpes. Sé que es un rival al que debo respetar”.

Pero durante la pelea, Soto no pudo cumplir el plan táctico. González boxeó casi todo el tiempo desde la larga distancia, conectó efectivos ganchos al cuerpo y a la cabeza del campeón y fue el mejor, sin dudas, en la mayoría de los asaltos.

Sin embargo, el juez Daniel Sandoval otorgó boleta favorable de 116-112 para el mexicano, en tanto los otros dos oficiales, Robert Hoyle y Zachary Young, dieron la misma puntuación para el norteño, quien representa a la Isla del Encanto.

“Me siento bien contento, feliz y agradecido con Dios por este triunfo”, añadió González después del éxito. “Hay que seguir trabajando ahora que soy campeón. Hay que prepararse para buenas peleas y nombres grandes en las 108 libras, así como unificar títulos. Ese es mi meta inmediata”.

En ese objetivo de sumar otras coronas en las 108 libras podría aparecer en el camino, el nicaragüense Félix “El Gemelo” Alvarado (37-2-0, 32 KOs), monarca de la Federación Internacional (FIB) desde 2018 y una de las principales figuras de la categoría minimosca.

Alvarado, de 32 años y nacido en Managua, la capital de su país, suma 19 victorias, la más reciente por la vía del sueño en el asalto inicial ante el boricua Israel Vázquez, en el Ford Center, de Frisco, Texas, donde no estuvo en juego el cinturón de las 108 libras, debido a que el puertorriqueño no estaba clasificado en el ranking de la FIB.

Superior en todos los aspectos, y gracias a su fuerte pegada, Alvarado derribó a Vázquez ya en las postrimerías del primer episodio y obligó al árbitro Luis Pabón a detener las acciones cuando faltaban 45 segundos para el cierre de la fracción.

Inmediatamente después de anestesiar a Vázquez, Alvarado mostró su disposición e ir por los otros títulos de la división: “Quiero dejar una buena huella, quiero unificar títulos y mi promotor Golden Boy Promotions estaba muy contento con mi actuación, estoy satisfecho”.

En ese momento, surgió el nombre de Elwin Soto como posible rival en un futuro cercano. Pero “La Bomba” González frustró esos planes al imponerse al mexicano y ser ahora el dueño del cinturón de la OMB en las 108 libras.

Facebook Comments