En su paso por el boxeo rentado, el mexicano Emanuel Navarrete ha demostrado ser un púgil de constante ataque y potencia descomunal en sus puños, aunque al mismo tiempo, exhibe fisuras innegables en el desenvolvimiento técnico.

Aún así, y a pesar de sus detractores, “El Vaquero” Navarrete (33-1-0, 28 KOs) es el actual monarca de la división pluma, correspondiente a la Organización (OMB), corona que conquistó frente a su coterráneo, el zurdo Rubén Villa, el 9 de octubre del pasado año, en La Burbuja, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Con una racha de !29! victorias y siete anestesiados en sus últimos ocho ascensos al cuadrilátero, Navarrete expondrá el cetro por segunda vez, en esta ocasión ante el retador obligatorio, el talentoso estadounidense Joet González, (24-1-0, 14 KOs), quien ocupa la cima del listado de ese organismo. El pleito se efectuará el viernes 15 de octubre, en la Pechanga Arena (antes San Diego Sports Arena), de California, y que transmitirá la cadena ESPN.

“Estoy concentrado en ganar esta pelea y defender mi título mundial por segunda vez”, dijo Navarrete, en declaraciones a los medios. “ Sé que Joet González es un buen peleador. Lo respeto y él es mi retador obligatorio, pero yo soy el campeón y le mostraré que este cinturón no va a ninguna parte”.

Nacido hace 26 años en San Juan Zitlaltepec, estado de México, Navarrete en su más reciente combate anestesió en el duodécimo asalto al puertorriqueño Christopher “Pitufo” Díaz, en abril pasado, en Kissimmee, Florida, donde el azteca hizo la primera defensa de la faja de las 126 libras.

Superior en alcance y estatura, Navarrete derribó en cuatro ocasiones al boricua, que mostró un gran corazón y combatió de tú a tú, hasta que en round de despedida su esquina consideró que había recibido demasiado castigo y lanzó la toalla en señal de rendición.

Sobre su rival, Navarrete expresó que “me impresionó mucho Pitufo porque cada vez que lo lastimaba, volvía más fuerte y aplicaba mayor intensidad. Fue una bestia que avanzaba sin descanso hacia mí a pesar de que yo lo lastimaba. No podía entenderlo, así que tengo el mayor respeto por Pitufo Díaz y por lo que hizo”.

Navarrete ha afirmado en varias oportunidades su deseo de unificar ante alguno de los otros monarcas de la división: su coterráneo Leo Santa Cruz (37-2-1, 19 KOs), súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), el estadounidense Gary Russell Jr. (31-1-0, 18 KOs), del Consejo Mundial (CMB) y el qatarí Kid Galahad, de la Federación Internacional (FIB).

Sin embargo, algunos escépticos estiman que dado los innumerables fallos técnicos, Navarrete tendrá dificultades frente a esos otros, considerados “monstruos” de la división, porque su defensa es elemental y con muchas brechas. Sin embargo, sus simpatizantes resaltan que es un miura que va siempre hacia adelante, convencido de sus virtudes, de unos largos brazos que se mueven como incansables molinos de viento y respaldado por una fortaleza poco común en los puños.

Sin dudas, Navarrete comete innumerables errores en el desenvolvimiento sobre el cuadrilátero, pero lo compensa con incesante actividad y ataque variado, que limita el accionar de sus adversarios, quienes obligatoriamente deben salirse del plan táctico preconcebido por sus entrenadores. Con él hay poco tiempo para pensar.

Dada su elevada estatura, los expertos, y también su grupo de trabajo, no descartan que Navarrete salte a la división inmediata superior (súper pluma), en la que podría reinar en una tercera división, pues ostentó también la faja de las 122 libras de la OMB en diciembre de 2018, al vencer unánime al ghanés Isaac “La Tormenta Real” Dogboe, en la llamada Ciudad del Pecado.

Cinco meses después, el 11 de mayo del siguiente año, Navarrete le aplicó el cloroformo a Dogboe en la revancha, efectuada en el Convention Center, de Tucson, Arizona, donde envió a la lona a su rival en el 6to y el 12mo., cuando los ayudantes del africano detuvieron la paliza.

El único fracaso de Navarrete lo sufrió en cuatro asaltos por fallo unánime, en la sexta pelea profesional, disputada ante su paisano Daniel Argueta, en Polanco, México, en combate de la categoría mosca (112 libras), perteneciente al duelo final del XVIII torneo Cinturón de Oro, A pesar del revés, el mexicano fue declarado campeón del torneo, pues su oponente no se presentó al pesaje.

González, de 27 años y oriundo de Glendora, California, viene de doblegar por unanimidad al colombiano Miguel “El Escorpión” Marriaga, el 12 de septiembre de 2020, en La Burbuja, donde se adueñó de la faja vacante Internacional de la Organización Mundial (OMB).

“Estoy emocionado y agradecido de recibir una segunda oportunidad de título mundial, esta vez contra un gran guerrero mexicano como Navarrete”, afirmó González. “Sé que tengo lo que se necesita para convertirme en campeón mundial, y se lo mostraré al mundo el 15 de octubre. Sin faltarle el respeto a Navarrete, pero este es mi momento”.

El 26 de octubre de 2019, González sucumbió por unanimidad ante el zurdo estadounidense Shakur “El Audaz” Stevenson, en Reno, Nevada, donde lucharon por el cinturón vacante de la OMB, en las 126 libras.

Facebook Comments