Dos días atrás, el pasado sábado 25 de septiembre, el ucraniano Oleksandr Usyk, entonces retador, ofreció una magistral demostración de técnica e inteligencia frente al favorito monarca británico Anthony Joshua, en el Tottenham Hospur Stadium, de Inglaterra.

Con su exquisito y preciso desenvolvimiento, el invicto “Gato” Usyk (19-0-0, 13 KOs) echó por tierra las predicciones de los expertos, que daban favorito a Joshua (24-2-0, 22 KOs) y de paso enmudeció a los casi 65 mil espectadores que asistieron a la instalación, en respaldo del púgil local.

Moviéndose hacia los lados como un felino, acción que hizo fallar en múltiples ocasiones los lances de Joshua y con un cierre frenético, sobre todo en el asalto del adiós, Usyk recibió el respaldo unánime de los tres jueces: Víctor Fesechenko (117-112), Steve Weisfeld (116-112) y Howard Foster (115-113).

Para no dejar dudas en la votación de los oficiales, Usyk comandó las acciones en episodios 11no y 12mo, cuando aventajó a Joshua 38 golpes por 18, según la empresa de estadísticas CompuBox, que también reflejó 148 golpes para el ganador y 123 para el derrotado.

Visiblemente emocionado por el veredicto, Usyk, de 34 años, se desplomó de rodillas en el centro del cuadrilátero, miró al cielo y se persignó con su mano derecha, como acostumbran los practicantes de la religión cristiana.

A partir de ahí, Usyk se fundió en abrazos con sus entrenadores y representantes, al tiempo que en repetidas ocasiones se secaba las lágrimas que brotaban incontenibles de sus ojos.

Después, más calmado, el zurdo nacido en Simferol, Oblast de Crimea, pero asentado en Oxnard, California, afirmó que cumplió al pie de la letra el plan de combate previsto, aunque consideró que “pudo ser mucho mejor. Y en el futuro mis actuaciones serán mucho mejor”.

Inferior en tres pulgadas de estatura, cuatro en alcance de sus brazos y 20 libras de peso, Usyk reconoció que hubo algunos momentos en los que Joshua lo presionó, pero fiel al esquema de pelea, retomó el ritmo de la acciones y sacó la ventaja necesaria para salir con el brazo en alto.

A la pregunta de si tenía intenciones de ganar por la vía rápida, Usyk respondió: “No era el objetivo noquearlo, porque mis entrenadores insistieron en que no lo hiciera. Al principio lo golpeé fuerte y traté de noquearlo y fue el momento en que mis entrenadores me dijeron que me detuviera e hiciera el trabajo encomendado”.

AMBIENTE REVANCHA EN EL FUTURO CERCANO

El empresario inglés Eddie Hearn, promotor de Joshua a través de la compañía Matchroom Sport, afirmó que su coterráneo buscará en forma directa la revancha contra Usyk. “AJ quiere esa oportunidad sin dilación”, expresó Hearn, quien considera factible el enfrentamiento en el primer trimestre del próximo año.

Aunque existe una cláusula que permite el segundo pleito, Joshua hizo declaraciones que en cierta medida contradicen la opinión de su promotor, al comentar que a pesar de la derrota, el público todavía está interesado en que él se enfrente al ganador entre el también inglés Tyson “El Rey Gitano” Fury (30-0-1, 21 KOs) y el estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder (42-1-1, 41 KOs), en lo que será el tercer duelo entre ambos, el 9 de octubre, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, y donde el británico expondrá el cinturón pesado del Consejo Mundial (CMB).

“”Pelearé con Tyson Fury o con Wilder sin los cinturones”, dijo Joshua después de la pelea con Usyk. “Los cinturones son divertidos, es genial, es un legado, pero con o sin los cinturones, pelearé con quien sea. Lo principal es que haya dos púgiles competitivos sobre el cuadrilátero, porque esto es un gran circo, es el espectáculo más grande sobre la Tierra”.

Pero es poco probable que Joshua, o incluso Usyk vayan directo contra el vencedor entre Fury y Wilder, porque el Consejo Mundial (CMB) ha dado el visto bueno a otorgarle la oportunidad al jamaiquino Dillian Whyte, campeón interino y segundo en la clasificación, a tener la oportunidad de enfrentarse al monarca, sea el inglés o el norteamericano.

No obstante, el llamado “Ladrón de Cadáveres” Whyte (28-2-0, 19 KOs) tiene ante sí un reto cercano, pues se las verá con el zurdo sueco Otto Walin (22-1-0, 14 KOs), el 30 de octubre, en la localidad inglesa de Greenwich, donde estará en juego la faja interina, que el posee el caribeño, quien reside en Inglaterra.

Facebook Comments