Un duelo con características y personalidades totalmente diferentes sostendrán el monarca mundial inglés Anthony Joshua y el retador ucraniano Oleksandr Usyk, previsto el próximo sábado 25 de septiembre, en el Tottenham Hotspur Stadium, de Inglaterra.

En el pleito, “AJ” Joshua (24-1-0, 22 KOs) expondrá los títulos de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), el de la Federación Internacional (FIB) y el de la Organización Mundial (OMB), todos en la división pesada, en tanto para el invicto zurdo ucraniano Usyk (18-0-0, 13 KOs) será la primera oportunidad de luchar por una corona en la categoría de los mastodontes.

Antes, cuando militaba en la división crucero, “El Gato” Usyk, hoy con 34 años, ostentó los cuatro cinturones más reconocidos del boxeo, los tres que tiene su más cercano oponente y también el del Consejo Mundial (CMB).

Usyk se despidió de los cruceros con una impresionante victoria por nocaut técnico en el octavo asalto, ante el británico Tony “El Bombardero” Bellew, el 10 de noviembre de 2018, en el legendario estadio de Wembley, donde el ucraniano recibió una fuerte oposición del inglés hasta que llegó el desenlace a los dos minutos de esa fracción, cuando el árbitro Terry O´Connor detuvo las acciones, que marchaban muy parejas en las puntuaciones de los tres oficiales.

Precisamente, ese triunfo de Usyk ha servido para que varios periodistas le pregunten a Joshua si no le preocupa la trayectoria del ucraniano, quien se despidió por todo lo alto de los cruceros, en un combate disputado en el Reino Unido, con apoyo total para Bellew, que después del fracaso colgó los guantes definitivamente.

“Bellew dio una gran pelea contra Usyk y se quedó corto al final de la pelea, algo que sucede en el boxeo”, dijo Joshua, al evaluar el desenvolvimiento de su coterráneo hace tres años. “Pero al final del día voy a intentar revertir todo lo que le sucedió a Bellew y hacer que todo funcione. a mi favor”.

Joshua, de 31 años, precisó que Bellew y él se encontraban en etapas diferentes de su carrera profesional, por lo que no existen puntos de coincidencia que representen una preocupación extra por el enfrentamiento contra Usyk.

Al margen de las comparaciones entre los dos ingleses, Joshua y Usyk tienen un mismo objetivo primario, que es salir con el brazo en alto, pero en el pleito, sin duda alguna, utilizarán tácticas acordes con sus características físicas y técnicas.

Con sus 6´6 pies de estatura y 82 pulgadas en alcance, Joshua seguramente intentará imponer esa ventaja utilizando en forma constante el jab y desplazándose fuera de la zona de impactos de Usyk, quien tiene tres pulgadas menos de altura y cuatro en la extensión de sus brazos, por lo que buscará la pelea en la corta distancia para poder desembarcar sus golpes de mayor fuerza.

El 12 de diciembre pasado, Joshua obtuvo una convincente victoria al propinar brutal nocaut en el noveno asalto al búlgaro Kubrat “La Cobra” Pulev (28-2-0, 14 KOs), en el Tottenham Hotspur Stadium, misma sede donde chocará con Usyk.

El triunfo le permitió al gigante inglés retener las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y las correspondientes a la Federación Internacional (FIB) y a la Organización Mundial (OMB), en la categoría de máximo peso.

“Antes era simplemente un hombre grande, fuerte y duro, con atributos y buenos fundamentos”, dijo el promotor inglés Eddie Hearn. “Ahora está bien formado técnicamente y conoce y comprende cómo es este deporte. Eso hace que sea mucho más difícil de vencer”.

En junio de 2019, Joshua sufrió un inesperado nocaut en el séptimo episodio ante el estadounidense, descendiente de mexicanos, Andy “El Destructor”“ Ruíz, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.donde el europeo perdió los títulos AMB, FIB y OMB.

Pero seis meses más tarde, el 7 de diciembre, Joshua tuvo una desenvolvimiento más preciso y haciendo gala de rapidez de movimientos y efectivo golpeo, obtuvo un fallo unánime, que le permitió devolver el revés a Ruíz en la revancha, en la Diriyak Arena, de Arabia Saudita,

Monarca olímpico en Londres-2012, Usyk ocupa el primer sitio en la clasificación de la OMB en peso máximo y por ello ese organismo lo ha designado “retador obligatorio” del inglés Joshua, también dueño de la faja de la FIB (aquí el ucraniano figura en tercer peldaño del listado). Igualmente Usyk aparece en segundo puesto del ranking del CMB y de la AMB.

Nacido en la ciudad de Simferopol, Oblast de Crimea, República Socialista Soviética de Ucrania, Usyk jugó fútbol hasta los 15 años cuando se cambió al deporte de los puños. Un tiempo después se graduó de la Universidad Estatal de Cultura Física de Leópolis.

Durante su permanencia en la división crucero, el invicto Usyk arrasó con los cuatro títulos mundiales más reconocidos (CMB, AMB, FIB y OMB) y ahora intenta demostrar que posee suficientes habilidades y poder para reinar también en la división pesada.

Usyk debutó en la categoría de los mastodontes con triunfo por abandono en el séptimo asalto al estadounidense Chazz “El Caballero” Witherspoon, el 12 de octubre de 2019, en la Wintrust Arena, de Chicago, Illinois. Antes el derrotado sumaba ocho victorias a hilo.

En ese pleito, Usyk evidenció algunas insuficiencias (principalmente por su baja estatura y carencia de pegada, que ponen en duda tenga una trayectoria similar a la que realizó en peso crucero, cuando además se apoderó del primer lugar en la Súper Serie Mundial (WBSS, siglas en inglés) en 2018, al derrotar por unanimidad en la final al ruso Murat “El Hierro” Gassiev, en el estadio olímpico de Moscú. El certamen tenía como incentivo el premio Mohamed Alí y un cheque millonario.

“El Gato” Usyk, quien reside en Oxnard, California, viene de imponerse por vía judicial al zimbawés Dereck “La Guerra” Chisora (32-10-0, 23 KOs), en la Wembley Arena, donde el ucraniano arrebató a su oponente la faja Intercontinental de la OMB, en la división completa.

Facebook Comments