Colocado entre la espada y la pared por la Asociación Mundial (AMB), el zurdo cubano Erislandy Lara decidió renunciar al título de la división súperwelter y quedarse con el correspondiente a la categoría mediana, ambas coronas “regulares”.

De acuerdo con varias fuentes, “El Sueño Americano” Lara (28-3-3, 15 KOs) envió un correo electrónico a ese organismo sancionador, en el que expresa su deseo de mantener la faja de las 160 libras, que conquistó cuando se encontraba vacante, el pasado 1 de mayo, al anestesiar en el mismo primer asalto al estadounidense Thomas “Palomitas de Maíx” LaManna, en el Dignity Health Sports Park, de Carson, California.

El objetivo de Lara, de 38 años, nacido en la oriental provincia de Guantánamo y radicado en Houston, Texas, es lanzarse en busca de la faja de “súper campeón” que posee el japonés Ryota Murata (16-2-0, 13 KOs), sin actividad competitiva desde diciembre de 2019, cuando aplicó el cloroformo en el quinto asalto al canadiense Steven “Bang Bang” Butler, en la Arena Yokohama, donde el local hizo la quinta defensa del título “regular”, al que ahora renunció el púgil caribeño.

En el último mes del pasado año, la AMB elevó a súper monarca a Murata, después que el astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez renunció al título, que había obtenido por la vía rápida en tres asaltos ante el canadiense Michael “La Roca” Fielding, en diciembre de 2018, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Campeón olímpico en Londres-2012, en la categoría mediana, Murata, de 35 años, se alzó con la faja de la AMB en pelea revancha con el camerunés Hassan N´Dam N´Jikam, quien abandonó en el séptimo episodio en octubre de 2017.

Cinco meses antes, el africano salió con el brazo en alto por decisión dividida, cuando el cinturón de la AMB se encontraba vacante.

Lara ha expresado en varias ocasiones que tiene dificultades para encontrar adversarios de la élite en la categoría de 154 kilos y de ahí sus intenciones de perseguir a los que se encuentran en el peso inmediato superior, en especial Murata, aunque sin descartar al peleador de guardia izquierda, el norteamericano Demetrius “Boo Boo” Andrade (30-0-0, 19 KOs) o el igualmente estadounidense Jermall “El Sicario” Charlo (32-0-0, 22 KOs), poseedores de los cetros mundiales de la OMB y del CMB, respectivamente.

Pero el nipón Murata tiene como objetivo inmediato al kazajo Gennady “GGG” Golovkin (41-1-, 36 KOs), actual propietario de la faja de la FIB en las 160 libras. Nueve meses atrás, en su último ascenso al cuadrilátero, el gemelo Golovkin doblegó en siete rondas al polaco Kamil Szeremeta (21-1-0, 5 KOs), al que debió enfrentarse por mandato de ese organismo.

Algunas fuentes afirman que existen conversaciones entre los representantes de Murata y Golovkin para que choquen en la última noche de 2021, en una sede pendiente de definir en el futuro. Sin embargo, para que se concrete el duelo, debe recibir la aprobación de la AMB, que todavía no se ha pronunciado al respecto.

La decisión de Lara de soltar la corona de las 154 libras, significa un giro de 360 grados , porque contradice sus declaraciones anteriores, después de imponerse en forma espectacular a LaManna, en mayo último.

“Quiero todas las peleas grandes en esta división”, dijo Lara entonces. “Anhelo enfrentar al ganador del pleito unificatorio entre Jermell Charlo y Brian Castaño”, aunque reconoció que el gemelo estadounidense y su hermano Jermall “son como mi familia”, pues entrenaron juntos durante varios años en un gimnasio de Houston. “Pero así es el boxeo y acepto este desafío”, reconoció.

Pero, “El Hombre de Hierro” Charlo (34-1-1, 18 KOs) y “El Boxi” Castaño (17-0-2, 12 KOs) cruzaron guantes el 17 de julio, en San Antonio, Texas, donde los jueces otorgaron un injusto empate, pues el sudamericano pegó mucho más y en general tuvo un mejor desempeño durante los 12 asaltos, en un combate de unificación por los cuatro títulos, ya que el norteño tiene los correspondientes al CMB, la AMB y la FIB, en tanto el argentino ostenta el de la OMB.

Con 38 años, Lara no tiene tiempo que perder en lo que sin dudas es el último tramo de su carrera profesional, que se extiende por 13 años, con pleitos relevantes frente a varias de las figuras más prominentes de las 154 libras, entre ellas el pelirrojo mexicano “Canelo” Álvarez, quien recibió un fallo favorable dividido, que consideraron injusto muchos de los que observaron el pleito, en julio de 2014, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Ante un mar de especulaciones sobre el futuro de su carrera, Lara refutó la opinión de los agoreros, al expresar en los últimos días que se siente muy bien físicamente y que “voy a seguir boxeando hasta que mi cuerpo me diga que no puedo hacerlo más. No he recibido mucho castigo en mi carrera y sé que me quedan al menos otros tres años en mi mejor momento”.

Ciertamente, el zurdo cubano ha podido capear estos 13 años en esta cruda y exigente disciplina con solo tres fracasos, todos por votación. Ninguno de sus tres “verdugos” ha podido obtener siquiera el veredicto unánime, pues el norteamericano Paul Williams recibió fallo mayoritario en 2011, el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez el controversial respaldo de dos jueces, en 2014, en tanto otro norteño, Jarrett “El Rápìdo” Hurd, fue premiado con el mismo veredicto dividido, en 2018, cuando unificaron las fajas de súper campeón de la AMB, en poder del antillano y la de la Federación Internacional (FIB), que ostentaba su rival.

En esta trayectoria por el boxeo rentado, esa ha sido la única pelea en la que Lara sustituyó su estilo elusivo, de movimientos continuos y se lió a golpes de principio a fin con Hurd. Una caída del isleño en el asalto del adiós, sin dudas inclinó la balanza hacia el estadounidense como mostraron en sus boletas de respaldo Glenn Feldman y Dave Moretti (114-113), mientras Burt A. Clements otorgó idéntica puntuación al cubano.

Al final de esa temporada, la guerra que escenificaron ambos sobre el cuadrilátero recibió el reconocimiento de Mejor Pelea del Año por la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos (BWAA, siglas en inglés).

Facebook Comments