Después de varias posposiciones y un acuerdo que parecía definitivo para que se enfrenten el 5 de octubre, el talentoso púgil estadounidense Teófimo López y el australiano George Kambosos Jr., ahora surgió un nuevo conflicto, que tiene en ascuas a los organizadores del combate: la vacuna contra el COVID-19.

En un comunicado de última hora, la Federación Internacional (FIB) le ordenó a ambos boxeadores que tienen la obligación de vacunarse contra esa enfermedad, con fecha límite el 7 de septiembre, es decir casi un mes antes del pleito, que se efectuará en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Monarca de peso ligero de tres organizaciones (FIB, OMB y súper campeón de la AMB), “El Brooklyn” López (16-0-0, 12 KOs) fue impactado por el virus en junio, cuando resultó imprescindible posponer por cuarta ocasión la pelea, que entonces estaba programada en el Loan Depot Park, sede del equipo Marlíns, de Miami, en las Grandes Ligas de béisbol.

En una subasta, efectuada el 25 de febrero, la empresa Triller Fight Club (TFC) obtuvo los derechos para organizar la pelea, después de presentar una oferta de $ 6 millones de dólares, ampliamente superior a la oferta de Matchroom Boxing y de Top Rank, que promueve a López, quien de todas formas se embolsará casi $ 4 millones, el pago más alto de su carrera.

Inicialmente, el duelo entre los invictos López (16-0-0, 12 KOs) y “El Feroz” Kambosos (19-0-0, 10 KOs) se programó para el 29 de mayo, más tarde se cambió para el 5 de junio, y luego para el 19 del propio mes.

Pero poco tiempo antes de efectuarse el combate, cuando los fanáticos se frotaban las manos de satisfacción, apareció el coronavirus en el organismo del norteño y nuevamente hubo que colocar el pleito en compás de espera.

Hubo otro acuerdo entre las partes para disputar el enfrentamiento el 14 de agosto, que era una fecha disponible y tentadora para ambas partes. No obstante, como era un pleito con Pago-Por-Evento (PPV), la compañía TFC, que ganó la subasta para organizar la velada, propuso, y se aceptó por los dos campamentos, disputar la pelea el 11 de septiembre.

Más tarde, surgieron las alarmas nuevamente en el grupo que respalda a López, pues TFC intentaba disputar el combate a mediados de octubre en Australia. Además de los problemas relacionados con la situación del COVID-19 en la llamada Isla-Continente, el grupo legal del monarca, encabezados por el abogado Patrick English y el manager David McWater, presentaron una reclamación ante la FIB, que establecía una denuncia actualizada de todo lo ocurrido y expresaba su descontento por reprogramar la pelea más allá de los términos originales de la licitación, que comprendía un plazo máximo de 90 días para que ambos púgiles cruzaran guantes.

Al referirse a la obligatoriedad anunciada por la FIB, el abogado David McWater, manejador de López, dijo a la cadena ESPN, que “firmamos un contrato diciendo que será vacunado. Teófimo es el campeón y va a cumplir con lo que determinó ese organismo sancionador”.

 En su más reciente combate, López, quien cumplió 24 años el 30 de julio, derrotó por unanimidad al ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko, el 17 de octubre pasado, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde retuvo la corona de la FIB y arrebató al europeo las correspondientes a súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB), las tres en las 135 libras.

De salir vencedor, López ha expresado su interés en un pleito para consolidar las cuatro coronas de las 135 libras, frente al también invicto estadounidense Devin “El Sueño” Haney (26-0-0, 15 KOs), poseedor del cinturón orinegro del Consejo Mundial (CMB).

También imbatido en 19 combates, 10 antes del límite, Kambosos Jr., de 27 años, viene de doblegar por fallo dividido, al británico Lee “El Relámpago” Selby, el 31 de octubre pasado, en el estadio de Wembley, Inglaterra.

Con la victoria, Kambosos Jr., de 27 años y oriundo de Sydney, Nueva Gales del Sur, ascendió a la cima de la clasificación de la Federación Internacional (FIB) y en consecuencia reconocido “retador obligatorio” de López.

Mientras López ha afirmado repetidamente que no le interesa un segundo duelo ante Lomachenko, el australiano Kambosos Jr., señaló que con el triunfo irá tras los pasos del zurdo ucraniano.

Facebook Comments