Seis años atrás, en 2015, el aguerrido púgil mexicano y ex campeón mundial Francisco Rodríguez preparó sus maletas y se embarcó con rumbo a Filipinas, donde sufrió un descalabro ante el local Donnie Nietes, quien en esa ocasión hizo la séptima defensa del título minimosca de la Organización Mundial (OMB).

Ahora “Chihuas” Rodríguez (34-4-1, 24 KOs) pondrá proa nuevamente hacia el continente asiático, en esta oportunidad hacia Japón, donde chocará con el local Kazuto Ioka, quien expondrá por tercera vez el cetro súper mosca de la OMB.

Rodríguez, de 29 años y oriundo de Santa Catarina, en Nuevo León, suma 15 victorias, 12 de ellas por la vía del cloroformo, tras sufrir un par de descalabros consecutivos, ambos en 2015.

Uno de esos reveses se lo infligió el tagalo Donnie Nietes, en lo que fue para el filipino la séptima defensa exitosa del cinturón de las 108 libras. Ioka también sucumbió versus Nietes en 2018, pero a partir de ahí ha logrado tres triunfos, el primero de ellos por nocaut versus Aston Palicte, donde disputaron la corona vacante de la OMB en las 115 libras.

El duelo entre Ioka-Rodríguez fue señalado obligatorio por la OMB, que otorgó 30 días para llegar a un acuerdo a partir del 1 de junio, con el propósito de evitar una audiencia de licitación (subasta). Después de las negociaciones, las dos partes fijaron el 1 de septiembre para disputar el pleito, que se efectuará en el Gimnasio General Ota-City, de Tokio, capital de Japón.

Clasificado en el segundo puesto del listado de la OMB, Rodríguez se encuentra detrás del tailandés Srisaket Sor Rungvisai, quien está involucrado en un torneo de cuatro boxeadores, correspondiente al Consejo Mundial (CMB). Primeramente Sor Rungvisai chocará en pelea revancha con el mexicano Carlos Cuadras y el ganador irá directo con el que salga con el brazo en alto entre el también azteca Francisco “El Gallo” Estrada y el nicaragüense Román “Chocolatito” González, en la tercer reyerta entre ambos.

Monarca en cuatro divisiones, Ioka, de 32 años y nacido en la ciudad de Sakai, prefectura de Osaka, buscaba enfrentarse a González (50-3-1, 41 KOs), a Estrada (42-3-0, 28 KOs) o a Sor Rungvisai (50-5-1, 43 KOs), pero la decisión de la OMB, de ordenarle combatir frente a Rodríguez, frustró esos intentos.

Con elevado optimismo viajó Rodríguez junto a su comitiva, que encabeza el entrenador Memo Rocha, hacia la tierra del Sol Naciente. La intención es llegar con suficiente tiempo para aclimatarse a la diferencia horario y regresar con el título, aunque es consciente que en modo alguno será fácil, porque el nipón tendrá el respaldo unánime de todo el público, factor que en muchas ocasiones resulta definitorio en la votación de los jueces, en los pleitos cerrados.

Rodríguez expresó que su plan es atacar a Ioka desde el inicio de las hostilidades, pero en forma ordenada y mantener el ritmo de las acciones en los 12 asaltos, respaldado por la gran preparación que realizó durante 40 días, en condiciones de altura, en el Centro Ceremonial Otomí, que se encuentra enclavado a más de 3,200 metros sobre el nivel del mar.

En su más reciente enfrentamiento, Rodríguez se impuso por decisión dividida a su coterráneo Martin “El Diablo” Tecuapetla, el 26 de febrero, de este año, en Talpa de Allende, México. Antes tenía señalado pelear ante Julio César “El Rey” Martínez, el 19 de diciembre, en el Alamodome, en San Antonio, Texas, donde estaría en juego la faja mosca (112 libras) de Martínez, quien se retiró por enfermedad.

“Chihuas” Rodríguez se coronó campeón de peso Mínimo (también conocido por Paja), al anestesiar al zurdo filipino Merlito “El Tigre” Sabillo, en marzo de 2014, en Monterrey, México. Cinco meses más tarde, se adueñó también del cinturón de la FIB, tras fallo unánime ante el japonés Katsunari Takayama, en la misma sede donde derrotó a Sabillo.

KAZUTO IOKA MULTIPLICÓ SU OBJETIVO

“Cuando salté al profesionalismo (en 2009), le expliqué a mi familia que mi objetivo era convertirme en campeón mundial en tres divisiones”, señaló Ioka hace algún tiempo a la revista The Ring. “Mi tío había obtenido coronas en dos categorías y yo que deseaba sobrepasarlo. Entonces cuando en 2015 me adueñé de la faja mosca de la AMB pensé retirarme del boxeo, porque había alcanzado la meta que me había propuesto”.

Después de derrotar por fallo mayoritario al argentino Juan Carlos “Cotón” Reveco, el 22 de abril de ese año, Ioka efectuó cuatro defensas exitosas, la última ante el tailandés Narast Aienleng, en Osaka, donde anunció que se tomaría un descanso para analizar si colgaba los guantes definitivamente.

Pero en los meses siguientes visitó Las Vegas y Los Angeles durante sus vacaciones. Estando en esa última ciudad, asistió al cartel del denominado SúperFly-2, disputado el 24 de febrero de 2018, en el Forum, de Inglewood, California, en el que participaron varios de los mejores 115 libras de ese momento: el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, los mexicanos Juan Francisco Estrada y Carlos Cuadras, el argentino Juan Carlos Reveco, el filipino Donnie Nietes y  el puertorriqueño MacWilliams Arroyo.

“Allí observé un ambiente que nunca antes había experimentado”, afirmó Ioka al recordar su estancia en California. “Cuando vi las peleas, disfruté el sabor latino de los fanáticos, la pasión de la multitud. Y al mismo tiempo, creía que podía competir con los púgiles que se presentaron esa noche. Me entraron deseos de pelear en ese nuevo entorno contra boxeadores realmente fuertes. Me pareció algo divertido, pero sentí un nuevo desafío en mi interior”.

Casi de inmediato, los representantes de Ioka se pusieron en contacto con los organizadores del certamen y cinco meses después Ioka, en su debut en las 115 libras, se impuso unánime al gemelo Arroyo en el 3er Súperfly, en combate efectuado el 8 de septiembre, en el Forum, de Inglewood, California, donde disputaron la faja Plata del Consejo Mundial (CMB). Como prueba de la potencia de sus puños, Ioka derribó a Arroyo en el tercer asalto y le propinó un corte en el ojo izquierdo en el décimo.

La segunda reyerta de Ioka en los súpermoscas, frente a Aston Palicte, en junio de 2019, le reportó el cuarto título mundial, algo que ni siquiera fue su objetivo cuando comenzó a boxear. Ahora iguala al nicaragüense Román “Chocolatito” González, al venezolano Leo “Torito” Gámez y al filipino Nietes, los únicos que han conquistado coronas desde 105 hasta 115 libras en la rama masculina.

“He dedicado toda mi vida al boxeo”, dijo Ioka, después que el árbitro estadounidense Kenny Chevalier le levantó el brazo tras doblegar a Palicte. “Nunca pensé que alcanzaría tantos éxitos, pero estoy muy feliz por haber logrado este triunfo histórico”.

Pero Ioka reconoce, que en gran medida debe sus triunfos al conocedor técnico cubano Ismael Salas, quien lo ha catapultado a sus cuatro títulos mundiales, en divisiones diferentes, el único japonés con esa hazaña.

“Salas estuvo conmigo desde que era muy jovencito y con sus conocimientos, me convirtió en campeón del mundo”, ha señalado Ioka sobre el preparador del archipiélago caribeño. “También entrenó a mi tío Hiroki Ioka, quien en par de ocasiones tuvo la faja mundial. Me siento muy honrado y agradecido en ser su discípulo”.

Facebook Comments