Sin dudas, son dos extraclase y futuros Salón de la Fama, pero el astro filipino Manny “PacMan” Pacquiao y el también legendario estadounidense Floyd “Money” Mayweather tienen dos personalidades totalmente opuestas.

Mientras el tagalo se caracteriza por vivir en forma modesta y hablar solo lo necesario, el norteño presume a diario de su fortuna y posee incontinencia verbal,  consecuencia de su elevado ego y deseo constante de aparecer en las páginas de los periódicos, en los medios televisivos y las redes sociales.

Ambos chocaron en duelo de unificación, el 2 de mayo, de 2015, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el norteamericano recibió fallo unánime y se adueñó de la faja welter de la Organización Mundial (OMB) del asiático y, además, retuvo las de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y del Consejo Mundial (CMB), que estaban en su poder.

Denominado con bombos y platillos como “La Pelea del Siglo”, el pleito resultó un fracaso en lo deportivo (se alegó que Pacquiao estaba lesionado en el hombro derecho), pero reportó más de $ 600 en ingresos, alrededor de $ 250 para Mayweather, que lo convirtieron en el deportista mejor pagado ese año.

Después de eso, Pacquiao (62-7-2, 39 KOs) ha escalado el cuadrilátero en seis ocasiones, con cinco triunfos y un dudoso fracaso ante el local Jeff “El Abejón” Horn, el 2 de julio de 2017, en la ciudad australiana de Brisbane. Aunque no se preparó convenientemente, ni estuvo a la altura de su extraordinaria calidad, el asiático fue víctima de una votación carente de objetividad. Dos jueces otorgaron puntuaciones de 116-112 y el otro de 118-110, este último bien alejado de lo acontecido sobre el cuadrilátero.

Ahora Emmanuel Dapidran Pacquiao, de 42 años, regresa al cuadrilátero el 21 de agosto, frente al talentoso y también zurdo norteamericano Errol “La Verdad” Spence (27-0-0, 21 KOs), quien expondrá las fajas welter del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB).

La decisión de Pacquiao de enfrentar a Spence, un joven que está en su mejor momento y lo aventaja en casi cinco pulgadas de estatura, provocó que “Pretty Boy” (como también se le conoce a Mayweather) criticara el acuerdo, al señalar que el tagalo solo busca ingresos monetarios.

“Es triste que Pacquiao a su edad, todavía tenga que pelear”, dijo Mayweather al conocer que se había firmado el contrato del filipino con el monarca estadounidense, que en las apuestas parte favorito en una relación de 3-1.

Pero al conocer los comentarios de Mayweather y como impulsado por un resorte, “PacMan” respondió: “Si estuviera peleando por dinero, entonces habría escogido algunos rivales famosos, sin trayectoria en el boxeo”, en una alusión directa a los dos enfrentamientos recientes de “Money”.

Pacquiao añadió que si solo lo hago por conseguir un cheque, no tendría sentido exponerse frente a un boxeador invicto, de gran calidad y que se encuentra en el mejor momento de su trayectoria profesional.

“No soy como otros (¿Mayweather, incluido?) que están en esto solo por el dinero”, precisó el actual presidente nacional del partido político PDP-Laban. “Esta es una pelea real y lo hago porque es mi pasión”

Y nuevamente en forma directa lanzó un recto de derecha a Mayweather: “Otros se enfrentan a personas que no son boxeadores, solo para que le paguen. Yo quiero desafiar a los mejores y me encanta vencer a púgiles invictos para traer honor a mi país”.

Sin dudas, Pacquiao se refirió a los tres últimos ascensos al cuadrilátero de Mayweather Jr., quien consiguió enormes ingresos por su nocaut en el décimo asalto frente al irlandés Conor “El Notorio” McGregor, en agosto de 2017. Después ante la estrella del kickboxing japonés Tenshin Nasukawa, al que noqueó en el primer asalto, la víspera del Año Nuevo 2018, en Japón. Y más reciente, el pasado 6 de junio, en un combate de exhibición, versus su coterráneo Logan Paul, en el Hard Rock hotel y casino de Miami.

Logan, de 26 años, es una celebridad con millones de seguidores en Internet, que consiguió la fama después de compartir libretos humorísticos en el servicio de video en las redes sociales. Más tarde, comenzó a actual en televisión y en películas. Asimismo, comercializa su marca de ropa llamada Maverick, el nombre de su mascota, un loro.

Durante su etapa competitiva, Mayweather Jr. amasó una fortuna estimada en varios cientos de millones, muy por encima a la de cualquier otro deportista de la era moderna. Y ahora como hombre de negocios obtiene notables ganancias con la compañía Mayweather Promotions, que le reporta un porcentaje por las peleas de cada uno de los boxeadores, que han firmado desde 2007, cuando fundó su empresa.

Pero los gigantescos desembolsos en aviones, autos, joyas, regalos y orgías, entre otros muchos, obligan a buscar nuevas fuentes de ingresos para recuperar los elevados y constantes gastos.

Con títulos en cinco divisiones (súperpluma, ligero, súperligero, welter y súperwelter), gracias a su estilo elusivo, que se caracterizó por una defensiva indescifrable para los rivales, Mayweather fue reconocido por la prestigiosa cadena ESPN como el mejor boxeador libra por libra (P4P) del último cuarto de siglo.

De acuerdo con datos revelados, la demanda de sus combates generó más de $ 1,600 millones de ingresos, en los pleitos organizados bajo el sistema de Pague por Ver (PPV, en inglés) a lo largo de su carrera.

“Tengo gran solidez financiera”, refirió Mayweather en su cruce de palabras con Pacquiao. “Escucharán a mucha gente decir ‘Floyd necesitaba hacer esto’, porque no está bien (económicamente). Pero cada propiedad que tengo está pagada, porque mi jet y todos mis autos están pagados. Tengo edificios de miles de millones de dólares y muchas propiedades, porque he invertido constantemente en muchas cosas diferentes. Estoy inmerso en el mundo de la tecnología, he realizado muchas inversiones inteligentes”.

Facebook Comments