Con una pirueta sobre el cuadrilátero, el talentoso zurdo estadounidense Gervonta “El Tanque” Davis celebró la victoria por nocaut en el undécimo asalto ante el combativo mexicano Mario “El Azteca” Barrios, al que arrebató la faja regular de la Asociación Mundial (AMB) en la división ligera, el 26 de junio, en la State Farm Arena, de Atlanta, Georgia.

En su arriesgado ascenso de dos divisiones y tal como dijo en comentarios previos, Davis (25-0-0, 24 KOs) ratificó que cuando existen habilidades por arrobas -como las que posee-, el tamaño nunca es un factor que por sí solo conduce a resultados adversos..

También imbatido hasta ese pleito, Barrios (26-1-0, 17 KOs) intentó al principio imponer su ventaja en estatura (casi cinco pulgadas) y en alcance (cuatro pulgadas),utilizando el jab en forma constante, pero el norteño rompió el plan táctico, gracias a su rapidez en los desplazamientos y precisa pegada.

El triunfo convirtió a Davis, de 26 años y oriundo de Baltimore, Maryland, en monarca en tres divisiones, anteriormente en pluma (126) y súperpluma (130). Pero al mismo tiempo abre la interrogante de cuál será el siguiente paso en su carrera: ¿Buscará la unificación con otros campeones de las tres divisiones en las que ha reinado?

La respuesta, al final del combate versus Barrios, vino de parte del ex astro Floyd “Money” Mayweather, quien con su compañía (Mayweather Promotions) guía los destinos promocionales de Davis, quien también se alinea bajo la representación de Premier Boxing Championship (PBC), que dirige el esquivo empresario Al Haymon.

“No vamos a hacer que otra empresa sea grandiosa”, afirmó Mayweather en rueda de prensa. “Lo nuestro es trabajar más inteligentemente, no más fuerte. Así que mantenemos todo en casa”.

Durante el intercambio con los periodistas, Davis igualmente evitó referirse a un duelo frente a otros campeones, que están representados por las promotoras Top Rank, Golden Boy o MTK Global: “Mi equipo se encargará de eso”, expresó sin mayor precisión.

 Mayweather señaló en su análisis, que Davis seguirá compitiendo con rivales que se encuentran bajo los establos de Mayweather Promotions y de PBC, empresas en las que tienen previsto que “El Tanque” continuará librando batallas, ya que, aseguran, existen suficientes púgiles de calidad en las tres categorías de peso (130, 135 y 140 libras).

Caso de concretarse la estrategia de Mayweather, el “encierro” privará a Davis de cruzar guantes con otras estrellas de esas divisiones. En los súperplumas, el mexicano Oscar Valdéz, dueño del cinturón orinegro del Consejo Mundial (CMB), el estadounidense Jamel “Semper Fi” Herring, dueño del correspondiente a la Organización Mundial (OMB), así como el jovencito zurdo Shakur “El Audaz” Stevenson, monarca interino de la OMB, tienen contratos con Top Rank.

Por su parte, Joseph “Jo-Jo” Díaz, dueño de la faja de las 130 libras, correspondiente a la Federación Internacional (FIB) firmó hace pocas semanas un contrato multianual con MTK Global (Mack The Knife Global), con lo cual se convirtió en el primer campeón estadounidense vinculado a esa empresa, en la que aparecen Tyson Fury, Billy Joe Saunders, Josh Taylor, Carl Frampton y Terry Flanagan, entre otros.

Las dos principales figuras de los ligeros, Teófimo “El Brooklyn” Lopez (16-0-0, 12 KOs) y Devin El Sueño” Haney (25-0-0, 15 KOs), propietarios de los cuatro títulos más relevantes de la categoría, tienen exclusividad con la empresa del magnate Bob Arum, por lo que quedan fuera del radar de Mayweather-PBC.

En idéntico sentido, no habrá negociaciones con el ex campeón mundial ucraniano Lomachenko (15-2-0, 11 KOs), quien el pasado sábado 26 de junio, puso a dormir en el noveno asalto al japonés Masayoshi Nakatani (19-2-0, 13 KOs), en el Virgin Hotels, de Las Vegas, donde también el ganador puso de manifiesto que la inferior estatura no es óbice para salir con el brazo en alto.

Y el rey indiscutido de las 140 libras, el escocés Josh “El Tornado de Tartán” Taylor (18-0-0, 13 KOs), que ostenta los cuatro cinturones en la división, tampoco es un objetivo para los directivos de Mayweather Promotions (MP).

“Es uno de los grandes boxeadores británicos, pero nadie lo conoce en los Estados Unidos”, dijo Leonard Ellerbe, gerente general de MP. “Es tremendo púgil, pero no es una atracción en nuestro país. Son dos cosas diferentes”.

Cuatro años atrás, el 14 de enero de 2017, Davis, entonces con 22 años y tres meses, se convirtió en el estadounidense más joven en tener una faja mundial, al aplicar el cloroformo en el séptimo asalto, al puertorriqueño José “El Francotirador” Pedraza, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el boricua hacía la cuarta exposición del centro de las 130 libras.

Sin embargo, siete meses después el norteño perdió el título por incumplir con la báscula, un día antes de enfrentar al costarricense Francisco Fonseca, a quien noqueó en el octavo round, el 26 de agosto, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Como prueba de la potencia de sus puños, el zurdo Davis obtuvo otro cinturón mundial, el de súper campeón de la AMB, que se encontraba en poder del argentino Jesús “El Jinete” Cuéllar, al que derrotó por nocaut técnico en el tercer episodio, el 21 de abril de 2018, en el Barclays Center. Durante la pelea, el sudamericano besó la lona en el segundo y par de veces en el tercero, cuando el árbitro Benjy Estevez finalizó las acciones.

El pasado año y gracias a sus habilidades y fortaleza en sus impactos, Davis se alzó con la faja de peso ligero (135 libras) de la AMB, al anestesiar en seis asaltos al mexicano Leo “Terremoto” Santa Cruz, el 21 de octubre del pasado año, en el Alamodome, de San Antonio, Texas, donde solamente marcó 129 libras y media en la báscula el día previo.

¿Quién será el próximo rival de Davis? Solo el tiempo dirá.

Facebook Comments