Semanas atrás varias fuentes informaron que el ex campeón mundial mexicano Gilberto “Zurdo” Ramírez y el cubano Sullivan Barrera habían llegado a un acuerdo para enfrentarse, aunque entonces estaba pendiente de precisarse la fecha y el lugar del combate.

Pero en las últimas horas se despejaron ambas incógnitas. La pelea se disputará el 9 de julio, en el estadio Banco de California, con capacidad para 22 mil espectadores y ubicado en una zona céntrica de la ciudad de Los Ángeles.

El pleito, que será trascendental en las aspiraciones de ambos contendientes en la división semipesada, está organizado por la compañía Golden Boy Promotions (GBP) y tendrá transmisión televisa en forma exclusiva por la plataforma digital DAZN.

“Estoy realmente emocionado por mi debut con Golden Boy”, dijo Ramírez tras conocer los nuevos detalles del combate. “Los Ángeles es el hogar de muchos latinos y estoy deseoso de que llegue ese momento de compartir con mi gente”.

Ramírez, de 29 años y nacido en Mazatlán, Sinaloa, viene de anestesiar en el décimo episodio al estadounidense Alfonso “El Tigre” López, el 18 de diciembre del pasado año, en Galveston, Texas, donde conquistó la faja de la Federación de Boxeo de Norteamérica (NABF, por sus siglas en inglés), durante la segunda presentación del azteca en las 175 libras. Antes de ese pleito, López (32-4-0, 25 KOs) tenía una racha de 10 victorias consecutivas.

En 2016, Ramírez se convirtió en el primer peleador mexicano con un título mundial en la categoría súper mediana, tras derrotar en forma convincente al entonces campeón defensor, el británico Arthur “El Rey Arturo” Abraham. Los tres oficiales anotaron idéntica puntuación: 120-106, con lo cual el talentoso peleador azteca se apropió de la faja de la OMB, que después defendió con éxito en cinco ocasiones.

“Barrera es un veterano boxeador cubano con experiencia de clase mundial”, agregó Ramírez. “Ha peleado contra los mejores en el pasado y con sus actuaciones demostró por qué mereció esas oportunidades de combatir por el título contra ellos”.

Ubicado en la tercera posición de la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB), y en la quinta plaza en el listado de la Federación Internacional (FIB), Ramírez ascendió a la categoría semipesada después de cinco defensas exitosas de la corona de las 168 libras.

Nacido en la oriental provincia de Guantánamo y radicado desde 2009 en Miami, Barrera, de 39 años, sufrió su más reciente descalabro ante el estadounidense Jesse “Trabajo Fuerte” Hart (26-3-0, 21 KOs), el 15 de junio de 2019, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Coincidentemente, Hart había sido derrotado por Ramírez seis meses antes, en un fiero combate revancha, celebrado en Corpus Christi, Texas, donde dos jueces se inclinaron por el mexicano con puntuaciones idénticas de 115-113 y el otro otorgó 114 unidades a cada contendiente. Para el ganador fue la quinta defensa exitosa de la faja súper mediana de la OMB.

En el primer enfrentamiento, efectuado en septiembre de 2017, Ramírez se llevó también la victoria por unanimidad, en el Convention Center, de Tucson, Arizona. En esa ocasión, “Zurdo” Ramírez expuso por segunda vez el fajín de la OMB.

Con casi dos años sin escalar el cuadrilátero, Barrera tendrá que imponerse, además de a la juventud y pegada de Ramírez, igualmente al óxido que provoca el alejamiento temporal del ring. Encima de ello, en septiembre de 2019, tres meses después del revés ante Hart tuvo que someterse a una intervención quirúrgica para reparar una fractura del ligamento en el hombro derecho.

Las molestias habían comenzado durante su anterior fracaso versus el kirguizio, asentado en Rusia, Dmitry Bivol, el 3 de marzo de 2018, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el europeo hizo la primera defensa del cinturón semipesado de la Asociación Mundial (AMB).

Luis Barrera, manejador de Barrera, dijo entonces en conversación con medios de Miami que “ahora que Sullivan está completamente sano, reanudará la búsqueda por el cinturón mundial”, una aspiración que se frustró en el duelo con Bivol.

En abril del pasado año 2020, todo parecía listo para que Barrera, hoy instalado en la sexta posición en el ranking del CMB, rivalizara con el ex campeón mundial ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, pero la aparición del COVID-19 echó por tierra el acuerdo.

Nuevamente los representantes de ambos púgiles sostuvieron negociaciones en noviembre y acordaron que el pleito se efectuaría el 30 de enero de este año, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California, pero un cambio inesperado de sede hacia Rusia, fue rechazado por el campamento de Barrera.

Durante los 12 años de trayectoria profesional, Barrera acumula tres triunfos e igual cantidad de reveses frente a pasados o presentes monarcas mundiales. Derrotó al estadounidense Jeff “Gancho de zurda” Lacy (KOT-4), al armenio-alemán Karo Murat (KO-12) y al dominicano Félix “Mangú” Valera (UD).

Sus fracasos se lo encajaron el kirguizio Dmitry Bivol (KOT-12) y el estadounidense Joe “La Bestia” Smith (UD), el primero actual propietario de las coronas del Consejo Mundial (CMB) y la FIB, y el segundo de la correspondiente a la OMB. Además, sucumbió versus el estadounidense ya retirado Andre “El Hijo de Dios” Ward, también por fallo desfavorable de los tres jueces.

El vencedor entre Ramírez y Barrera sin duda recibirá una oportunidad mundialista en un plazo corto, pero si el caribeño sale derrotado tendría que analizar muy seriamente si ya con 39 años no es el momento preciso para colgar los guantes.

Facebook Comments