En los últimos meses, las promotoras y los organismos sancionadores han dirigido los pasos para que las principales figuras se enfrenten en la búsqueda de un campeón único en algunas divisiones. Pero esos pareos, que respaldan con enorme entusiasmo los fanáticos, en ocasiones quedan en segundo plano.

Ahora, la Federación Internacional (FIB) aprobó que el invicto súper astro japonés Naoya “El Monstruo” Inoue (20-0-0, 17 KOs) cruce guantes con el poco conocido filipino Michael Dasmarinas (30-2-1, 20 KOs), en un pleito obligatorio para el nipón, ya que Dasmarinas, sin imponerse a ningún rival de prestigio, ocupa el primer lugar en la clasificación de ese organismo en las 118 libras.

Monarca en tres divisiones, minimosca, súper mosca y ahora gallo, Inoue, de 28 años y nacido en Zama, prefectura de Kanagawa, expondrá también la faja de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), en duelo señalado en el Virgin Hotel, de Las Vegas, que será transmitido por la cadena ESPN.

Para Dasmarinas, con la misma edad de Inoue, será su primera presentación ante el exigente y conocedor público de Estados Unidos. La inmensa mayoría de su carrera la ha efectuado en territorio tagalo, con tres enfrentamientos en Singapur y otro en China, como únicas excepciones, ante rivales de poca monta.

Los conocedores del boxeo ni siquiera se preguntan quién ganará el combate, sino cuántos asaltos permanecerá Dasmarinas sin ser anestesiado por la potencia de los puños de Inoue, un verdadero extraclase en este deporte de combate.

Inoue viene de anestesiar en el séptimo asalto al australiano Jason “El Afable” Moloney (21-2-0, 18 KOs), el 31 de octubre pasado, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas. Antes del desenlace, a punto de expirar esa fracción, el japonés derribó al de la isla-continente en el sexto y nuevamente en el séptimo, cuando el árbitro Kenny Bayless puso fin a las acciones.

Previo al enfrentamiento con Moloney, Inoue tuvo su gran prueba de fuego versus el múltiple campeón filipino Nonito “El Relámpago” Donaire, al que derrotó en una batalla campal por decisión de los tres jueces, durante la final de la Súper Serie Mundial (WBSS, en inglés), en Saitama, Japón, en 2019.

El experimentado Donaire, quien el pasado 29 de mayo, conquistó la corona gallo del Consejo Mundial (CMB) al derrotar por nocaut en cuatro asaltos al francés Nordine Oubaali, rompió la racha de nueve anestesiados de Inoue, que exhibe 14 cloroformos en los últimos 16 combates.

Con el pseudónimo de “Caliente y Picante”, el zurdo Dasmarinas tuvo su más reciente pleito el 26 de octubre de 2019, cuando noqueó en el quinto round al tailandés Artid Bamrungauea, después de derribarlo en par de ocasiones, en el parcial precedente.

Bamrungauea, de 36 años, ha tenido una pobre carrera profesional, como lo demuestran sus 32 derrotas, aunque 24 de sus triunfos han sido por la vía rápida, frente a adversarios de muy poca calidad.

 INOUE Y JOHN RIEL CASIMERO POR CAMINOS PARALELOS

Reconocido por sus excepcionales habilidades, que incluyen explosividad, rapidez endemoniada de puños y piernas, junto a una letal pegada en ambas manos, Inoue en múltiples entrevistas ha insistido sobre su deseo de unificar cinturones y convertirse en monarca único de las 118 libras.

Y uno de sus objetivos ha sido el filipino John Riel “Quadro Alas” Casimero (30-4-0, 21 KOs), actual monarca de la Organización Mundial (OMB) y con una racha de seis cloroformos seguidos, el último en el tercer episodio al ghanés Duke “El Exterminador” Micah, en septiembre del pasado año, en Uncasville, Connecticut.

Pero Casimero ya firmó contrato para vérselas el 14 de agosto próximo con el experimentado zurdo cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux (20-1-0, 13 KOs), propietario del cinturón “regular” de la AMB y con tres victorias consecutivas, tras el descalabro por abandono en seis asaltos ante Vasily “Hi-Tech” Lomachenko, en diciembre de 2017, cuando en un intento suicida subió dos categorías para enfrentarse al ucraniano, entonces campeón súper pluma de la OMB.

En 2020 hubo conversaciones para un combate entre Inoue y Casimero con fecha prevista en abril. Pero después fracasaron las negociaciones y cada uno tomó rumbos diferentes. El nipón se enfrentó a Moloney y Casimero lo hizo ante Micah, ambos con triunfos por la vía del sueño.

Algunos expertos señalan que el empresario Bob Arum, principal directivo de la promotora Top Rank – que guía los destinos promocionales de Inoue-, ha hecho malabares para evitar el pleito contra Casimero, a la espera de que el tagalo tenga mayor edad y sea una amenaza menos peligrosa para su representado, al que aspira a convertir en una de las estrellas más refulgentes en Estados Unidos.

“Podemos hacer esa pelea en el futuro. Sin dudas sería una buena pelea”, dijo Arum a Ring TV, cuando le preguntaron sobre el posible combate entre Inoue y Casimero.

Por el momento, Inoue tendrá que cruzar guantes con el desconocido Dasmarinas y mantener en compás de espera para ver realizados sus sueños de convertirse en monarca indiscutido.

Facebook Comments