Con un ego quizás superior a sus resultados boxísticos, el ex púgil estadounidense Floyd Mayweather Jr. se resiste a mantener su nombre en segundo plano en los cintillos periodísticos y de ahí que permanece un tiempo alejado del cuadrilátero y después “renace de sus cenizas”, como el fascinante mito del Ave Fénix.

Aunque “Money” ha conseguido una enorme fortuna a través de sus combates y su compañía (Mayweather Promotions), aporta sustancial cantidad de dinero, sus gastos exorbitantes, lo obligan a buscar ingresos rápidos que neutralicen la balanza monetaria, resultado de su vida de excesos.

Tres factores, ego, dinero y fama, impulsan nuevamente a Mayweather Jr., ahora con 44 años, a arriesgar nuevamente su salud, al enfrentarse al youtuber, 18 años más joven, Logan Paul, el 6 de junio, en el Hard Rock Stadium, de Miami Lakes, en el sur de Florida.

Esta nueva farsa, que le aportará varios millones de dólares no revelados, la justifica el “Pretty” Boy” con la excusa de “ofrecer entretenimiento al público”, como hizo antes en otros dos pleitos frente al irlandés Conor McGregor, en 2017, y versus el japonés Tenshin Nasukawa, un año después.

El astro nacido en Grand Rapids, Michigan durante su etapa competitiva amasó una fortuna estimada en más de $ 500 millones, muy por encima a la de cualquier otro deportista de la era moderna. Y ahora como hombre de negocios obtiene notables ganancias con la compañía Mayweather Promotions, que le reporta un porcentaje por las peleas de cada uno de los boxeadores, que han firmado desde 2007, cuando fundó su empresa.

Pero los gigantescos desembolsos en apuestas, autos, joyas, regalos y orgías, entre otros muchos, obligan a buscar nuevas fuentes de ingresos para recuperar los elevados y constantes gastos.

Con títulos en cinco divisiones (súperpluma, ligero, súperligero, welter y súperwelter), gracias a su estilo elusivo, que se caracterizó por una defensiva indescifrable para los rivales, Mayweather (50-0-0, 27 KOs) fue reconocido por la prestigiosa cadena ESPN como el mejor boxeador libra por libra (P4P) del último cuarto de siglo.

De acuerdo con datos de varias fuentes, la demanda de los combates del genio de la defensa y la riposta, generó más de $ 1,600 millones de ingresos, en los pleitos organizados bajo el sistema de Pague por Ver (PPV, en inglés) a lo largo de su carrera.

MCGREGOR, NASUKAWA Y PAUL

Después de vencer por unanimidad a su coterráneo Andre Berto, el 12 de septiembre de 2015, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, Mayweather anunció que colgaba los guantes definitivamente en calidad de invicto. Una noticia que sumió en la tristeza a sus seguidores y a los amantes del buen boxeo.

Pero dos años después, el 26 de agosto de 2017, dejó a un lado su anterior decisión, al pactar duelo con el irlandés Conor “El Notorio” McGregor, monarca mundial de peso ligero, en la especialidad de Ultimate Fight Championship (UFC).

El astro norteño despachó a McGregor por la vía del nocaut, al minuto y cinco segundos del décimo asalto, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde el europeo hizo su debut en el boxeo profesional.

La pelea generó $ 4,3 millones en ingresos solamente por concepto de pagos televisivos y más de $ 600 millones de ingresos generales, de acuerdo con informaciones de la compañía Showtime, que ubica a la reyerta, llamada “La Pelea del Siglo”, sólo detrás de las que escenificaron Mayweather y Pacquiao, el 2 de mayo de 2015, que ganó unánime el estadounidense, quien se embolsó $ 180 millones, y la inverosímil cifra 15 millones por cada uno de los 12 asaltos, y 83 mil dólares por cada segundo de pelea.

McGregor obtuvo ganancias cercanas a los $100 millones y Mayweather de $ 275 millones (en funciones de boxeador y promotor), que incluyeron, además de ese dinero estipulado en el contrato, un porcentaje de la transmisión televisiva, boletos en taquilla (con precios entre tres mil y 100 mil dólares), y por ventas de artículos alegóricos.

A partir del quinto asalto del pleito – que  recibió largos abucheos, silbidos y gritos por los molestos 18 mil espectadores que se encontraban en las gradas-, Mayweather Jr. le propinó un duro castigo a McGregor, quien cayó por nocaut técnico en el décimo episodio.

En su último ascenso al cuadrilátero, Mayweather (50-0-0, 27 KOs) enfrentó a la estrella de kickboxing japonés Tenshin Nasukawa,en la víspera de Año Nuevo 2018, cuando se anotó un nocaut técnico en el primer asalto, en la Saitama Súper Arena, de Japón.

MAYWEATHER VS LOGAN PAUL

Tres años después del ¿espectáculo? ante Nasukawa, Mayweather Jr. enfrentará al también norteamericano Logan Paul, de 26 años y una celebridad en Internet, además de actor y boxeador. Logan consiguió la fama después de compartir libretos humorísticos en el servicio de video en las redes sociales. Más tarde, comenzó a actuar en televisión y en películas. Igualmente comercializa su marca de ropa llamada Maverick, el nombre de su mascota, un loro.

El pleito se programó inicialmente para el mes de febrero, pero después de varias fechas tentativas, Mayweather Jr. anunció en las redes sociales que finalmente chocará con Logan el 6 de junio, en el Hard Rock Stadium, de Miami. Y que el combate se transmitirá por la cadena Showtime y la plataforma Fanmio.

Una de las interrogantes es si habrá ajuste en el peso, porque Logan marcó 199 libras en su único pleito profesional, en el que fue derrotado por el también famoso youtuber inglés KSI (cuyo nombre real es Olajide Olatunji). Y Mayweather Jr. nunca ha sobrepasado las 154 libras.

Con un total de más de 40 millones de seguidores entre ambos, también una gran multitud asistió el 10 de noviembre de 2019, al Staples Center, de Los Ángeles, KSI ganó por controvertida decisión alterna, tras seis asaltos en la división crucero (hasta 200 libras). El combate prácticamente lo decidió el árbitro Jack Reis, al sancionar a Paul con dos puntos por agarrar y pegar en el cuarto episodio. Dos oficiales votaron 57-54 y 56-55 por KSI, en tanto el otro se inclinó por el estadounidense 56-55.

“Voy a noquear (a Mayweather) y convertirme en el mejor boxeador del planeta. Luego me retiraré y no le daré a Floyd la revancha”, afirmó Paul a través de Showtime. “Él no sabe con quién se está metiendo en el ring. Realmente cree que soy un YouTuber. Realmente cree que soy un luchador falso”.

Por su parte, Mayweather Jr. en declaraciones a la prensa, le restó importancia a la ventaja de Paul en alcance (4 pulgadas), en estatura (6”) y en peso (más de 50 libras).

“Hace cuatro años competí contra Conor McGregor, un tipo más grande, y demostré mis habilidades”, dijo Mayweather sobre el venidero enfrentamiento. “Ahora, tenemos un joven YouTuber, atlético, de gran físico, un niño que quiere ir más allá y ver lo que puede hacer en contra de mis habilidades”.

Y con su característica confianza en sí mismo, recalcó: “Esto es algo a lo que estoy acostumbrado. (Pelear) contra tipos más grandes y fuertes. No estoy preocupado por eso. La gente puede gritar, gritar y ofenderse unos con otros. Pero hay dos cosas que sabemos son reales para mí. Pateo traseros y gano dinero de verdad”.

Además del dinero, que posee en cantidades suficientes para mantener su derrochadora vida sin preocupación, el motivo primario que impulsa a Mayweather a calzarse los guantes nuevamente es su gran ego por demostrar que sigue siendo el mejor boxeador de esta época, aunque los cheques millonarios nunca están demás, cuando se trata de un personaje despilfarrador como “Money”.

Facebook Comments