Tras anestesiar el pasado sábado 24 de abril, al combativo puertorriqueño Christopher Díaz, en un pleito muy emotivo y de constantes intercambios en el sur de Florida, el mexicano Emanuel Navarrete (33-1-0, 28 KOs) y sus allegados no han ofrecido una pista fiable sobre quién podría ser el próximo rival del campeón pluma de la Organización Mundial (OMB).

Las  especulaciones en el mundillo del boxeo marchan en diferentes direcciones.

 Unos alegan que “El Vaquero”, nacido hace 26 años en San Juan Zitlaltepec, dirigirá esfuerzos para unificar con alguno de los otros monarcas de las 126 libras, ya sea su coterráneo Leo “Terremoto” Santa Cruz (37-2-1, 19 KOs) o el chino Xu “El Monstruo” Can (18-2-0, 3 KOs), súper campeón y campeón “regular” de la Asociación Mundial (AMB), respectivamente, en tanto no faltan los que se inclinan por el duelo frente al talentoso estadounidense Gary Russell Jr. (31-1-0, 18 KOs), propietario del fajín del Consejo Mundial (CMB).

Pero existen indicios de que podría encaminarse hacia otro rumbo. El propio Navarrete ha expresado que “no voy a elegir rivales. Estoy listo para todos”, en velado mensaje a las principales figuras de las 130 libras. En el selecto grupo de los súper plumas están los monarcas Jamel Herring (de la OMB), así como Gervonta “El Tanque” Davis y Roger “The Kid” Gutiérrez, estos dos últimos con las coronas de súper campeón y “regular”, respectivamente de la AMB.

En la relación deben incluirse otros sobresalientes púgiles de esa categoría como Oscar Valdez, Miguel “El Alacrán” Berchelt y el jovencito zurdo estadounidense Shakur “El Audaz” Stevenson, monarca interino de la OMB.

Navarrete, quien suma 28 triunfos consecutivos y un empate desde su único revés en 2012, expresó hace unos días en un comunicado escrito, que su objetivo inmediato después de un triunfo ante Díaz, es conquistar más títulos en esta o en la categoría inmediata superior. “Sé que es muy difícil, pero de la mano del trabajo seré campeón reconocido mundialmente. Mi meta será esa”, señaló.

¿QUIEN SERA EL PROXIMO RIVAL DE NAVARRETE?

Pocas pistas han ofrecido Navarrete y el grupo que lo dirige sobre el próximo oponente y si finalmente se quedará en los plumas o iniciará viaje hacia los súper plumas, donde igualmente existe gran rivalidad y una larga lista de boxeadores con gran talento y ambiciones.

Algunos escépticos estiman que dado los innumerables fallos técnicos, Navarrete tendrá dificultades frente a esos otros, considerados “monstruos” de la división, porque su defensa es elemental y con muchas brechas. Sin embargo, sus simpatizantes resaltan que es un miura que va siempre hacia adelante, convencido de sus virtudes, de unos largos brazos que se mueven como incansables molinos de viento y respaldado por una fortaleza poco común en los puños.

Sin dudas, Navarrete comete innumerables errores en el desenvolvimiento sobre el cuadrilátero, pero lo compensa con incesante actividad y ataque variado, que limita el accionar de sus adversarios, quienes obligatoriamente deben salirse del plan táctico preconcebido por sus entrenadores. Con él hay poco tiempo para pensar.

De competir en las 130 libras, Navarrete tendría la posibilidad de reinar en una tercera división, después de ostentar la faja de las 122 libras de la OMB en 2018, al vencer unánime al ghanés Isaac Dogboe, en Las Vegas, ciudad en la que también se alzó con la faja de las 126 libras, en octubre pasado, tras triunfo unánime versus Rubén Villa, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand.

Cinco meses después de su victoria inicial ante Dogboe, Navarrete en la revancha le aplicó el cloroformo en el Convention Center, de Tucson, Arizona, donde envió a la lona a su rival en el 6to y el 12mo., cuando los ayudantes del africano detuvieron la paliza.

FORMIDABLE PLEITO FRENTE A CHRISTOPHER DIAZ

Superior en alcance y estatura, “El Vaquero” Navarrete se impuso por nocaut técnico en el duodécimo asalto a “Pitufo” Díaz (26-3-0, 16 KOs), en la que significó la primera defensa del título de la OMB para el azteca.

Presionado de principio a fin por Díaz, Navarrete logró derribar en cuatro ocasiones al boricua, que mostró un gran corazón y combatió de tú a tú, hasta que su esquina consideró que había recibido demasiado castigo y lanzó la toalla en señal de rendición.

Para tratar de alcanzar su primera corona del orbe, Díaz ofreció tenaz resistencia a Navarrete y ya en un esfuerzo postrero se lanzó con todas sus reservas físicas en el asalto de despedida, pero fue neutralizado por los puños del azteca, que lo envió a la lona en par de ocasiones. A escasos segundos del cierre del choque, el árbitro Samuel Borges decretó el fuera de combate cuando los “seconds” del caribeño “sacaron bandera blanca”.

 “Me impresionó mucho ‘Pitufo’ porque cada vez que lo lastimaba, volvía más fuerte y aplicaba mayor intensidad”, dijo Navarrete al concluir el pleito y en justo reconocimiento a la labor de su oponente.

“Fue una bestia que seguía viniendo hacia mí”, añadió. “Seguía mejorando a pesar de que yo lo lastimaba. Cualquiera esperaría el debilitamiento a medida que avanzaba la pelea, él continuaba fortaleciéndose. No podía entenderlo, así que tengo el mayor respeto por ´Pitufo´ Díaz y por lo que hizo esta noche”.

Para el nacido en la Isla del Encanto fue el tercer fracaso en su carrera profesional y el primero antes del límite. Los dos anteriores por unanimidad. En julio de 2018 perdió con el japonés Masayuji Ito, también en el sur de Florida, donde estuvo en disputa la faja vacante de la OMB. Díaz fue a la lona en el 4to episodio, pero pudo continuar hasta los 12 asaltos programados.

Más tarde, en abril de 2019, sucumbió nuevamente por fallo judicial ante Stevenson, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, que tuvo como incentivo el título pluma Intercontinental, de la Federación Internacional (FIB).

Al referirse al revés ante Navarrete, Díaz dijo con evidente frustración: “Estoy muy decepcionado. Quería ganar. Era una oportunidad por el título. Pero será para la próxima vez. (Navarrete) es un gran peleador. Pega fuerte. Fuimos a la guerra. Hice mi mejor pelea. Estaba en forma, todo estaba bien. Mi entrenador que me ama como a un hijo, detuvo la pelea”.

Facebook Comments