El mexicano Emanuel “El Vaquero” Navarrete, campeón mundial pluma de la Organización Mundial (OMB), es consciente que el puertorriqueño Christopher “Pitufo” Díaz le exigirá el máximo cuando crucen guantes el sábado 24 de abril, en la Silver Spurs Arena, de Kissimmee, Florida, donde el monarca expondrá por primera ocasión la faja de las 126 libras.

Pero Navarrete (32-1-0, 27 KOs) afirma que aunque reconoce la calidad y trayectoria de Díaz (26-2-0, 16 KOs), buscará derrotarlo por la vía del cloroformo, como prueba de que está listo para empeños mayores, sobre todo ir en busca de la unificación de títulos, con los otros dueños de los cinturones del orbe en esa categoría.

“Díaz es un peleador que representa peligro, que viene con mucha seguridad para ganar”, dijo Navarrete en entrevista con Bolavip. “Sabemos que Díaz ha perdido con peleadores de clase A por lo que será un reto bastante grande ganarle, y más difícil hacerlo por KO. Es un peleador bastante fuerte y duro, y que no hay que bajarle la guardia nunca”.

Para Navarrete, el combate ante Díaz será el tercero en las 126 libras. En el debut en la categoría pluma, el nacido hace 26 años en San Juan Zitlaltepec, noqueó en el sexto capítulo a su coterráneo Uriel “Yuma” López, el 20 de junio, del pasado año, en el Gimnasio de la TV Azteca, pero al no existir una Comisión que validara el pleito, debido a que no estaban autorizados los combates en México por la pandemia del COVID-19, se consideró “No válido” (NC) el resultado.

Cuatro meses más tarde, el 9 de octubre, “El Vaquero” se impuso unánime al zurdo estadounidense Rubén “RV4” Villa, en La Burbuja del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

“Espero que Díaz venga fuerte, porque vamos a trabajar mucho para que sea pronto la victoria, para tratar de ganar por KO en los primeros asaltos”, añadió Navarrete. “Pero si no se puede en los primeros asaltos, vamos a mermar su resistencia y ganar por nocaut en los últimos rounds”.

Navarrete conquistó la faja súper gallo por unanimidad ante el ghanés Isaac “La Tormenta” Dogboe, el 8 de diciembre de 2018, en el propio MGM, de la Ciudad del Pecado. Después lo venció por la vía del sueño en el duodécimo asalto, en la revancha efectuada en el Convention Center, de Tucson, Arizona.

En esa ocasión, el azteca derribó al africano en el sexto y nuevamente en el episodio final, cuando la esquina de Dogboe lanzó la toalla al cuadrilátero en señal de rendición, lo que obligó al árbitro Chris Flores a concluir el pleito cuando habían transcurrido 2:02 minutos.

Aunque es monarca en par de divisiones, Navarrete ha sido ampliamente criticado por sus carencias técnicas. Sin embargo, hasta su detractores reconocen que es dueño de una gran determinación y avances endemoniados, lo cual lo hace muy peligroso. Comete muchos errores, que compensa con esa incansable actividad que desgasta a los oponentes y los expone a sus sólidos puños.

Al referirse a los comentarios negativos, Navarrete afirmó que “no sé porque´la gente menciona tanto eso (del estilo), ya que no tengo el más talentoso o pulcro, pero ha funcionado bastante bien. Soy un púgil de 33 peleas profesionales, no tengo ningún corte, nunca me han tirado, ni me han puesto mal, posiblemente solo me han lastimado una o dos veces, muy rara vez”.

Navarrete, quien suma 27 triunfos consecutivos y un empate desde su único revés en 2012, expresó en una comunicado escrito que su objetivo inmediato es vencer a Díaz, pero después piensa unificar títulos en esta o en otra división. “Sé que es muy difícil, pero de la mano del trabajo seré campeón reconocido mundialmente. Mi meta será esa”, señaló.

Sin dudas, Navarrete puede ser un adversario poderoso para los principales púgiles en la cima de las 126 libras, en especial para los otros campeones: el estadounidense Gary Russell Jr. (31-1-0, 18 KOs), el mexicano Leo Santa Cruz (37-1-1, 19 KOs) y el chino Xu Can, el primero campeón del Consejo Mundial (CMB) y los dos últimos “súper campeon” y “regular” de la Asociación Mundial (AMB), respectivamente.

Algunos escépticos estiman que dado los innumerables fallos técnicos de Navarrete tendrá dificultades frente a esos otros, considerados “monstruos” de la división, porque su defensa es elemental y con muchas brechas. Sin embargo, sus simpatizantes resaltan que es un miura que va siempre hacia adelante, convencido de sus virtudes y con una fortaleza poco común en los puños.

Sin dudas, Navarrete comete innumerables errores en el desenvolvimiento sobre el cuadrilátero, pero respaldado por su incesante actividad y golpeo constante, limita el accionar de sus adversarios, quienes obligatoriamente deben salirse del plan táctico preconcebido por sus entrenadores. Con él hay poco tiempo para pensar.

La prueba que significa el boricua “Pitufo” Díaz, un experimentado púgil, ofrecerá más elementos sobre las posibilidades de Navarrete de convertirse en la máxima figura de las 126 libras, tal como es su ambición en un futuro cercano.

Facebook Comments