El lector no puede evitar, al menos, una sonrisa cuando se observa el impresionante récord del joven púgil estadounidense Edgar Berlanga, quien acumula 16 victorias, todas por la vía del cloroformo en el primer asalto, y las optimistas declaraciones de su coterráneo e inmediato rival Demond Nicholson.

Nicholson y Berlanga, que fue considerado la “Revelación de 2020” por la Organización Mundial (OMB), combatirán el 24 de abril, en la Silver Spurs Arena, de Kissimmee, en el sur de Florida.

De 28 años y oriundo de Laurel, Maryland, “D´Bestatit” Nicholson (23-3-1, 20 KOs) es cinco años mayor que Berlanga, al que también aventaja en experiencia sobre el cuadrilátero, pues comenzó su carrera profesional en 2013, en tanto “El Elegido” -el pseudónimo de Berlanga- lo hizo en 2016, pero en ese lapso de cinco años ha fulminado a todos sus contrincantes antes de cumplirse los tres minutos de pelea.

Aunque Nicholson no aparece entre los 15 primeros en ninguno de los cuatro organismos sancionadores más reconocidos, la fortaleza que ha demostrado en sus puños, lo convierten en la primera gran prueba de fuego para Berlanga.

Desde su revés hace cuatro años por la vía del sueño frente al igualmente norteamericano y ex campeón mundial Jesse “Trabajo Fuerte” Hart (26-3-0, 21 KOs), Nicholson acumula cinco victorias, tres de ellas antes del límite. Sin embargo, en el más reciente pleito venció en forma apretada -por decisión dividida- a su coterráneo de 40 años Mike Guy (12-6-1, 5 KOs), quien incluso lo envió a la lona en el sexto asalto.

Pero Nicholson asegura que “soy demasiado” para el jovencito Berlanga y que no podrá contener la desesperación cuando el combate se extienda más allá del capítulo de apertura, lo que aprovechará para golpearlo con fortaleza y llevarse la victoria por cualquier vía.

“(Berlanga) tiene seguidores y esos nocauts, pero es un niño pequeño que apenas está aprendiendo a caminar”, dijo Nicholson, en diálogo con East Side Boxing, al referirse a la corta experiencia de su adversario. “Yo he aprendido de los grandes. Y en esta pelea él aprenderá que tienes que pasar por peleas difíciles, que son las de prueba, si intentas llegar tan lejos como para luchar por un título del mundo”.

Nicholson afirmó que después que derrote a Berlanga, éste conocerá realmente que el boxeo exige mucho más que una buena pegada e infundir miedo a sus rivales. “Veremos qué ha aprendido y la fuerza mental que lo respalda. Entonces, después del revés, tendrá que repasar todas sus habilidades”.

Por su impresionante racha de 16 nocauts en igual cantidad de peleas, Berlanga se ha convertido en una de las estrellas ascendentes del boxeo, aunque de cara al enfrentamiento versus Nicholson existen grandes expectativas por conocer si mantendrá la seguidilla, podrá pelear los ocho asaltos programados e incluso si continúa imbatido en las filas rentadas.

Nacido hace 23 años en Brooklyn, Nueva York y de padres boricuas, Berlanga es sometido casi a diario a la pregunta inevitable debido a su trayectoria: ¿Noqueará también a Nicholson en el primer asalto?

En cada ocasión, Berlanga inicia las respuesta con una leve sonrisa: “Nicholson es un buen boxeador”, dijo Berlanga a BoxingScene.com. “No hay nada negativo realmente que pueda decir sobre el tipo. Lo único que puedo decir es que será mejor que esté bien preparado para los fuegos artificiales, porque yo voy con los míos”.

Berlanga está a dos nocauts en el capítulo inicial del venezolano Edwin “El Inca Dinamita” Valero (27-0-0, 27 KOs) y a tres del estadounidense Tyrone “La Pistola Joven” Brunson (28-8-2, 25 KOs), los que escoltan al fallecido yemenita Ali Reymi  (25-0-0, 25 KOs), quien lamentablemente falleció a los 41 años, consecuencia de un ataque aéreo a Saná, la capital yemenita, el 23 de mayo de 2015.

Al momento del deceso, Raymi, al que llamaban el púgil “de mandíbula de titanio y puños de uranio” sumaba 22 victorias en el primer round, una en el 2do y otro dos más en el 7mo y en el 9no, todas en su natal Saná.

Por inexplicable coincidencia del destino, también Valero falleció, ahorcado en su celda, el 19 de abril, de 2010, cuando solo tenía 28 años y después de haber cometido el trágico  asesinato de su esposa, dos días antes.

En el análisis sobre su próximo rival, Berlanga explicó que “siento que es mejor (que Sierra, su anterior oponente). Tiene mayor experiencia, también como amateur. Ha peleado contra Jesse Hart, también con un par de tipos que son realmente buenos. Pero eso no determina si me obligará a tener que pelear varios asaltos o algo así. Una vez que él esté frente a mí, la historia es diferente”.

Ubicado en el 5to. lugar en la clasificación de la Asociación Mundial (AMB) y 8vo. en la Organización Mundial (OMB), Berlanga en su anterior compromiso anestesió al también norteño Ulises Sierra (15-2-2, 9 KOs), a los dos minutos y 40 segundos de iniciado el combate, el 12 de diciembre pasado, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

En los días previos al enfrentamiento, Sierra en repetidas ocasiones puso en duda la pegada de Berlanga. Y momentos después del pleito, el hijo de boricuas confesó que quería darle una respuesta contundente sobre el ring: “Deseaba hacerle daño por todo lo que dijo antes de enfrentarnos. Él consideró que era un tipo diferente y eso me molestó. Cuando peleas contra mí, debes hacerlo con respeto. Y durante el primer asalto pensé dejarlo que llegara al segundo episodio, pero después dije ´este tipo no se merece eso´. Así que hice lo que tenía que hacer: noquearlo”.

Durante su carrera amateur, Berlanga obtuvo 162 triunfos y 17 reveses, resultado que le señalan críticamente en algunas entrevistas. Pero como un experto torero, Berlanga elude la cornada con elegancia.

“El secreto es simple: trabajo duro, disciplina, dedicación, no rendirse”, señaló a The Sun. “Tenía poder y siempre lo tuve, pero no sabía cómo usarlo cuando era un boxeador aficionado. No pensaba en hacerle daño a la gente y carecía entonces del instinto asesino que tengo ahora.”

Berlanga, quien comenzó a boxear a los 7 años, recuerda que de niño era fanático del gran puertorriqueño Félix “Tito” Trinidad, ex campeón mundial que combatía con frecuencia en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Sobre su llegada al mundo en la Gran Manzana, Berlanga señaló en un viaje a Puerto Rico: “Nací allá, pero pertenezco aquí. Soy puertorriqueño. Cuando boxeo los represento a ellos y a mi hermosa bandera”.

Enfatizó que ya es un hombre adulto, con una forma de pensar diferente sobre el cuadrilátero: “Ahora soy un monstruo, un asesino. Tienes que tener ese sentimiento, porque si no, nada puedes hacer. A medida que crecí, se fortaleció esa mentalidad asesina que tienen y han tenido todos los grandes”.

Facebook Comments