Sin desmayo y como un persistente cazador, Demetrius Andrade ha ido tras los pasos del mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, del kazajo Gennady “GGG” Golovkin, del británico Billy Joe “SuperB” Saunders y de los estadounidenses Jermall “El Sicario” Charlo y Caleb “Manos Dulces” Plant, todos ubicados en la cima de la división mediana.

Pero sus planes por una u otra razón se han visto frustrados y ahora tendrá que cumplir con las exigencias de la OMB, que lo conminaron a un pleito obligatorio contra el galés Liam “La Máquina” Williams (23-2-1, 18 KOs), actual monarca de la Mancomunidad Británica en las 160 libras.

Andrade (29-0-0, 18 KOs) intentará la cuarta defensa del título que ostenta desde octubre de 2018. El zurdo invicto no ha peleado desde un nocaut en el noveno asalto sobre el irlandés Luke Keeler (17-3-1, 5 KOs), el 30 de enero pasado en Island Gardens, Miami, Florida. 

Las negociaciones se estancaron con la aparición del COVID-19 y aunque ambos recibieron autorización para pleitos intermedios debido a las restricciones por la pandemia, Williams fue el único que pudo cumplirlo y en octubre pasado anestesió en el primer asalto al inglés Andrew “D´Animal” Robinson, en Strattford, donde disputaron la corona británica de la categoría mediana.

En noviembre último, Andrade tenía previsto disputar un combate sin título por encima de las 160 libras, pero su rival, el Dusty Hernández-Harrison dio positivo al coronavirus unos días antes del pleito, con transmisión por la plataforma digital DAZN, lo que imposibilitó encontrar otro oponente de reemplazo, principalmente por las restricciones que emanan de la enfermedad.

Durante estos últimos meses, Andrade intentó pelear contra “SúperB” Saunders, actual dueño del título de la OMB en los súper medianos, pero el inglés semanas atrás pactó con Canelo Álvarez, en pleito de unificación, programado el 8 de mayo, en el AT&T Stadium, de Arlington, Texas, donde estarán en juego, las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y del Consejo Mundial (CMB), del azteca, y la que posee el invicto zurdo británico.

En octubre de 2018, Andrade y Saunders estuvieron a punto de verse las caras sobre el cuadrilátero, cuando el inglés mantenía el cinturón de la OMB en las 160 libras, pero un inesperado positivo a la sustancia prohibida Oxilofrina, provocó que al campeón lo despojaran del título, que el OMB declaró vacante y fue a parar a manos del estadounidense tras doblegar unánime al namibio Walter Kautondkwa, en el TD Garden, de Boston.

ANDRADE: “ESTA NO ES LA PELEA QUE QUERIA”

“Esta no es la pelea que quería”, dijo Andrade, cuando le preguntaron sobre el combate con Williams. “Pero esto es un negocio, y me ocuparé de Williams con un resultado espectacular el 17 de abril. Luego pelearé con cualquiera. Sea Canelo, GGG, Saunders, Charlo o Plant. Estoy aquí, invicto. Campeón del mundo en dos divisiones y los desafío a todos ellos a decir mi nombre”.

Al referirse a las innumerables críticas que ha recibido en redes sociales por no enfrentarse a púgiles de la élite, respondió que se encuentra en una situación en la que debe pelear contra el que corresponda. “Y cuando llegue la oportunidad, puedo pelear contra alguno de esos tipos que están en la cima y demostrarle a la gente las habilidades que tengo”.

Andrade recalcó que Liam Williams no es el boxeador que se encontraba en su radar, ya que no está entre los mejores de las 160 libras y por tanto, al público no le interesa que él (Andrade) lo derrote.

“Realmente, (Jaime) Munguía era el chico número uno en mi lista, pero rechazó pelear conmigo”, añadió Andrade. “De cualquier forma, Williams no va a detener este tren y espero que presente una buena pelea, porque es su oportunidad de hacer algo que se le reconozca y que al final del día pueda decir ´perdí con Demetrius Andrade´”.

LIAM WILLIAMS: “APLASTARE A ANDRADE”

Nacido hace 28 años, en Gales, península que se encuentra en la parte oeste, pero perteneciente al Reino Unido de Gran Bretaña, Smith ha lanzado campanas al vuelo sobre el resultado del combate frente a Andrade.

“Lo he dicho repetidas veces: lo aplastaré”, afirmó Williams en tono convincente. “He esperado mucho tiempo por esta oportunidad y no dejaré que se me escape. Andrade es un bicho raro, un hombre muy extraño. Lo he observado y antes yo era uno de sus fanáticos, pero ahora sé que puedo conquistar su título, lo voy a golpear en la cara sin parar”.

Para Williams esta es la primera pelea por un título mundial absoluto. En abril de 2017, sucumbió por abandono frente al también británico Liam “Beefy” Smith, en Manchester, Inglaterra, donde disputaron el cetro súper welter interino de la OMB

La faja quedó sin propietario, pues Smith no logró cumplir con la báscula. Williams tuvo que retirarse en el noveno asalto, después de sufrir, producto de los golpes, una doble laceración en el párpado derecho. 

En la revancha, disputada siete meses más tarde, Smith salió nuevamente con el brazo en alto, en esa ocasión por decisión mayoritaria, en la ciudad inglesa de Newcastle.

Facebook Comments