El interés por enfrentarse del ruso Artur Beterbiev y del kirguizio Dmitry Bivol, ambos campeones mundiales de la división semipesada, promete un verdadero choque de trenes si finalmente los representantes de ambos púgiles logran ponerse de acuerdo en un grupo de factores, que no siempre llegan a feliz término por disímiles causas, y obstaculizan las expectativas del público y de los propios contendientes.

También es preciso tener en cuenta, además de las barreras de conciliación económica entre los dos bandos, la presión que ejercen los organismos sancionadores, para ofrecerle la oportunidad de luchar por el título a los pretendientes, que aparecen en la cima de las clasificaciones, quienes igualmente buscan la oportunidad de lidiar por las coronas.

Hace pocas horas, Beterbiev (16-0-0, 16 KOs) confirmó su deseo de cruzar guantes con el también imbatido Bivol (17-0-0, 11 KOs), en un duelo de unificación, que pondría sobre el cuadrilátero, de un lado al monarca del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB), y del otro, al ahora súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), respectivamente.

El pasado sábado 20 de marzo, en el Palacio de Hielo Khodynka, de Moscú, capital de Rusia, Beterbiev, quien ahora reside en Montreal, Canadá, anestesió en el décimo asalto a su coterráneo, pero instalado en Alemania, Adam Deines (19-2-1, 10 KOs).

Un sólido gancho de izquierda, cortico y con gran fortaleza de Beterbiev, obligó a Deines a poner sus rodillas sobre el tapiz, lo que después de un fuerte castigo desde el comienzo, con caída en el capítulo de apertura, obligó a la esquina del “alemán” a lanzar la toalla en señal de rendición. Faltaba poco más de un minuto para que expirara la fracción cuando el árbitro ruso Yury Koptsev otorgó el triunfo al doble campeón de las 175 libras.

Aunque Beterbiev dominó las acciones durante casi todo el combate, no tuvo su mejor desenvolvimiento y lo expresó ante los medios después de concluida la refriega.

“Muchas cosas no funcionaron como debían”, dijo Beterbiev en un análisis crítico y obviando que su última pelea había ocurrido 17 meses antes, lo que en ocasiones crea un “oxido” difícil de eliminar, a pesar de que se haya cumplido con todas las exigencias del entrenamiento. “Tal vez fue el cambio de horario, tal vez otros factores. Pero mi entrenador me señaló que estuve dormido hasta el noveno asalto. Y el rival (Deines) era muy fuerte”.

Sin embargo, el canadiense Marc Ramsey, máximo responsable de la preparación de Beterbiev, precisó que “Deines hizo fuerte resistencia, pero Artur tuvo una gran pelea y cumplió con todos los detalles que habíamos planificado. No queríamos que fuera inmediatamente al ataque, porque la tarea era que sintiera la presión del oponente y se moviera por el ring durante los primeros asaltos”.

Ramsey afirmó que el próximo paso de Beterbiev es buscar un pleito de unificación, principalmente con Bivol -radicado desde hace años en San Petersburgo, Rusia-, quien expondrá la faja de súper campeón de la AMB frente al británico Craig “La Araña” Richards (16-1-1, 9 KOs), el 1 de mayo, en Londres.

También Andrei Ryabinsky, promotor de Bivol, expresó que ese tipo de combates se puede organizar, aunque mostró cierta reticencia, pues “pues no es muy bueno que rivalicen dos boxeadores rusos, porque siempre hay otros con quien pelear. Pero dado que es una pelea de unificación, tarde o temprano sus caminos se cruzarán”.

Después de cinco defensas exitosas de la faja “regular” de la AMB, Bivol fue elevado a súper campeón de ese organismo. Entonces el cetro se confirió al haitiano-canadiense Jean Pascal (35-6-1, 20 KOs), en ese momento monarca “interino”.

Bivol, de 30 años, derrotó a Pascal, de 38, por unanimidad el 24 de noviembre de 2018, en Atlantic City, Nueva Jersey, donde el ganador expuso por tercera ocasión la faja de la AMB en las 175 libras.

BETERBIEV INTERESADO EN PELEAR CONTRA CANELO ALVAREZ

Actualmente Beterbiev es el único campeón mundial que ha finalizado todos sus combates por la vía del cloroformo. Viene de anestesiar en el décimo asalto al ucraniano Oleksandr “La Uña” Gvozdyk (17-1-0, 14 KOs), en el Liacouras Center, de Filadelfia, Pensilvania, donde unificaron los títulos de la FIB (en poder de Beterbiev) y el orinegro del CMB, que ostentaba Gvozdyk.

Beterbiev se adueñó de la corona de la FIB, al noquear en el duodécimo capítulo al alemán Enrico Koelling, el 11 de noviembre de 2017, en la Save Mart Arena, de Fresno, California, donde disputaron el título vacante de las 175 libras. El germano besó la lona par de veces en el asalto del adiós, cuando el árbitro Lou Moret detuvo las acciones, en momentos que faltaban 27 segundos para que sonara el campanazo final.

También doble campeón del orbe amateur, Beterbiev no oculta su deseo de enfrentar al astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez (56-1-2, 37 KOs), quien hace dos años incursionó en la categoría semipesada y obtuvo la faja de la Organización Mundial (OMB), al noquear al ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

“Por supuesto que estoy interesado”, respondió Beterbiev a The Sun. “Yo estoy listo. Pregúntenle a él, porque no puedo saber lo que Canelo piensa. Repito: estoy listo y deben preguntarle si está dispuesto a efectuar una pelea contra mí”.

De acuerdo con fuentes cercanas a Beterbiev, si el pelirrojo de Guadalajara acepta el reto, el ruso podría descender para que el pleito se lleve a cabo en la categoría súper mediana (168 libras), en la que Canelo ostenta las fajas del Consejo Mundial (CMB) y de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB).

Canelo, de 30 años, combatirá frente al zurdo inglés Billy Joe “SuperB” Saunders (30-0-0, 14 KOs), el 8 de mayo, cuando el ganador quedará con tres cinturones de esa categoría, pues el británico ostenta el correspondiente a la OMB.

Facebook Comments