Aunque la canadiense Marie-Eve Dicaire, monarca de la Federación Internacional (FIB) en las 154 libras, tendrá que ofrecer una actuación espectacular para salir airosa en su próximo compromiso versus la estadounidense Claressa Shields, triple titular del orbe en la misma categoría, está convencida que se encuentra al tope de sus condiciones físicas y mentales, y con posibilidades reales de alcanzar el triunfo.

Nacida hace 34 años, en San Eustaquio, una de las ciudades que conforman la comunidad metropolitana de Montreal, la zurda Dicaire (17-0-0, 0 KO) chocará contra “T-Rex” Shields (10-0-0, 2 KOs), poseedora de las fajas del Consejo Mundial (CMB), de la Organización Mundial (OMB) y súper campeona de la Asociación Mundial (AMB), en pleito señalado el 5 de marzo, en el Centro de Eventos de la ciudad de Flint, en el estado de Michigan.

La velada, denominada “Súper mujeres: Shields vs Dicaire”, se transmitirá en vivo para Estados Unidos y Canadá, bajo el sistema de Pago-Por-Evento, en un pleito histórico para la local, pues si sale con el brazo en alto se convertirá en el primer boxeador de la era moderna, hombre o mujer, en poseer las cuatro coronas mundiales más importantes en dos divisiones. 

El prometedor pleito, que meses atrás fue suspendido por la pandemia del coronavirus, ofrece un ingrediente único, ya que por primera vez en 100 años, desde que la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) fue fundada en 1921, otorgará a la triunfadora una faja de súper campeón en el sector femenino.

“En términos de preparación, para esta pelea hicimos algo muy diferente a lo que entrenamos en el pasado”, dijo Dicaire. “Antes dábamos por sentado que yo era más rápida que todos mis oponentes y no tuvimos que trabajar [en la velocidad]. En este caso, sabemos que Claressa Shields es muy rápida. Tiene manos muy rápidas. Ahora hemos conseguido incrementar mucho la velocidad”.

Dicaire saltó al boxeo rentado en 2015. Pero desde la edad de seis años tomó clases de kárate-do. Ya a los 11 recibió la cinta negra y ganó el Campeonato nacional de Canadá en esa disciplina de Artes Marciales, en la que actualmente ostenta el quinto Dan en la modalidad de Kenpo, un sistema de autodefensa, que al mismo tiempo emplea golpes rápidos y potentes, que han sido de mucha utilidad para Dicaire en su trayectoria y ascenso en el boxeo.

“Es un honor enfrentar a una oponente como Claressa Shields”, añadió Dicaire, quien se presenta por primera vez fuera de Canadá. “Estoy agradecida con mi promotor Yvon Michel y con todos los involucrados para que esta pelea sea posible. Para mí, este es un sueño hecho realidad. Estoy bien preparada física y mentalmente, y lista para vencer a Shields”.

En su anterior compromiso, Dicaire se impuso por unanimidad a la venezolana Ogleidis Suárez, en Quebec, Canadá, el 23 de noviembre de 2019, cuando hizo la tercera defensa del cinturón de la FIB, que había conquistado al vencer por vía judicial a la uruguaya Chris “El Bombón Asesino” Namús, en diciembre del año anterior.

“Claressa Shields tiene un estilo diferente a todas las rivales que he enfrentado, de ahí que hemos ajustado algunas cosas”, precisó Dicaire. “Pero estoy lista para cualquier eventualidad que ocurra el 5 de marzo”.

En su exposición, Dicaire dijo que le gustan los desafíos y para ser la mejor debe tener retos como este. Enfatizó que el combate ante Shields es una oportunidad que siempre soñó desde que era niña. “Ahora podré realmente mostrar mis habilidades, talento y pasión por este deporte. No la desaprovecharé”.

A pesar del optimismo, Dicaire tiene por delante una tarea titánica, ya que Shields, de 25 años, figura en la cima de la división y también entre las Mejores Libra por Libra (P4P), gracias a su rapidez de manos y piernas, y precisión en el golpeo.

Doble monarca olímpica en Londres-2012 y Río de Janeiro-2016, Shields también conquistó la medalla de oro en el Campeonato del Mundo, efectuado en Astaná, Kazajistán, en la categoría de 75 kilos. En la capital británica, entonces con 21 años, fue la participante más joven entre los púgiles de Estados Unidos.

“Estoy muy emocionada y esperando que llegue el momento de hacer historia”, dijo Shields sobre el duelo contra Dicaire. “Pelear en Flint delante de todos mis fanáticos ha sido un sueño desde que me convertí en profesional. Y también me motiva la oportunidad de hacer historia en el boxeo, ahora en otra división”.

El 10 de enero del pasado año, en su debut en peso súper welter, Shields derrotó unánime a la croata Ivana Habazin, en Atlantic City, donde disputaron las fajas vacantes del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB).

“Pelear contra la invicta Marie-Eve Dicaire es parte de mis objetivos, porque deseo enfrentarme a las mejores boxeadoras femeninas”, añadió Shields, quien cumplirá 26 años el venidero 17 de marzo. “Como he dicho en otras ocasiones, deseo que el boxeo entre las damas llegue a niveles más altos”.

Facebook Comments