Con mucho camino por recorrer todavía, el puertorriqueño Jovanie Santiago tendrá la oportunidad de ingresar a las Grandes Ligas del boxeo profesional si derrota al veterano y ex monarca en cuatro divisiones, el estadounidense Adrien Broner, pleito señalado el sábado 20 de febrero, en la Mohegan Sun Arena, de Uncasville, Connecticut.

Aunque sin haber enfrentado a oponentes de alcurnia, pero con buenos resultados desde que ingresó al pugilismo de paga, “El Lobito” Santiago (14-0-1, 10 KOs) buscará doblegar al habilidoso “El Problema” Broner (33-4-1, 24 KOs), en duelo que al boricua, de ganar, lo catapultará hacia rivales ubicados en la cima de las 140 libras y a Broner, de sucumbir, le indicará con fuerza el camino hacia el retiro definitivo.

Pero, la gran pregunta es: ¿Está listo Jovanie Santiago para un choque de tal magnitud? Ciertamente, Santiago, con 31 años, no puede esperar mucho tiempo para probar su real valía, ni mucho menos para lograr su objetivo de enfrentarse a los mejores y buscar una pelea que le ofrezca la posibilidad de conquistar un título mundial.

No obstante, un “lobito joven” (como Santiago) se expone sobremanera cuando cruza guantes con las habilidades y mañas de un experimentado “lobo viejo” como lo es, sin dudas, Adrien Broner, también de la misma edad, pero con amplísima trayectoria y pleitos ante la élite en cuatro divisiones.

Baste señalar que Broner en 2015, con solo 26 años, ya tenía en su vitrina personal coronas del orbe en las categorías de 130, 135, 140 y 147 libras, en una carrera que ha echado por la borda, al tener una vida repletas de problemas e irresponsabilidades, al igual que abundante excentricismo y fanfarronería.

En esa exitosa labor sobre el cuadrilátero, todo lo contrario a lo que ha ocurrido en el plano personal, Broner peleó contra figuras estelares como sus coterráneos Paulie Malignaggi, Mikey Garcia y Jessie Vargas, igualmente versus el argentino Marcos Maidana y ante el astro filipino Manny Pacquiao.

Coincidentemente, Broner en su último ascenso al cuadrilátero sucumbió unánime a manos de “PacMan” Pacquiao (62-7-2, 39 KOs), el 19 de enero de 2019, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el tagalo expuso el título welter de la Asociación Mundial (AMB).

“Ha transcurrido mucho tiempo y ya estoy deseoso de volver al ring”, dijo Broner en declaraciones a los medios. “Esta pelea me dará la oportunidad de mostrar mi talento y lo que se han perdido. He entrenado y trabajado muy duro para este combate y todos verán ese arduo trabajo el 20 de febrero”.

Sin embargo, después del revés ante Pacquiao, el problemático Broner se tomó una pausa para “disfrutar de la vida”, que según sus propias palabras incluía asistir a clubes nocturnos y fiestas, beber licor y tener encuentros con muchas mujeres. En fin, un tiempo de constantes juergas y vida displicente.

Al unísono, Broner tuvo lidiar con múltiples dificultades legales y financieras durante buena parte de esa etapa, en la que el boxeo era solo una referencia del pasado, porque, “necesito el descanso, que nunca he tenido desde que comencé en este deporte cuando era niño”.

Al referirse a Santiago, Broner precisó que “lo haré como si fuera a pelear contra Pacquiao. Sé que él (Santiago) vendrá a pelear y definitivamente intentará sacarle el mayor provecho al tiempo que he estado fuera. Puede que él no tenga un nombre grande, pero está invicto y tratará de ganar. Aunque será un oponente difícil, yo estoy concentrado, he entrenado duro y saldré en busca de la victoria”.

SANTIAGO: “LA PELEA DE MI VIDA”

Para el nacido en la Isla del Encanto, este combate “es el que todo boxeador espera tener alguna vez y en lo personal me dará la gran oportunidad para que el mundo del boxeo me conozca. Significa la pelea de mi vida y no la voy a desaprovechar”.

 Santiago, quien ha efectuado toda su carrera entre Puerto Rico y República Dominicana, hará la primera presentación en territorio continental de Estados Unidos, después de un triunfo en el primer asalto ante el zurdo peruano Juan “El Martillo” Zegarra (16-1-0, 10 KOs), el 16 de diciembre pasado, en el hotel Catalonia, de Santo Domingo, la capital quisqueyana, donde disputaron la faja Fedelatina, de la Asociación Mundial (AMB) en la categoría súper ligera.

“Estoy muy emocionado por enfrentarme a Adrien Broner”, expresó Santiago a un diario puertorriqueño. “Creo que nuestros estilos son perfectos el uno para el otro. Pero siento que tengo las habilidades necesarias para vencerlo. Acabo de pelear hace un par de meses, así que me siento bien con la forma en que ha ido mi entrenamiento. Voy a sorprender a todos el 20 de febrero”.

Facebook Comments