Por la trayectoria de ambos, signada por una guerra sin cuartel sobre el cuadrilátero, una buena parte de los conocedores del boxeo afirma que el combate entre Miguel Berchelt, monarca súper pluma del Consejo Mundial (CMB) y el retador, y también mexicano, Oscar Valdez se convertirá en aspirante a Pelea del Año, cuando finalice 2021.

Será, a no dudarlo, un pleito de los que gustan los amantes del boxeo-intercambio, con un alto volumen de impactos, en el que no se escatiman reservas físicas durante los 12 asaltos y en el que la defensa pasa a un segundo plano sin importar las consecuencias del riesgo.

Reconocido como el mejor púgil de las 130 libras y con un solitario fracaso en su carrera en el lejano 2014, “El Alacrán” Berchelt (38-1-0, 34 KOs) enfrentará al invicto Oscar Valdez (28-0-0, 22 KOs), el 20 de febrero, en La Burbuja, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Para el dueño de la faja, será la séptima ocasión en que exponga el cinturón oro y negro, que conquistó hace cuatro años por nocaut en el undécimo episodio frente a otro guerrero mexicano: Francisco “El Bandido” Vargas, en Indio, California, donde el derrotado sometía el título por segunda ocasión.

La potencia en los puños de Berchelt, su largo reinado en una categoría en la que abundan los extraclase y una racha de 16 anestesiados en los últimos 17 combates, son factores por los que parte de favorito para derrotar a Valdéz, quien además de las credenciales de su oponente, tendrá que compensar su menor alcance y estatura.

Sin embargo, a Berchelt le surgió un inesperado obstáculo, ya que tuvo que viajar a Las Vegas sin Alfredo Caballero, su principal entrenador, pues el estratega tuvo dificultades con la documentación para obtener la visa estadounidense y se mantiene a la espera de que se resuelvan los trámites, para estar presente en la esquina del “Alacrán” en el importante pleito.

“Esta es la pelea que soñé desde que ambos éramos peleadores amateurs”, dijo Berchelt unos días atrás. Valdez es un gran boxeador y será una gran pelea. Me estoy preparando con todo para ganar por nocaut y no dejar ninguna duda de que soy el mejor súper pluma del mundo”.

Los representantes de Berchelt y Valdez, primero en el ranking del CMB, habían sostenido negociaciones para combatir el pasado 9 de mayo, pero la pandemia del COVID-19 obligó a posponer la fecha, que después se acordó sería en diciembre. Entonces el mortal virus apareció en el organismo de Berchelt y nuevamente hubo que trasladar el esperado pleito para la cartelera del 20 de febrero, que organiza la empresa Top Rank y será transmitida por televisión por la cadena ESPN.

El pasado 27 de junio, Berchelt aplicó el cloroformo en el sexto asalto a su coterráneo Eleazar “Tronco” Valenzuela, en el gimnasio de la Televisión Azteca. Pero la reyerta, que se efectuó en la división ligera (135 libras), fue declarada “no válida (NC)” al estar ausente la Comisión Técnica que avala los resultados, debido a las restricciones del gobierno local, que no autorizaba en ese momento el deporte profesional, consecuencia de la pandemia del COVID-19.

Dominante de principio a fin en su debut en las 135 libras, Berchelt, de 28 años, envió a Valenzuela a la lona con un volado de izquierda en el asalto de apertura. En lo adelante continuó golpeando con solidez y precisión a su rival, hasta que una seguidilla de fuertes impactos en el sexto, dejó indefenso a Valenzuela y obligó al árbitro César Castañón a detener la golpiza, después de 1:13 minutos de combate, cuando el monarca golpeaba a mansalva cerca de la esquina roja.

Para Berchelt esa fue la sexta victoria consecutiva antes del límite y la décimosexta en 17 combates, tras el solitario e inesperado fracaso en el primer asalto ante Luis Eduardo Florez, en marzo de 2014. 

El único que ha escapado a la furia de sus puños en esa racha, es el japonés Takashi Miura, quien cayó por la vía judicial en julio de 2017, en el Forum, de Inglewood, California, donde los tres jueces le otorgaron a Berchelt amplias puntuaciones de 120-107, 119-108 y 116-111. El nipón fue derribado en el primer rollo como muestra de la potencia del mexicano.

Berchelt no se llama a engaño y reconoce que debe estar al tope de su estado de forma, pues Valdez ha mejorado ostensiblemente desde que se vinculó con el experimentado entrenador mexicano Eddy Reynoso, quien también tiene bajo su tutela a dos extraordinarios púgiles como Saúl “Canelo” Alvarez y Ryan “Kingry” García.

No obstante lo difícil del venidero enfrentamiento y consciente de que debe estar totalmente enfocado para salir con el brazo en alto, Berchelt tiene puesta la mirada en la unificación con el estadounidense Jamel “Semper Fi” Herring (22-2-0, 10 KOs), dueño de la faja de la Organización Mundial (OMB).

Al igual que Berchelt, el zurdo Herring tiene una pelea frente al irlandés Carl “El Chacal” Frampton (28-2-0, 16 KOs), número cuatro de la clasificación, el 27 de febrero, en la Copper Box Arena, del Parque Olímpico “Reina Elizabeth”, en Londres, capital de Inglaterra.

Berchelt, que es promovido al igual que Herring por Top Rank, la compañía del abogado Bob Arum, expresó que “esa es una pelea que me gustaría tener. Pero obviamente, ahora mismo estoy pensando en lo que tengo frente a mí y eso es el 20 de febrero contra Osvar Valdez”.

Ahora con 30 años, Valdez vistió el uniforme de México en par de citas olímpicas. El pasado año abandonó la corona pluma de la Organización Mundial (OMB) para probar suerte en las 130 libras. Previamente al ascenso, había efectuado seis defensas exitosas del título.

“Estamos entrenando muy fuerte, pues quiero callar la boca (de aquellos que ya lo dan por derrotado ante Berchelt)”, añadió en diálogo con el sitio BoxingScene. “Aplico la misma intensidad del pasado, pero ahora lo hago en forma más inteligente, con mayor concentración y superior disciplina”.

El 21 de julio pasado, Valdéz anuló el obstáculo que le impedía el combate ante Berchelt, al noquear en el décimo episodio al puertorriqueño Jayson “La Maravilla” Vélez, también en La Burbuja, donde el ganador hizo la segunda presentación en las 130 libras.

Como prueba de su pegada, Valdez, oriundo de Nogales y radicado en West Corvina, California, envió a la lona al boricua en el quinto asalto y otras dos veces en el décimo, cuando el árbitro Tony Weeks estimó que había recibido suficiente castigo y detuvo las acciones en los inicios de esa fracción.

Entre las seis defensas victoriosas que efectuó Valdéz cuando poseía la faja pluma de la OMB está la batalla campal ante el inglés  Scott Quigg, en marzo de 2018, al que venció por fallo unánime, en el StubHub Center, de Carson, California.

Quigg, quien sobrepasó en dos libras y media el peso límite de la división pluma y por lo tanto no pudo aspirar al cinturón de la OMB, sufrió una fractura en la nariz y también un corte en el ojo izquierdo por un golpe legal en el quinto episodio.

Pero Valdez, consecuencia de los puños del británico, necesitó 11 meses de recuperación, tras la ruptura de la mandíbula. A partir de ahí ha ganado cuatro peleas consecutivas, tres por la vía del cloroformo y la otra por unanimidad. Las dos últimas en las 130 libras versus Adam López (TKO-7) Jayson Vélez (TKO-10).

Facebook Comments