Con una voluntad a prueba de balas, el argentino-español Sergio “Maravilla” Martínez ha tenido una trayectoria triunfal dentro y fuera del cuadrilátero, consecuencia de un corazón que a pesar de sus 45 años, continúa latiendo con ansias de títulos mundialistas.  

Ex campeón mundial súper welter y mediano, Martínez (53-3-2, 30 KOs) regresó por segunda vez a los escenarios competitivos y lo hizo nuevamente por la puerta grande, con nocaut en el noveno asalto frente al finlandés Jussi Koivula (24-8-1, 9 KOs), el pasado sábado 19, en el municipio español de Torrelavega, en Cantabria, España.

El 21 de agosto pasado, tras seis años de ausencia de los escenarios competitivos, Martínez, quien radica en Madrid, la capital de la nación ibérica, anestesió en el séptimo asalto al español José Fandiño, también en Torrelavega.

Nacido en la ciudad argentina de Quilmes, pero radicado en España desde hace años, Martínez dominó de principio a fin al albino Koivula, quien no pudo continuar por un profundo corte en el párpado del ojo izquierdo, que provocó la detención del combate por el árbitro, tras consultar con el médico.

“Me sentí muy bien. Hice un trabajo tranquilo, con calma, de paciencia”, dijo Martínez después de concluida la pelea. “Tengo muy en claro que necesito rodaje para poder progresar. Necesito combates largos donde vaya encontrando tiempo y distancia. Comencé a acelerar y se acabó por el corte. En el noveno y el décimo iba a meter mucha más caña”.

Tras la victoria, la Asociación Mundial (AMB) catapultó al oriundo de Quilmes al quinto puesto de la clasificación de las 160 libras. El dueño del cinturón “regular” es el japonés Ryota Murata (16-2-0, 13 KOs), en tanto el título de súper campeón pertenece al astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, reciente vencedor por unanimidad del inglés Callum “Mundo” Smith, quien perdió por la corona de ese organismo en las 168 libras.

Martínez, quien tuvo la responsabilidad de organizar la velada a través de su agencia Maravillabox Promotion añadió que “disfruté mucho más que en agosto. En esta estuve más metido en el combate. En la otra eran los seis años, el regreso, el qué dirán. Uno es esclavo de la aprobación ajena. Esto es un trabajo a cuentagotas que se hace con pasitos de hormiga”.

En el análisis posterior al pleito, Martínez, peleador de guardia siniestra, reconoció que manejó muy bien la situación ante Kouivila (un rival de poca monta), pero todavía tiene que recuperar habilidades y potencia en el golpeo, tanto con el jab de derecha como el recto de zurda.

“Estoy de vuelta y me siento en condiciones, pero ahora debo pensar en rivales con mejor récord, aunque nombres no puedo tirar todavía”, precisó. “Sería un error infantil de mi parte creer que yo podía regresar al nivel que me fui, seis años después. Y quiero de nuevo ser campeón del mundo”.

Martínez, quien cumplirá 46 años el 21 de febrero próximo, fue monarca del orbe del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB) en la categoría de 160 libras. También en la división súper mediana (154) del propio CMB.

Mantuvo la corona mediana durante 50 meses entre 2010 y 2014, cuando fue considerado el tercer Mejor Libra por Libra (P4P), detrás de los súper astros, el ya retirado estadounidense Floyd “Money” Mayweather y el filipino Manny “PacMan” Pacquiao, los punteros en ese reconocimiento en aquel período.

Asentado en Madrid, Martínez abandonó el boxeo después del fracaso ante el puertorriqueño Miguel “Junito” Cotto, quien se impuso por abandono en 10 asaltos, el 7 de junio de 2014, cuando el sudamericano expuso por segunda ocasión la faja mediana del Consejo Mundial (CMB).

El boricua Cotto, ya retirado, derribó tres veces a Martínez en el asalto inicial y otra en el noveno. Después de recibir mucho castigo y sin opciones objetivas de luchar por la victoria, el argentino y su esquina optaron por no continuar en la refriega en la siguiente fracción.

Martínez enfatizó que en un futuro cercano (quizás después de otras dos peleas) dirigirá sus pasos hacia el nipón Murata, quien alcanzó la corona de la AMB, al aplicar el cloroformo al estadounidense Rob “El Bravo” Brant, en pelea revancha efectuada el 12 de julio del pasado año, en la ciudad japonesa de Osaka. 

Brant (26-2-0, 18 KOs) había derrotado a Murata por unanimidad, en el primer enfrentamiento, disputado el 20 de octubre de 2018, en Las Vegas, estado de Nevada.

“Ya estoy quinto en el ranking de la AMB”, explicó Martínez. “Eso me hace optar por una chance de pedir a Murata, campeón olímpico en Londres (2012). Si bien no tiene gran cantidad de combates en profesional, es un boxeador que viene precedido de un historial muy fuerte como amateur y eso es una base espectacular. Es un boxeador duro, difícil, pero las ganas de combatir con él están”

Facebook Comments