Durante ocho años, los puños del kazajo Gennady Golovkin se convirtieron en una demoledora maquinaria que anestesió a 23 rivales en forma consecutiva entre 2008 y 2016, y lo catapultaron hacia la cima de la división mediana, en la que ostentó tres de los títulos de los organismos más relevantes: súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB).

Pero en marzo de 2017, aunque el estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs fue derribado en el asalto de apertura, logró llegar al límite de los 12 asaltos, como un leve indicio de que quizás la anatomía de GGG” Golovkin (40-1-1, 35 KOs) comenzaba a ser impactada por el implacable “Dios Cronos”.

A partir de ahí, la carrera de Golovkin, nacido hace 38 años en la ciudad de Karaganda, Kazajastán y radicado en Los Ángeles, California, ha carecido del extraordinario esplendor de la época dorada, con tres triunfos, dos antes del límite, un fracaso y empate, estos dos últimos frente al astro taquillero mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, en 2017 y 2018.

En honor a la verdad, las dos decisiones versus el pelirrojo azteca resultaron polémicas y poco ajustadas a lo acontecido sobre el cuadrilátero. De ahí que el gemelo Golovkin ha insistido hasta el cansancio de que se dispute el tercer choque, que hasta el momento no ha fructificado por disímiles causas, la principal que el púgil mexicano ha mostrado poco interés en que se efectúe.

A lo largo de estos meses de pandemia mundial por el COVID-19, se especuló sobre la posibilidad de que se concretara la trilogía, pero finalmente cada uno tomó por caminos paralelos.

Por decisión de la Federación Internacional (FIB), Golovkin se ha visto obligado a defender el cinturón de las 160 libras ante el invicto retador polaco Kamil Szeremeta (21-0-0, 5 KOs), el 18 de diciembre, en el Seminole Hard Rock y Casino, de la ciudad de Hollywood, en el condado de Broward, colindante con Miami, en el sur de Florida.

Por su parte, Canelo (53-1-2, 36 KOs) cruzará guantes con el zurdo inglés Callum “Mundo” Smith (27-0-0, 19 KOs), un día después, en el Alamodome, de San Antonio, Texas, donde estarán en el juego cinturón de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), del británico, y el vacante del Consejo Mundial (CMB), ambos en la categoría de 168 libras.

Con el propósito de rechazar el criterio de que se acerca el momento del retiro, Golovkin afirmó que ofrecerá una actuación convincente ante Szeremeta, un adversario que la mayoría estima no llegará al límite de los 12 asaltos.

“Sé que el público quiere un espectáculo dramático”, dijo Golovkin en entrevista para la plataforma digital DAZN, que llevará a las pantallas las imágenes de lo que acontezca en el Alamodome. “Tuve mucho tiempo para prepararme para esta pelea y pueden estar seguros que verán al mejor Gennady Golovkin”.

De alcanzar la victoria, como se pronostica por la mayoría, Golovkin establecerá un récord de 21 defensas exitosas de un título del orbe, con lo cual quedará atrás la marca de 20, establecida por el estadounidense Bernard Hopkins, el primer peso mediano en unificar los cuatro títulos más prestigiosos (FIB, AMB, CMB y OMB) y dominar la división durante 10 años.

“Esta defensa es muy importante para mí, pues estoy a un paso de implantar un récord”, añadió Golovkin a DAZN, compañía con la que firmó contrato en marzo del pasado año por $ 100 millones, en un período de tres años y seis combates, de los que ha efectuado dos ante el canadiense Steve Rolls (KO-4) y versus el ucraniano Sergey Derenvyanchenko (UD), en mayo y octubre, respectivamente, del pasado año.

Si se cumple que Golovkin doblegue a Szeremeta, flotará en el aire la pregunta: ¿Enfrentará a Canelo en 2021 o tendrá que buscar otro adversario de la élite de las 160 libras?

A las filas de los que desean chocar con Golovkin se ha sumado el jovencito e imbatido mexicano Jaime Munguía (36-0-0, 29 KOs), quien fue campeón súper welter de la OMB y ya ha efectuado dos peleas en los medianos, ambas concluidas por la vía del cloroformo.

“Pelear con GGG tendría mucho sentido, sería una gran oportunidad y de seguro una gran pelea”, afirmó en diálogo con Fight Hype. “Estamos decididos a tomar ese riesgo. Pero es indiscutible que cada año que pasa es una desventaja para él. No le quito méritos, es bastante fuerte a pesar de la edad que tiene en el boxeo. Lo respeto, lo admiro y creo que es un gran boxeador”.

Munguía, de 24 años, debutó en las 160 libras, en enero pasado, con triunfo por nocaut técnico en el undécimo asalto ante el irlandés Gary “Spike” O´Sullivan, precisamente en la instalación donde Golovkin rivalizará con Szeremeta.

Después, el 30 de octubre, Munguía ganó por abandono en seis capítulos del estadounidense Tureano Johnson, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California, donde el local sufrió una profunda herida en el labio, que obligó a suspender el desafío.

En apoyo de una confrontación Golovkin-Munguía se pronunció Fernando Beltrán,  promotor del azteca: “Por supuesto que puede enfrentarlo y siento que sería una gran pelea. Además tendría una buena oportunidad en ser el primero en noquearlo. Definitivamente sería una gran pelea”.

Pero primero Golovkin debe imponerse a Szeremeta y después podrá enfocarse en el futuro. ¿Será Munguía? Tiempo al tiempo.

Facebook Comments