Más allá de un trascendental combate en el que están en juego par de coronas mundiales, el pleito entre el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y el británico Callum “Mundo” Smith definirá si el pelirrojo mexicano es el mejor libra por libra (P4P), como reclama en forma pública, o simplemente es un púgil convertido en empresario que elige a sus rivales , según afirman sus críticos.

El astro Álvarez (52-1-2, 36 KOs) y el invicto “Mundo” Smith (27-0-0, 19 KOs) disputarán el cetro de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), en manos del inglés, y el vacante del Consejo Mundial (CMB), los dos en las 168 libras. La reyerta se efectuará el próximo sábado, en el Alamodome, de San Antonio, Texas, donde están vendidas las 12 mil entradas autorizadas, de un aforo total de 70 mil espectadores, por decreto del gobierno de Texas y la Comisión Atlética del estado.

La faja que otorga el CMB lleva implícita que el ganador tendrá como rival obligatorio al turco Avni “El Robot” Yildirim (21-2-0, 12 KOs), quien ocupa el segundo lugar en la clasificación de ese organismo, en la categoría de peso súper mediano.

Pero como ha sucedido en ocasiones previas, los detractores del nacido hace 30 años en Guadalajara, Jalisco, afirman que tampoco Smith es un adversario que puede presentarse  al tope de su estado de forma, pues fue seleccionado por Canelo y su grupo a sólo !cuatro! semanas del importante pleito.

Ciertamente, Smith aventaja a Canelo en ocho pulgadas de estatura y en casi 20 en alcance, pero en ese corto período de poco más de 30 días, tendrá que entrenar a marcha forzada para poner a punto el plan táctico y, además, hacer ajustes alimenticios en forma dramática para cumplir con la báscula el día del pesaje.

Cuando se anunció oficialmente el nombre de Smith, hubo cierta sorpresa, pues se pensaba que el estadounidense Caleb “Manos Dulces” Plant (20-0-0, 12 KOs), quien se preparaba con intensidad para el combate y posee el cinturón de la Federación Internacional (FIB), sería el agraciado.

En los últimos días, Canelo y su principal entrenador Eddie Reynoso criticaron a la cadena ESPN por no otorgarle el reconocimiento de Mejor Libra por Libra (P4P), ya que ubicaron en la primera posición al estadounidense Terence “Bud” Crawford (37-0-0, 28 KOs), monarca welter de la Organización Mundial (OMB; que suma ocho victorias consecutivas antes del límite, la última en el cuarto asalto ante el inglés Kell “El Especial” Brook (39-3-0, 27 KOs), el 14 de noviembre, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Ese medio especializado ubicó detrás de Canelo, en la tercera plaza, al japonés Naoya “El Monstruo” Inoue (20-0-0, 17 KOs), victimario por la vía del cloroformo en el séptimo rollo, del australiano Jason “El Afable” Moloney (21-2-0, 18 KOs), el 31 de octubre, también en el MGM Grand.

La valoración de ESPN de no considerar a Canelo como líder del P4P ha sido igualmente refrendada por otros medios de prensa, aunque el tetra campeón mexicano ha expresado que “los que conocen más el boxeo me tienen como el mejor libra por libra y eso es lo que vale. No tengo que demostrarle nada a nadie, me estoy demostrando que puedo hacer una gran carrera y una gran historia”.

Me incluyo entre los que no reconocen a Canelo en esa posición, debido a que el púgil más taquillero del momento tuvo dos decisiones polémicas (un dudoso empate en la primera y después controvertido triunfo en la segunda) frente al kazajo Gennady Golovkiin, en 2017 y 2018.

Posteriormente, Álvarez anestesió en el tercer asalto al inglés Michael “Rocky” Fielding, un peleador de segunda clase de la división súpermediana. Y a continuación se impuso unánime al estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs (en 160 libras) y al ruso Sergey “El Triturador” Kovalev (175), ambos el pasado año, los dos lejos de los momentos de esplendor.

En el caso de Kovalev, había tenido un pleito de mucha exigencia tres meses antes, versus el inglés Anthony Yarde, en Chelyabinsk, Rusia, donde el local se llevó la victoria por nocaut técnico en 11 asaltos. Antes, en el octavo episodio, “La Bestia del Este” Yarde puso en malas condiciones a Kovalev, quien resistió una andanada de golpes en el octavo y se recuperó casi milagrosamente, gracias a la falta de una actitud demoledora del inglés.

Tras la debacle ante Canelo, el propio Kovalev reconoció que “estaba cansado después del sexto asalto, porque mi última pelea ocurrió muy cerca de ésta. Canelo es un gran campeón, pero no me recuperé del combate contra Yarde”.

En aras de promocionar el combate, Canelo explicó en conferencia de prensa transmitida por la plataforma digital DAZN, que Smith “es un peleador alto, fuerte, inteligente y que sabe lo que hace en el cuadrilátero. Eso lo hace más peligroso, pero obviamente en el nivel que estoy me tengo que adaptar a todos los estilos y estaturas”.

Aunque posee una sólida pegada, Smith presenta problemas técnicos, principalmente al desempeñarse en la larga distancia, un factor que seguramente aprovechará el pelirrojo mexicano para tomar ventaja y conseguir el triunfo. Con brazos más cortos, Canelo intentará combatir en el área cercana, con lo cual podrá descargar sus potentes impactos, sobre todo su efectivo gancho de izquierda, en tanto le impedirá a Smith golpear con los brazos extendidos y en consecuencia utilizar toda su fortaleza física.

Un triunfo por la vía del nocaut,¿le permitirá a Canelo convencer a los expertos y escalar hacia la cima de la distinción de Mejor Libra por Libra? Primero habrá que ver en las condiciones que se presenta el británico Smith, la resistencia que ofrece, y después habrá elementos para emitir un juicio más objetivo.

Facebook Comments