Una buena parte de los amigos y cercanos al invicto boxeador estadounidense Terence Crawford lo llaman “Bud” desde que era un niño. A ese mote le añadieron el de “Cazador” cuando hizo sus primeras incursiones en el boxeo.

Y es precisamente ese segundo pseudónimo el que le viene como anillo al dedo en el combate que anestesió en el cuarto episodio al inglés Kell Brook, el 14 de noviembre, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Crawford, ahora con 37 triunfos, 28 por la vía del sueño, comenzó lento el pleito, sin lanzarse a fondo en los primeros compases y estudiando en detalle el plan táctico de “El Especial” Brook (39-3-0, 27 KOs).

Como un experimentado cazador que observa los movimientos de su presa, Crawford dejó que transcurrieran los primeros tres minutos, en los que el británico utilizó repetidamente su jab de izquierda y en los ojos de la mayoría ganó la fracción.

En el segundo, Crawford mostró sólo esporádicamente sus extraordinarias habilidades. Algunas combinaciones esporádicas no encontraron puerto en la anatomía de Brook, quien lucía fuerte y bien plantado en el cuadrilátero. Con su reconocida inteligencia, esperaba el momento preciso para tomar el control de las acciones.

Ya en el tercero, Crawford cambió de guardia. De derecha a zurda. E inició su demoledor ataque, sacando sus manos con inusitada rapidez, sobre todo con la diestra, que llegó en forma repetida al rostro de su rival, que quedó desconcertado por el ángulo en que salían los golpes.

En los primeros compases del cuarto, Brook se lanzó hacia adelante en busca de conectar con el jab y Crawford con envidiable velocidad, sincronización y efectividad, hundió su puño derecho en el rostro del visitante, que trastabilló hacia atrás por el potente impacto y fue a parar a las sogas. 

Crawford lo persiguió hasta allí y le propinó otros tres fuertes golpes, antes que el árbitro Tony Weeks pudiera intervenir para rescatar al inglés. Tras la cuenta protectora, el nacido hace 33 años, en Omaha, Nebraska, volvió a la carga y repitió la dosis con ambos puños, mientras Brook estaba tan mal, que no se protegía del castigo. El tercer hombre sobre el cuadrilátero no esperó más y decretó el nocaut técnico transcurridos 14 segundos del segundo minuto de esa cuarta fracción.

TERENCE CRAWFORD CLAMA POR MANNY PACQUIAO

“Ya dije que quiero (para el próximo combate). Quiero a Pacquiao, quiero insistir para que se efectúe esa pelea”, dijo Crawford con aspecto serio frente a las cámaras, dejando a un lado la sonrisa que exhibía momentos antes.

A continuación precisó que existían grandes avances en las negociaciones cuando llegó la pandemia del COVID-19. “Todo estaba hecho a un 95 por ciento. El dinero estaba allí, no del todo, pero la epidemia obligó a detener los acuerdos. No se podía exponer a los fanáticos del Medio Oriente”.

El abogado Bob Arum, máximo ejecutivo de la promotora Top Rank, también comentó sobre el duelo Crawford-Pacquiao: “El dinero estaba garantizado en el Medio Oriente. Pero el ministro de Salud expresó que no se podía hacer con espectadores, porque no estaba permitido debido al coronavirus. Ahora nos llamaron y dijeron que desean reanudar las conversaciones y ver si podemos hacerlo en la primavera (de 2021)”.

Según el propio Arum, se ha reunido con autoridades de la ciudad de Doha, capital de Qatar, en la península del golfo Pérsico, que se prepara también para ser la sede del Mundial de Fútbol de 2022.

Arum comentó horas antes del combate Crawford-Brook que “habíamos cerrado el acuerdo. Fueron personas importantes del gobierno (de Qatar), y luego el ministro de Salud dijo que no se podía efectuar con la presencia de público.

La ausencia de fanáticos significa una enorme pérdida en ingresos, pero Arum confía en que después de la victoria de Crawford “volveré a reunirme con ellos y creo que para marzo o abril todo estará resuelto, y con la vacuna y todo eso podríamos armar la pelea para entonces”, afirmó Arum en una videollamada.

“PacMan” Pacquiao, quien cumplirá 42 años el 17 de diciembre, posee la corona de súper campeón welter de la Asociación Mundial (AMB). La faja “regular” es del cubano Yordenis “El Príncipe Negro” Ugás (26-4-0, 12 KOs).

En su último ascenso al ring, Pacquiao se impuso por decisión dividida al estadounidense Keith “One Time” Thurman (29-1-0, 22 KOs), el 20 de julio del pasado año, en el MGM Grand de Las Vegas.

Facebook Comments