El espectacular nocaut en tan solo !45! segundos del primer asalto propinado por el zurdo cubano Luiz Ortíz al estadounidense Alexander Flores no permitió ni siquiera acomodarse en las butacas. Fue como un relámpago salido de la mano derecha al costado izquierdo de Flores, que cayó fulminado sin posibilidad de recuperarse.

Sin la presencia de público, fue el combate estelar, señalado a 10 asaltos en la división completa, del 7 de noviembre, en el Microsoft Theater de Los Ángeles, California que prometía más acción, aunque el nacido hace 41 años en la oriental provincia de Camagüey partió como amplio favorito para llevarse el triunfo.

Desde que sonó el campanazo inicial, “King Kong” Ortíz ( 32-2-0, 27 KOs) salió directo en busca de Flores (18-3-1, 16 KOs), quien se replegó de inmediato, evitando los potentes puños de su rival. Ortíz lanzó un violento volado de derecha que no encontró la anatomía del californiano.

De inmediato Ortíz disparó otro golpe que hizo diana en la cabeza de su adversario y acto seguido impactó en el lado izquierdo de la caja torácica. Flores cayó como un enorme fardo cerca de la esquina roja. Se levantó a duras penas, pero las piernas no le respondieron. Al verlo completamente noqueado, el árbitro Thomas Taylor decretó el fuera de combate.

Minutos después de finalizada la reyerta, Flores explicó que antes del fulminante golpe, él y Ortíz chocaron violentamente las cabezas, lo que le provocó que perdiera la visión y un inexplicable entumecimiento en su pierna izquierda. 

Sea cierto o no, Ortíz, quien cumplirá 42 años el 29 de marzo, mantuvo sus aspiraciones de obtener otra oportunidad por un título mundial, que si se concreta y sale victorioso, lo convertiría en el primer púgil de ese archipiélago caribeño con una corona en la división de los llamados mastodontes.

LUIS ORTIZ VS ANDY RUIZ, UN DUELO ATRACTIVO

Hasta el cansancio ha afirmado Luis Ortíz, que siempre está dispuesto a enfrentarse a los mejores de la categoría pesada y que él resulta un referente tanto para los ubicados en la élite como para los que aspiran a llegar a la cima de esa difícil división.

“Les digo a los que quieren buscar mérito, que deben primero pasar por un puente que soy yo”, dijo Ortíz hace pocos días al diario El Nuevo Herald, de Miami. “Y a los establecidos, que sigo aquí, activo y deben tenerme en cuenta. A los que dicen que estoy viejo, que lo demuestren encima del ring”.

A principios de este año, cuando todavía no se había extendido el mortal ataque de la pandemia del coronavirus en todo el planeta, Ortíz retó al mexicano-estadounidense Andy “El Destructor” Ruíz (33-2-0, 22 KOs), ex monarca mundial de la Organización Mundial (OMB), la Federación Internacional (FIB) y súper campeón de la Asociación Mundial (AMB).

Ruíz respondió a Ortíz que le interesaba la pelea, pero que antes le gustaría hacer una de preparación, tras su fracaso por unanimidad en la revancha ante el inglés Anthony “AJ” Joshua, el 7 de diciembre del pasado año, en la Diriyah Arena, de Arabia Saudita.

Nacido hace 31 años en Valle, Imperial, California, el descendiente de mexicanos, arrebató a Joshua los tres títulos (OMB, FIB y AMB) por un sorpresivo nocaut en el séptimo asalto, el 1 de junio, de 2019, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Al conocer la excusa de Ruíz, Ortíz fue enfático: “Por qué una pelea de preparación? Nosotros los boxeadores necesitamos rivales que nos ayuden a levantar nuestro nombre. Yo prefiero pelear siempre con gente de puntería y no quien esté por debajo de mi nivel”.

Ortíz aparece ubicado en la tercera posición del Consejo Mundial (CMB) y en la cuarta de la Asociación Mundial (AMB), en ambas un escalón por encima de Ruíz, que igualmente ocupa el quinto peldaño en la FIB.

El isleño Ortíz afirmó que le encantaría una tercera pelea con el estadounidense Deontay “El Bombardero” de Bronce” Wilder, pero estima que sería muy oportuno un combate ante Ruíz, que otorgaría al ganador el derecho a vérselas con alguno de los actuales campeones.

De acuerdo con Eddy Reynoso, principal entrenador de Ruíz desde mediados de septiembre, su pupilo tiene previsto regresar a los encordados en enero, aunque todavía no ha firmado contrato con ningún oponente. Anteriormente, a finales de agosto, los representantes de Ruíz Jr. expresaron que se había acordado el duelo ante el también norteamericano Chris Arreola (38-6-1, 33 KOs), aunque sin definir fecha y lugar, con la esperanza de que fuera antes de concluir el 2020.

Facebook Comments