Para el estadounidense Devin Haney, monarca mundial ligero del Consejo Mundial (CMB), el pleito ante el veterano cubano Yuriorkis Gamboa era una prueba de notable relevancia por la experiencia y trayectoria del caribeño, quien brilló una década atrás en la división pluma, en la que conquistó par de coronas en organismos diferentes.

Pero aunque “El Sueño” Haney (25-0-0, 15 KOs) recibió justamente el favor de los tres jueces, dos con papeletas de 120-107 y el otro por fallo de 118-109, lo cierto es que el jovencito, que cumplirá 22 años el 17 de este mes, sembró dudas en cuanto a sus objetivos de salir con el brazo en alto frente a los principales “monstruos” de las 135 libras: los igualmente norteamericanos Teófimo “Brooklyn” López (16-0-0, 12 KOs) y Gervonta “El Tanque” Davis (24-0-0, 23 KOs).

Horas antes del enfrentamiento, Haney afirmó que derrotaría a Gamboa en forma convincente: “Gamboa es bueno y todavía le queda, pero quiero ganarle en forma espectacular para mostrarle al mundo que soy mejor que todos a los que se ha enfrentado”, dijo Haney en rueda de prensa virtual a través de Zoom. Y añadió con aire triunfalista: “Conmigo Gamboa no tendrá éxito alguno”, añadió Haney en el intercambio en Internet con los medios. “Le dio buenos golpes a Crawford y a ´Tank´, pero conmigo será totalmente diferente”.

Sin embargo, el desenvolvimiento de Haney ante Gamboa no tuvo nada de espectacular. Gracias a su mayor alcance y estatura, así como por su rapidez de manos y piernas, Haney aventajó al cubano, 17 años mayor, y lejos del “prime” que lo llevó a la cúspide en 2009 y 2010, cuando se adueñó de las fajas de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), ambas en las 126 libras.

Con un constante jab, combinado con el recto y volado de mano derecha, Haney llevó la mejor parte, en el pleito disputado en el hotel y casino Hard Rock (conocido por su forma de guitarra), en la ciudad de Hollywood, en el condado Broward, del sur de Florida, donde no se permitió el acceso al público.

Después de varios asaltos de acciones esporádicas, la mayoría comandados por el estadounidense, a mitad del combate el nacido en la oriental provincia de Guantánamo fue más al ataque y colocó algunas derechas al rostro del norteño, quien respondió también con efectividad en la anatomía de su oponente.

Ya en los episodios finales, Haney retomó el control de las acciones e incluso estuvo a punto de derribar al cubano con una potente derecha, pero éste consiguió agarrarse y obligar al árbitro estadounidense Telis Assimenios a separarlos. Un poco después, en el undécimo, el réferi descontó un punto a Gamboa, al señalar que continuaba agarrando. 

Finalizado el choque, Haney insistió que Gamboa no lo golpeó con fortaleza ni tampoco lo lastimó como el radicado ahora en Miami ha hecho con varios de sus renombrados rivales anteriores.

“Siempre van a decir algo”, precisó Haney, adelantándose a las críticas que ha recibido por su desempeño sobre el cuadrilátero. “Si lo noqueas en el primer asalto, dicen que peleaste con nadie. Si vas allí y lo superas durante los 12 asaltos como lo hice yo, dicen que deberías haberlo noqueado”.

Para Haney fue la segunda exposición de la corona del Consejo Mundial (CMB), que ostenta desde octubre del pasado año, cuando el entonces monarca, el ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko (14-2-0, 10 KOs), la dejó vacante, al ser reconocido como Campeón Franquicia por ese organismo, con sede principal en la capital mexicana.

Minutos después de la victoria ante Gamboa, Haney ratificó su intención de unificar los títulos de las 135 libras. “Teófimo López”, respondió enfáticamente a una pregunta, sobre el próximo objetivo de su carrera. “Teófimo los tiene. Esa es la pelea que quiero. Voy a perseguir esos cinturones”.

A diferencia de la poco sobresaliente actuación de Haney, López (16-0-0, 12 KOs) derrotó unánime al astro zurdo ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko (14-32-0, 10 KOs), que dejó al hijo de hondureños, en posesión de las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), de la Organización Mundial (OMB), estas dos en poder del europeo, y la correspondiente a la Federación Internacional (FIB), que ostentaba López.

Facebook Comments