Si las palabras del talentoso púgil estadounidense Devin Haney, campeón mundial de peso ligero, no son simple fanfarronería para promover su próxima pelea, el veterano guerrero cubano Yuriorkis Gamboa puede estar en dificultades cuando ambos crucen guantes el 7 de noviembre, sobre el encordado del Seminole Hard Rock Hotel y Casino, de la ciudad de Hollywood, en el condado de Broward, ubicado en el sur de Florida.

Invicto en 24 combates, 15 antes del límite, “El Sueño” Haney, de 21 años, hará ante “El Ciclón de Guantánamo” Gamboa (30-3-0, 18 KOs) la segunda exposición de la corona del Consejo Mundial (CMB), que ostenta desde octubre del pasado año, cuando el entonces monarca, el ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko (14-2-0, 10 KOs), la dejó vacante, al ser reconocido como Campeón Franquicia por ese organismo, con sede principal en la capital mexicana.

“Gamboa es bueno y todavía le queda, pero quiero ganarle en forma espectacular para mostrarle al mundo que soy mejor que todos a los que se ha enfrentado”, dijo Haney en rueda de prensa virtual a través de Zoom.

La anterior afirmación de Haney involucra a dos estadounidenses, reconocidos entre los mejores libra por libra (P4P) por su virtuosismo y resultados: Terence “El Cazador” Crawford (36-0-0, 27 KOs) y Gervonta “El Tanque” David (24-0-0, 23 KOs), ambos invictos, monarcas mundiales y vencedores del caribeño por la vía del sueño.

Davis, de 25 años, suma 15 triunfos consecutivos a través del cloroformo, el más reciente un brutal nocaut en el sexto episodio al mexicano Leo “Terremoto” Santa Cruz (37-2-1, 19 KOs), quien ha expresado dudas en cuanto a continuar su carrera profesional.

“Conmigo Gamboa no tendrá éxito alguno”, añadió Haney en el intercambio en Internet con los medios. “Le dio buenos golpes a Crawford y a ´Tank´, pero frente a mí será totalmente diferente”.

“Bud” Crawford le propinó a Gamboa el primer fracaso de su carrera, cuando éste exhibía una racha de 23 victorias sucesivas y máximos títulos de la Asociación Mundial (AMB) y la Federación Internacional (FIB), en las 126 libras, desde que debutó en Alemania en el profesionalismo en 2007, un tiempo después de abandonar su país.

“Ya sea un nocaut al principio o al final, o una paliza de principio a fin, quiero que todos vean de los que soy capaz”, enfatizó Haney, que cumplirá 22 años el 17 de noviembre y viene de un triunfo unánime versus el dominicano radicado en Puerto Rico, Alfredo “Ojo” Santiago (12-1-0, 4 KOs), en el Staples Center, de Los Ángeles, California, donde envió a la lona al quisqueyano en el 5to asalto y le provocó una herida sobre el ojo izquierdo en el 12mo. por un golpe legal.

Durante el combate, Haney sufrió una lesión en el hombro, que derivó en una intervención quirúrgica. Luego, el coronavirus obligó a Haney y a todo el mundo del deporte al confinamiento temporal.

“Viene de un año de descanso con una operación en el hombro”, dijo el promotor Eddie Hearn. “Así que normalmente tomas una pelea más fácil, pero eso no existe en este momento. Él entendió eso y dijo: ‘¿Sabes qué? Dame una pelea real ‘, y así surgieron los nombres de Gamboa, Gary Russell Jr. y también el del dominicano Javier “El Abejón” Fortuna.

El pleito entre Haney y Gamboa tiene una significación especial, pues cuando el norteño era un jovencito sentía una profunda admiración por el guerrero nacido en el oriente cubano. Incluso en una ocasión Haney coincidió con Gamboa y éste accedió a tomarse una foto juntos, constancia gráfica que quedó entre los inolvidables recuerdos del oriundo de San Francisco.

En ese entonces, Haney, de 10 años, no imaginaba que el destino -y su talento- lo colocarían encima de un cuadrilátero para cruzar guantes versus Gamboa, en duelo previsto el 7 de noviembre venidero, por la pantalla de la plataforma digital DAZN,

Al igual que Haney, Gamboa también vuelve al cuadrilátero después de verse obligado a una intervención quirúrgica. La del norteño en el hombro y la de Gamboa por un desgarro en la pierna derecha en el segundo asalto, lo que no impidió que continuara peleando hasta el duodécimo asalto frente a Gervonta Davis, el que consiguió derribarlo por tercera y última ocasión –antes en el 2do y en el 8vo-, lo que obligó al árbitro Jack Reiss a detener las acciones, después 1:17 minutos de la fracción de cierre, el 28 de diciembre pasado, en Atlanta.

Concluida la necesaria intervención quirúrgica y el largo proceso de recuperación, Gamboa se encuentra en perfectas condiciones, de acuerdo a sus entrenadores, y listo para asumir el reto que significa Haney, monarca de peso ligero del Consejo Mundial (CMB) y uno de los jóvenes más prometedores del momento.

“La recuperación de Gamboa ha sido espectacular”, afirmó el también cubano Pedro “Peter” Roque, jefe técnico en la preparación de su coterráneo. “Cada vez se acerca más a su mejor forma. La ciencia y su excepcional físico han hecho este milagro. Pronto podrán apreciar su estado encima del ring”.

Facebook Comments