Durante meses, los fanáticos se frotaron las manos esperando se concretara el duelo entre el astro estadounidense Terence Crawford, campeón de la Organización Mundial (OMB)  y alguno de los mejores pesos welter del momento, entre ellos el filipino Manny Pacquiao y los también norteamericanos Errol Spence Jr., y Shawn Porter.

Pero el camino hacia estos cuatro exponentes de las 147 libras ha transitado por diferentes complejidades y de ahí que “El Cazador” Crawford (36-0-0, 27 KOs) se ha visto obligado a pactar con el inglés Kell “El Especial” Brook (39-2-0, 27 KOs), quien reinó en la división hace cinco años.

Ambos bajo la tutela de la compañía Premier Boxing Champions (PBC), que dirige el controvertido Al Haymon, el choque Crawford-Spence Jr. ha sido un sueño largamente deseado por el mundo del boxeo, por tratarse de dos púgiles con extraordinarias habilidades y reconocidos entre los mejores libra por libra (P4P) en la actualidad.

Spence Jr. (26-0-0, 21 KOs) estaba excluido de la lista de candidatos a enfrentarse a Crawford, porque tiene señalado pleito versus el estadounidense, hijo de puertorriqueños, Danny “Swift” García (36-2-0, 21 KOs), el 12 de diciembre, en el AT&T, de Arlington, Texas.

Coincidentemente, Spence Jr., de 30 años, viene de doblegar a Porter (31-3-1, 17 KOs) por fallo dividido, en una batalla campal, efectuada en septiembre del pasado año, en el Staples Center, de Los Ángeles, California, donde el vencedor retuvo las fajas del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB).

No obstante, a pesar del fracaso, Porter ocupa el primer lugar en la clasificación del Consejo Mundial (CMB) y de la Organización Mundial (OMB) y el segundo en la Federación Internacional (FIB).

Nacido hace 32 años, en Omaha, Nebraska, “Bud” Crawford viene de aplicar el cloroformo al entonces invicto lituano Egidijus “La Máquina Mala” Kavaliauskas, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el norteño hizo la tercera defensa del cetro de la OMB. El europeo fue a la lona en el séptimo y par de veces en el noveno, cuando el árbitro Ricky González concluyó las acciones a escasos 44 segundos del cierre de la fracción.

Por su indiscutible calidad y figurar en la élite del boxeo, Crawford ha recibido muchas críticas al enfocarse en Brook, quien suma tres triunfos consecutivos, el último por nocaut en el séptimo episodio ante el estadounidense Mark “Bazooka” DeLuca, el 8 de febrero pasado, en la ciudad inglesa de Sheffield, donde combatieron por el título vacante Intercontinental de la OMB, en las 154 libras.

Aunque Crawford parte como favorito para ganar y de hecho debe imponerse, siempre y cuando el alejamiento temporal de casi 11 meses de cuadrilátero, no signifique que habrá una merma en sus armas, principalmente en sus rápidos desplazamientos o que tenga un desgaste prematuro debido a la inactividad, que lo convierta en blanco fácil para los potentes impactos del inglés, lo cual incrementará considerablemente las posibilidades de triunfo de Brook.

“Él (Crawford) es un boxeador de élite, pero nunca ha estado encima de un cuadrilátero con alguien tan fuerte, poderoso, rápido y que domine los tiempos del combate como yo”, dijo Brook a Sky Sports. “Estoy seguro que puedo destronar a él o a cualquier otro de los campeones mundiales estadounidenses de las 147 libras, en su territorio”.

Además de las indiscutibles habilidades de Crawford, Brook, de 34 años, debe superar otro obstáculo, pues sus últimos tres triunfos los ha conseguido en la división súper welter, tras par de reveses, el primero por nocaut en el quinto asalto frente al astro ucraniano Gennady “GGG” Golovkin, en peso mediano en 2016, y el inmediato un año más tarde, también antes del límite en el undécimo episodio versus el norteamericano Errol “La Verdad” Spence, en los welters, donde el inglés hacía la cuarta defensa de la corona de la Federación Internacional (FIB).

Junto a ello, Brook, quien sin dudas es muy fuerte en las 147 libras, encontrará dificultades para aterrizar sus puños, su arma fundamental, ante un púgil escurridizo, muy defensivo y que alterna con elevada eficiencia sus cambios de guardia de izquierda a derecha y viceverza.

Facebook Comments