Hace dos años, el gemelo australiano Jason Moloney estuvo muy cerca de conquistar la corona gallo de la Federación Internacional (FIB) frente al puertorriqueño Emanuel Rodríguez, quien finalmente y por fallo dividido retuvo la faja que había conquistado cinco meses atrás.

En un cerrado duelo, con sede en Orlando, Florida, “El violento” Moloney 21-1-0, 18 KOs) vio frustradas sus esperanzas de adueñarse de la faja, pues dos de los jueces se inclinaron por el boricua “Manny” Rodríguez (19-1-0, 12 KOs) con papeletas de 115-113, en tanto el otro oficial ofreció su respaldo al desempeño del australiano con idéntico puntaje.

Ahora y por segunda ocasión, Moloney tendrá una nueva oportunidad de apropiarse del cinturón de la FIB, pues chocará con el japonés Naoya “El Monstruo” Inoue (19-0-0, 16 KOs), el 31 de octubre, en la Burbuja, del Centro de Convenciones, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el nipón también expondrá el título de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB).

Inoue, de 27 años, obtuvo el cetro de la FIB al propinar espectacular nocaut en el segundo asalto a Rodríguez, siete meses más tarde del triunfo del boricua ante Moloney. Tres caídas propinó el astro japonés a su rival caribeño, todos en la segunda fracción, lo que obligó al árbitro inglés Michael Alexander a detener las acciones, cuando habían transcurrido 1:19 minutos.

Para la gran mayoría, las posibilidades de vencer de Moloney, de 29 años y nacido en la ciudad de Mitchan, son remotas ante el virtuosismo y el poderío de los puños de Inoue, reconocido entre los mejores libra por libra (P4P) en la actualidad.

No obstante, el de la isla-continente exhibe un gran optimismo, aunque reconoce que le aguarda una jornada exigente y muy difícil.

“Es un sueño hecho realidad y una oportunidad por la que he trabajado toda mi vida”, dijo Moloney desde la sede del combate. “Mi objetivo y mi sueño es convertirme en el mejor peso gallo del mundo y para eso debo derrotar al mejor. Este es mi último reto y estoy ciento por ciento listo para afrontarlo”.

La comitiva de Moloney, que incluye también a su hermano Andrew, ex campeón mundial, llegó hace poco a Las Vegas y de inmediato todos fueron sometidos a pruebas de COVID-19, incluido Tony Tolj, manejador de Jason.

En mayo, los dos hermanos combatieron en el mismo escenario, pero Andrew perdió por unanimidad ante el estadounidense Joshua “El Profesor” Franco, quien le arrebató la faja de la Asociación Mundial (AMB) de las 115 libras.

Dos días más tarde, el jueves 25 de junio, Jason se impuso por abandono del mexicano Leonardo “El León” Báez, al que la esquina no le permitió continuar en el séptimo episodio. 

Inicialmente, Inoue había acordado un pleito de unificación con el filipino John Riel “Cuatro Aces” Casimero (29-4-0, 20 KOs), en duelo programado el 25 de abril, en el hotel y casino Mandalay, de Las Vegas, pero la presencia de la pandemia del COVID-19 obligó a suspenderlo.

Con posterioridad, Casimero fue en otra dirección y el 26 de septiembre anestesió en el tercer round al imbatido ghanés Duke “El Exterminador con Cara de Niño” Micah (24-1-0, 19 KOs), en la Mohegan Sun Arena, de Uncasville, Connecticut.

Inoue, quien ha expresado su deseo de poseer todas las fajas de la división gallo,  doblegó por unanimidad en su anterior combate, al filipino-estadounidense Nonito “El Relámpago” Donaire, en la sala Saitama, de Japón, donde el local sometió a prueba sus dos títulos.

Presenciado por más de 20 mil espectadores, el enfrentamiento, disputado el 7 de noviembre de 2019, mostró 12 emocionantes asaltos y fue reconocido como “Mejor Pelea” del año por la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos.

Con votaciones de 116-111, 117-109 y 114-113, Inoue (19-0-0, 16 KOs) derrotó al “Relámpago” Donaire (40-6-0, 26 KOs), con lo cual conquistó la cima de la Súper Serie Mundial (WBSS, en inglés) en la división gallo. El triunfo le otorga el trofeo Muhammed Alí, un cheque superior al millón de dólares e igualmente el reconocimiento de “mejor gallo” del mundo.

Facebook Comments