Reconocido entre los mejores libra por libra (P4P), el estadounidense Terence Crawford, campeón welter de la Organización Mundial (OMB), llegó a un acuerdo para enfrentar al también talentoso británico Kell Brook, el 14 de noviembre, en una sede por definir, que podría ser en la ciudad de Las Vegas o en Omaha, Nebraska y con transmisión por la cadena ESPN.

Semanas atrás, “El Especial” Brook (39-2-0, 27 KOs) había revelado que existían grandes progresos en las conversaciones con los representantes de “Bud” Crawford (36-0-0, 27 KOs) y que ese pleito será del agrado de los amantes de este deporte.

Por esos días se conoció que la compañía Top Rank -responsable de la carrera promocional del norteño-, hizo un ofrecimiento inicial a Brook de $ 1,5 millones, que después le añadieron otros $ 500 mil, para que ambos gladiadores crucen guantes en la fecha mencionada y que llegará a los hogares por la prestigiosa cadena deportiva.

La situación provocada por la pandemia del COVID-19 y las consiguientes pérdidas de trabajo para millones de personas en Estados Unidos, condujeron al abogado Bob Arum, principal ejecutivo de Top Rank, a no considerar la velada bajo el sistema de Pague-Por-Ver (PPV).

En ese sentido, Arum elogió el respaldo de ESPN y exhortó a que otros organizadores, televisoras y plataformas digitales hicieron algo similar: “Estas redes tienen que entender cómo la gente está sufriendo, cuántas personas en este país y en el Reino Unido están sin trabajo debido a esta pandemia”, afirmó Arum. “Creo que es realmente inmoral exigir que la gente gaste [más] dinero viendo su deporte favorito cada semana, cada dos semanas”.

Arum igualmente dejó entrever la posibilidad que al pleito Crawford-Brook pueda asistir una cantidad de público limitada, tal como se acordó para el enfrentamiento de unificación entre el ucraniano Vasil “Hi-Tech” Lomachenko y el estadounidense Teófimo “El Brooklyn” López, señalado el 17 de octubre, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde se autorizó unas 250 personas.

Sin embargo, Arum explicó que han analizado disputar la reyerta en el Allegiant Stadium, de La Ciudad del Pecado, con capacidad para 75 mil espectadores, aunque solo autorizarían la presencia de alrededor de 15 mil personas.

“Esperamos que estos combates (el Lomachenko-López y el Crawford-Brook) conduzcan a eventos en los que podamos tener una base limitada de espectadores, que paguen sus boletos y se encuentren a una distancia segura”, precisó Arum.

CRAWFORD HA RECIBIDO MUCHAS CRITICAS

También conocido por el pseudónimo de “El Cazador”, el nacido hace 32 años en Omaha, Nebraska, viene de aplicar el cloroformo al entonces invicto lituano Egidijus “La Máquina Mala” Kavaliauskas, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, donde el norteño hizo la tercera defensa del cetro de la OMB. El europeo fue a la lona en el séptimo y par de veces en el noveno, cuando el árbitro Ricky González concluyó las acciones a escasos 44 segundos del cierre de la fracción.

Aunque ocupa un lugar de privilegio entre los mejores libra por libra (P4P), Crawford ha recibido muchas críticas por enfocarse en Brook, pues en la división welter aparecen relevantes figuras como son el filipino Manny “PacMan” Pacquiao (62-7-2, 39 KOs) y el cubano Yordenis “El Príncipe Negro” Ugas (26-4-0, 12 KOs), dueños de las fajas de súpercampeon y campeón “regular” de la Asociación Mundial (AMB).

Igualmente, ocupa un puesto sobresaliente en las 147 libras, el invicto Spence Jr. (26-0-0, 21 KOs), dueño de los cinturones del Consejo Mundial (CMB) y de la Federación Internacional (FIB), quien expondrá ambos cetros ante el exmonarca mundial de dos divisiones (súperligera y welter), el descendiente de puertorriqueños Danny “Swift” García (36-2-0, 21 KOs), el 21 de noviembre, en una sede estadounidense.

Otros dos púgiles de gran prestigio y trayectoria, que le ofrecerían un exigente compromiso a Crawford son los experimentados Shawn “Showtime” Porter (31-3-1, 17 KOs) y Keith “El Único” Thurman (29-1-0, 22 KOs), éste víctima de Pacquiao por decisión dividida, en julio del pasado año.

BROOK OPTIMISTA EN DERROTAR A CRAWFORD

Crawford parte como favorito para ganar y de hecho debe imponerse, siempre y cuando el alejamiento temporal de casi 11 meses de cuadrilátero, no signifique que habrá una merma en sus armas, principalmente en sus rápidos desplazamientos o que tenga un desgaste prematuro debido a la inactividad, que lo convierta en blanco fácil para los potentes impactos del inglés, lo cual incrementaría considerablemente las posibilidades de triunfo de Brook.

“Él (Crawford) es un boxeador de la élite, pero nunca ha estado encima de un cuadrilátero con alguien tan fuerte, poderoso, rápido y que domine los tiempos del combate como yo”, dijo Brook a Sky Sports. “Estoy seguro que puedo destronar a él o a cualquier otro de los campeones mundiales estadounidenses de las 147 libras, en su territorio”.

Además de las indiscutibles habilidades de Crawford, Brook, de 34 años, debe superar otro obstáculo, pues sus últimos tres triunfos los ha conseguido en la división súper welter (154), tras par de reveses, el primero por nocaut en el quinto asalto frente al astro ucraniano Gennady “GGG” Golovkin, en peso mediano en 2016, y el inmediato un año más tarde, también antes del límite en el undécimo episodio versus el norteamericano Errol “La Verdad” Spence, en los welters, donde el inglés hacía la cuarta defensa de la corona de la Federación Internacional (FIB).

Junto a ello, Brook, quien sin dudas es muy fuerte en las 147 libras, encontrará dificultades para aterrizar sus puños, su arma fundamental, ante un púgil escurridizo, muy defensivo y que alterna con elevada eficiencia sus cambios de guardia de izquierda a derecha y viceverza.

En su más reciente combate, Brook anestesió en el séptimo asalto a su coterráneo Mark DeLuca, el 8 de febrero de este años, en Sheffield, Inglaterra, donde disputaron la faja vacante Intercontinental de las 154 libras.

Facebook Comments