Existen razones, poderosas razones, para creerle al mexicano Emanuel Navarrete cuando afirma que “estoy listo para vencer a Rubén” Villa, el viernes 9 de octubre, en La Burbuja, del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde disputarán el título vacante de la Organización Mundial (OMB), en las 126 libras, cartel que será transmitido por la cadena ESPN.

La faja pluma de las OMB se encuentra disponible, después que el estadounidense Shakur “El Audaz” Stevenson (14-0-0, 8 KOs) saltó a las división inmediata superior (130 libras), tras conquistarla en forma unánime frente a su coterráneo Joet González, en octubre pasado, sin que hiciera ninguna defensa posterior.

Todavía con 25 años, “El Vaquero” Navarrete (31-1-0, 27 KOs) llega al pleito con una racha de 26 victorias, 22 antes del límite y cinco defensas exitosas de la corona de las 122 libras, que abandonó por dificultades para cumplir con la báscula.

Ésta, versus el estadounidense Villa, será la segunda presentación de Navarrete en peso pluma. En la anterior anestesió en el sexto capítulo al también azteca Uriel “Yuma” López, el 20 de junio, en el Gimnasio de TV Azteca, pero al no existir una Comisión que validara el pleito, debido a que no estaban autorizados los combates en México por la pandemia del COVID-19, se consideró “No válido” (NC) el resultado.

Cuatro meses antes, Navarrete había aplicado también el cloroformo, en el undécimo episodio, al filipino Jeo “Tupas” Santísima (19-3-0, 16 KOs), en la que significó la quinta y última defensa del cinturón OMB de las 122 libras.

El resultado ante Santísima elevó a 26 las victorias consecutivas, 22 por la vía del sueño, después de su único fracaso hace ocho años, por fallo unánime ante Daniel Argueta, en Polanco, México, cuando contendía en la categoría mosca (112 libras).

“Mi cuerpo está mucho mejor”, dijo Navarrete, durante una conferencia de prensa final este miércoles 7 de octubre. “Estoy creciendo un poco más. Me estaba poniendo un poco difícil hacer 122. Ahora, subiendo a 126, creo que estoy más preparado. Estoy listo para este peso, estoy listo para esta pelea”.

Por su parte el zurdo “RV4” Villa, segundo del ranking de la OMB en la categoría, marcha invicto en 18 peleas, cinco por nocauts y de acuerdo con sus actuaciones previas y también en las filas amateurs, será un adversario difícil y que exigirá el máximo al combativo púgil el nacido en el Distrito Federal, de la capital mexicana.

“Este campamento ha sido el mejor de mi vida”, expresó Villa. “Apagué todas las redes sociales (…) y me concentré estrictamente en el entrenamiento. Estoy preparado para lo que traiga Navarrete, ya sea boxeo o presión”.

Sin duda alguna, Villa afrontará la pelea más exigente de su vida. Ha conseguido claras victorias, pero ésta será su primera pelea programada a 12 asaltos. La anterior a 10 rondas, que finalizó por amplia decisión sobre el cubano Alexei “El Huracán” Collado, el 31 de enero, en Luisiana, donde el estadounidense hizo la segunda defensa del cetro Internacional de la OMB, en peso pluma.

Villa no estaba contemplado para disputar el título, pero como por arte de magia se le abrieron las puertas, después que el norteamericano Jessie Magdaleno, uno de los designados para disputarlo, decidió dar un paso al costado, al rechazar la oferta monetaria de Top Rank, por considerarla insuficiente para un pleito por la corona de las 126 libras.

“Me sentí un poco decepcionado cuando me bajaron a la tercera posición (del ranking), pero sabiendo cómo es el boxeo, comprendí que son cosas que ocurren”, dijo Villa en una conferencia virtual. “Después me emocioné al escuchar que Magdaleno no aceptaba la pelea, por la razón que fuera, y yo ocupaba su lugar”.

Después que Magdaleno salió de escena, Villa, quien se encuentra bajo la tutela promocional de Banner Promotions y Thompson Boxing,  tuvo la oportunidad de negociar directamente con Top Rank para concretar el duelo, que en un principio estaba previsto el 17 o el 24 de octubre, pero después se adelantó para el 7 de octubre, en idéntico escenario, el MGM Grand, de Las Vegas.

“Estuve en el gimnasio, entrenando y haciendo ´sparrings´ durante meses, esperando que llegara la oportunidad y por designios del destino llegó esa ansiada oportunidad”, añadió Villa con evidente entusiasmo. “Ahora llega en el momento perfecto de nuestra carrera”.

Nacido hace 23 años, en Salinas, California, Villa es consciente que el mexicano Navarrete posee un estilo agresivo, de alto volumen y poder en sus golpes, Villa señala que su estilo hábil de boxear, con rápidos movimientos de piernas, serán cruciales para salir con el brazo en alto.

“Su estilo agresivo se convertirá en una de sus debilidades frente a mi”, precisó Villa. “Siento que Navarrete es quien tendrá que hacer más ajustes en este combate. Mis últimas cuatro o cinco peleas han sido frente a grandes, fuertes y agresivos boxeadores y no fueron capaces de adaptarse (a mi estilo). Creo que mientras tenga confianza y me ciña a mi plan, podré vencer a este tipo”.

Facebook Comments