Nueve años separan al astro ucraniano Vasily Lomachenko del también talentoso estadounidense Teófimo López. Y este próximo 17 de octubre, en la Burbuja del hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, uno de los dos demostrará que es el dueño de la división de peso ligero.

En ese trascendental y añorado duelo, el zurdo Lomachenko (14-1-0, 10 KOs) expondrá las coronas de la Asociación Mundial (AMB) y la Organización Mundial (OMB) -también es “Campeón Franquicia” del Consejo Mundial (CMB)-, en tanto el norteño someterá el correspondiente a la Federación Internacional (FIB).

Después de innumerables tejes y manejes, el combate inicialmente se intentó hacerlo en mayo y después en septiembre, pero la pandemia del COVID-19 obligó a posponerlo en ambas ocasiones. Ahora todo indica que se llevará a cabo finalmente y con el aliciente de un grupo de espectadores, entre ellos promotores y fanáticos.

Aunque para ambos es un gigantesco reto, para “Hi-Tech” Lomachenko, de 32 años, significará poner a prueba su posición entre los mejores libra por libra (P4P), mientras “El Brooklyn” López, de 23, se ve obligado a ratificar sobre el cuadrilátero todas las diatribas que ha lanzado contra el europeo.

Desde hace meses, López ha insistido en que “noquearé a Lomachenko”, basado en sus múltiples habilidades, incluido su innegable poder de puños y diferencia de edad.

Pero al conocer las últimas declaraciones de López Jr., el astro de Ucrania, radicado en Oxnard, California, ha ripostado cada una de esas afirmaciones. “Cuando nos enfrentemos en las Vegas se comerá mis golpes y sus palabras. Seré el mejor de los dos y regresaré a mi país con cuatro títulos mundiales. Él (Teófimo) es muy bueno hablando y lo único que ha hecho es mencionar mi nombre en los dos últimos años”.

No obstante, Lomachenko, quien siempre se ha caracterizado por la mesura en sus palabras, reconoció que “(López) no será fácil para mi, pero ya veremos. Eso lo dijeron también otros boxeadores y el resultado fue distinto a lo que predijeron”.

Lomachenko viene de doblegar unánime al inglés Luke “Mano Fría” Campbell, el 31 de agosto del pasado año en Londres, pero ahora tendrá ante sí a un joven que ha insistido hasta el cansancio enfrentarlo y sin dudas el mayor peligro desde que cruzó guantes con el venezolano ex campeón mundial Jorge “El Chico de Oro” Linares, al que derrotó antes del límite en el décimo episodio, en mayo de 2018.

Ex campeón pluma (126) y súperpluma (130), Lomachenko precisó que los boxeadores cuando entran al ring sólo se concentran en combatir y se olvidan de todos los comentarios y las promesas previas.

Igualmente, Lomachenko refutó los señalamientos de López, quien insiste en que saldrá victorioso entre otros aspectos debido a la edad de Lomachenko. ”No me preocupa la edad. Solo tengo 32 años y estoy en plenitud de condiciones. ¿Quién hizo las reglas sobre la edad en el boxeo. Depende del estilo de vida. Algunos peleadores comienzan el declive a los 27 años, otros a los 30 y algunos llegan en excelente forma a los 47. Me siento muy bien y joven todavía. No tengo ninguna preocupación en ese sentido”.

El astro de Ucrania parte como favorito para llevarse la victoria, en algunos casos por margen de 3-1 ó de 4-1 en varias casas de apuesta, pero en sentido general el europeo tiene a la gran mayoría de apostadores y expertos inclinándose hacia su lado.

No obstante, López, hijo de hondureños pero nacido en Nueva York, subestima todos esos criterios adversos y señala que sobre el cuadrilátero ambos tendrán las mismas posibilidades de conquistar el triunfo y las coronas de las 135 libras.

“No. !Diablos, no! Para nada me molesta que lo den favorito”, dijo López cuando le comentaron sobre la opinión casi generalizada. “De hecho, quiero que las probabilidades estén más a su favor. De esa manera, puedo apostar por mí mismo y ganar más dinero. Entonces si quieres ganar más dinero con Teófimo, haz tus apuestas ahora”.

Por los constantes dardos verbales que ambos gladiadores se han lanzado a lo largo de muchos meses, un morbo adicional envuelve a este pleito, sin dudas uno de los más esperados en este 2020.

“Lomachenko es un gran boxeador, pero es como una diva”, dijo López Jr. “Gracias a Dios tenemos esta pelea, no para matarlo, pero sí para ganar. Y voy a hacerlo por nocaut. Vamos a hacer historia”.

Desde que López debutó en el pugilismo rentado en 2016 ha mostrado un ascenso constante y sus triunfos se basan en una pegada demoledora, excelente contragolpeo, estilo variado y una elevada confianza en sí mismo.

En su última confrontación frente al ghanés Richard “RC” Commey (29-3-0, 26 KOs), López demostró que es un púgil de la élite y que su juventud no es obstáculo para que pueda salir con el brazo en alto versus Lomachenko, un escurridizo zurdo, igualmente con talento superior, quien es un artífice para ajustarse con rapidez al plan táctico de su oponente y sacar provecho de su velocidad y versatilidad.

Facebook Comments