El zurdo mexicano Luis “Pantera” Nery es un púgil que posee habilidades y un gran poder en sus puños. Su récord invicto en 30 combates, 24 antes del límite, 11 de ellos en forma consecutiva en sus más recientes ascensos al cuadrilátero, dan prueba de ello.

Pero Nery, con 25 años y oriundo de Tijuana, Baja California ha dejado una estela de irresponsabilidad en algunos momentos de su trayectoria que comenzó en 2012, pues en varias ocasiones ha incumplido con la báscula e incluso dio positivo a una sustancia prohibida hace tres años.

Ahora, de cara a su próximo pleito, el fantasma del pesaje se cierne sobre él como Espada de Damocles.

Cinco años después del debut  -que finalizó en triunfo por nocaut en el primer asalto ante su coterráneo José Salgado-, Nery anestesió en el cuarto asalto al japonés Shinsuke Yamanake, el 15 de agosto de 2017, en la ciudad nipona de Kyoto, donde se apropió de la la faja gallo del Consejo Mundial (CMB), que el local exponía por décima tercera ocasión.

Todo parecía ir sobre ruedas para el zurdo de Tijuana, pero un día antes de la revancha, prevista el 1 de marzo de 2018, Nery llegó a la báscula excedido de peso en más de tres libras, con lo cual el cetro quedó solo a disposición del Yamanaka.

Después de los acuerdos de rigor, en cuanto a una indemnización monetaria al retador, Nery nuevamente aplicó el cloroformo a Yamanaka, en esa ocasión en el segundo episodio, entonces en Tokio, la capital japonesa.

Un revuelo mayor causó el exámen toxicológico a Nery, que detectó rastros de clorhidrato de Zilpaterol, una sustancia prohibida no esteroidal, que se utiliza en México para engordar y mejorar el rendimiento de los bovinos.

En un principio hubo dos criterios antagónicos: La Comisión de Boxeo de Japón suspendió de por vida a Nery por el sobrepeso, sin embargo, la directiva del Consejo Mundial (CMB), con sede principal en México, se hizo de la vista gorda y en forma indulgente atribuyó el positivo de Nery a la posibilidad de haber consumido carne contaminada con ese producto.

Pocos días después, el CMB rectificó la decisión y en un comunicado público afirmó que “llegar al pesaje por encima del límite, es algo inaceptable, por lo que anunciamos formalmente la suspensión indefinida de Luis Nery, quien será citado a comparecer ante una audiencia como parte de una investigación exhaustiva de la circunstancias”.

Autorizado a pelear nuevamente, Nery regresó a la acción competitiva frente al filipino Jason “JCM” Canoy, a quien noqueó en la tercera fracción, el 6 de octubre, de ese año 2018, en Tijuana. Dos meses después igualmente puso a dormir al venezolano Renson “El Gato” Robles, en la ciudad mexicana de Saltillo.

En marzo del siguiente año, Nery igualmente doblegó antes del límite, en el cuarto rollo, al puertorriqueño McJoe Arroyo, en el AT&T, de Arlington, Texas. Sin embargo, los problemas con el pesaje se repitieron en la próxima confrontación versus el zurdo dominicano Juan Carlos “Baby Pacquiao” Payano, pues debió comparecer en par de ocasiones ante la báscula para cumplir con la báscula. 

La victoria por nocaut en el noveno asalto le reportó el título Plata del Consejo Mundial (CMB), en las 122 libras, en reyerta efectuada el 20 de julio del pasado año, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, que fue su último pleito.

LUIS NERY VS AARON ALAMEDA

En una velada en la que estarán en disputa varias coronas mundiales, Luis Nery buscará el 28 de septiembre adueñarse del cinturón vacante del Consejo Mundial (CMB) en las 122 libras, cuando cruce guantes con su compatriota Aaron “El Tigre” Alameda (25-0-0, 13 KOs).

Al referirse a su próximo combate, Nery dijo que “conozco que Alameda es un peleador duro e invicto que lo dejará todo en el ring. Quiere ganar, al igual que yo, y sé que trabaja todos los días para rendir al máximo de su potencial. Creo que mi velocidad y mi talento general me convertirán en el ganador. El aplazamiento me ha dado aún más tiempo para entrenar y prepararme para este enfrentamiento. Estoy 100% listo “.

Nery expresó que estaba muy satisfecho con su nuevo entrenador, el experimentado Eddy Reynoso, quien también guía al astro Saúl “Canelo” Álvarez y a otras figuras relevantes, en el gimnasio de San Diego, California.

“El entrenador Reynoso me ha ayudado mucho con en la defensa”, precisó Nery. “Ha insistido en que mantenga en alto mis manos y también en la eficiencia. Igualmente, sus consejos van dirigidos a que haga todo lo posible para incrementar mi poder y la velocidad. Me siento muy fuerte y listo para esta pelea ante Alameda”.

Aunque esos factores resultan importantes para obtener el triunfo, seguramente Reynoso ha insistido en el control del peso, para que no vuelva a incidir en el choque inmediato y tampoco en futuro de Nery, quien ha expresado que de salir con el brazo en alto intentará unificar con el estadounidense Brandon “El Rompecorazones” Figueroa (20-0-1, 15 KOs).

Con 23 años y nacido en Weslaco, Texas, Figueroa, propietario de la faja de la Asociación Mundial (AMB) en las 122 libras, chocará con el zurdo Damien “Sugar” Vázquez (15-1-1, 8 KOs) en la misma velada que Nery y Alameda.

Facebook Comments