Hace 18 meses, el 9 de marzo del pasado año, el cubano Yordenis Ugás perdió ante el estadounidense Shawn Porter la posibilidad de convertirse en monarca mundial, en duelo que la gran mayoría estimó debió convertirse en victoria, en Carson, California.

Pero dos de los jueces, Max DeLuca y Steve Morrow otorgaron boletas de 115-113 y 116-112 favorables al norteño, quien rehusó pelear casi durante todo el duelo e incluso fue beneficiado por el árbitro Jack Reiss en el duodécimo, al desestimar un derribo a Porter producto de un impacto de Ugás como se observó en la repetición en video. Esa caída, que el tercer hombre sobre el cuadrilátero señaló como resbalón, seguramente hubiera cambiado el resultado del pleito.

Por su parte, la californiana Zachari Young vio ganar a Ugás 117-111, una puntuación más ajustada al desarrollo de las acciones, que coincidió con la de otros conocedores que observaron el enfrentamiento. (Fue la misma que otorgó Boxeo.tv/Zona de Boxeo). De cualquier forma, es justo reconocer que resultó un combate cerrado, que al final fue a la cuenta de “Showtime” Porter por decisión dividida.

Tras aquel dudoso revés ante Porter, que le impidió alcanzar el título welter del Consejo Mundial (CMB), “El Príncipe Negro” Ugás ha obtenido par de triunfos y ahora se encuentra en la cima del ranking de la Asociación Mundial (AMB), organismo que ordenó combatiera contra el ruso Alexander Besputin, entonces monarca regular de la categoría.

Pero Ugás (25-4-0, 12 KOs) vio frustrarse esa anhelada segunda oportunidad de convertirse en monarca del orbe, cuando Besputin (14-0-0, 9 KOs), un zurdo de 28 años, que vive en Oxnard, California, dio positivo a la sustancia Ligandrol, que contribuye al crecimiento muscular y se encuentra en la lista de drogas prohibidas por la AMB.

Días más tarde, la AMB ordenó en la 99 Convención Mundial, efectuada en forma virtual del 1 al 4 de julio, que Ugás enfrentara al estadounidense Abel Ramos (26-3-2, 20 KOs), un norteamericano de 29 años, que ocupa el sexto peldaño en la clasificación y suma ocho victorias.

Medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing-2008 (perdió cerrada decisión en semifinales con el francés de origen africano Daouda Sow), Ugás afirmó que debido a sus sólidas y convincentes actuaciones, debía recibir esa ansiada oportunidad de luchar por la corona que perdió Besputin.

Sabiendo que “agua pasada no mueve molinos”, Ugás, de 33 años y nacido en la oriental provincia de Santiago de Cuba, asegura que “no tengo dudas que le gané a Porter (no quiso ofrecer la revancha), pero eso es tiempo pasado. Ahora tengo un nuevo oponente y voy a afinar los entrenamientos para presentarme en la mejor manera posible”.

Cuatro fracasos tiene Ugás, asentado desde hace varios en el sur de Florida, tres de ellos por decisión dividida: frente a Johny García, en 2012 y ante Emanuel Robles, en 2014, así como el polémico traspié versus “Showtime” Porter, el 9 de marzo del pasado año, Carson, California, donde el norteamericano exponía por primera ocasión el cetro del CMB en las 147 libras. El otro revés por unanimidad ante el estadounidense Amir Iman, en mayo de 2014, en Los Ángeles, California.

“Después de tanto tiempo buscando un cinturón, creo que se me hace justicia. Sé que Ramos también quiere lo mismo, pero estoy en excelentes condiciones físicas y mentales, y la motivación ahora es doble”, afirmó Ugás al diario El Nuevo Herald, de Miami.

No obstante, el ganador entre Ugás y Ramos tendrá la obligación de disputar el título frente al también ruso Radzhab “El Pitón” Butaev (12-1-0, 9 KOs), derrotado unánime por Besputin, el 30 de noviembre último en Monte Carlo, Principado de Mónaco.

“Resulta estimulante que hay algo en el horizonte y tan importante como una faja de mi división”, recalcó Ugás. “Soy un guerrero y conmigo hay que batirse. Voy con todo por ese título del mundo”.

Ramos, nacido en Pensilvania y radicado en Casa Granda, Arizona, se impuso por nocaut técnico en el décimo asalto a su coterráneo zurdo Bryant “Goodfella” Perrella, el 15 de febrero pasado, en Nashville, Tennessee. Al momento de anestesiar a su rival, Ramos iba detrás en las tres tarjetas de los jueces, dos por 88-83 y la otra 87-84.

Coincidentemente, Ugás también aplicó el cloroformo a Perrella, en un combate efectuado el 27 de septiembre de 2016, en Pojoaque, Nuevo México, Estados Unidos. El estadounidense fue a la lona en el primer episodio y nuevamente en el cuarto, cuando el árbitro Rocky Burke detuvo las acciones después de 2:20 minutos de esa fracción.

Sólido y fuerte pegador con ambas manos, Ugás parte como favorito para imponerse a Ramos, quien a lo largo de su carrera ha demostrado poseer un sólido mentón, pues su único fracaso antes del límite ocurrió ante Regis “Rougarou” Prograis, en la división de 140 libras, hace cinco años.

Si en su plan táctico, Ramos elige los intercambios frente a Ugás ofrecería al cubano opciones de concluir por la vía del cloroformo, teniendo en cuenta que pega mucho más que Prograis y ha tenido grandes progresos en los últimos años, sobre todo desde que está asesorado por el profesor cubano Ismale Salas

Facebook Comments