Con 37 años, recién cumplidos el 3 de agosto,y 16 en su convulsa carrera profesional, el boxeador puertorriqueño Jonathan Oquendo se encuentra a las puertas de la que podría ser la última oportunidad de conquistar un título del mundo en esta exigente y sacrificada disciplina deportiva.

“Polvo” Oquendo (31-6-0, 19 KOs) parece que finalmente chocará con el estadounidense Jamel “Semper Fi” Herring, monarca súperpluma de la Organización, en duelo pospuesto en par de ocasiones y señalado ahora el 5 de septiembre, en la Burbuja, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Oquendo y Herring tenían previsto enfrentarse el 2 de julio, pero unos días antes  el norteño sorpresivamente se sintió mal y fue diagnosticado con COVID-19 en un chequeo de rutina, por lo que la pelea fue pospuesta y reprogramada para 12 días después.

Para la segunda fecha, todo marchaba sin contratiempos, pero nuevamente el monarca mundial arrojó positivo en las pruebas efectuadas el 11 de julio, una jornada antes del pleito, y la suspensión no se hizo esperar, ante la frustración de ambos contendientes y de todo el aparato organizativo, incluida la promotora Top Rank y la cadena deportiva ESPN, que tiene las riendas para transmitir la pelea.

La incertidumbre dio paso al optimismo el 13 de agosto cuando se informó que la reyerta había sido reprogramada para el sábado 5 de septiembre, con idéntica sede del Centro de Conferencias del MGM Grand, nombrado como La Burbuja por concentrar en su interior a los boxeadores y sus allegados, así como el personal indispensable (árbitro, jueces, masajistas, doctores, técnicos televisivos, etc), pero con la exclusión de público, todo con el propósito de evitar que continúe expandiéndose la pandemia, que ha convulsionado el planeta.

“Estoy muy feliz de finalmente tener esta oportunidad de retar a Herring por el título mundial, después que la pelea fue cancelada dos veces debido al coronavirus”, escribió Oquendo en un comunicado público. “En un momento pensé que tal vez la pelea no sucedería, pero gracias a Dios ahora estamos listos para el 5 de septiembre”.

Anteriormente, Oquendo, oriundo de Bayamón, tuvo la posibilidad de ceñirse un cinturón ecuménico frente al púgil de guardia siniestra Jesús “El Jinete” Cuéllar, el 5 de diciembre de 2015, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, pero el boricua perdió por unanimidad, con una desfavorable caída en el cuarto asalto, en la que significó para el argentino, la primera exposición de la faja pluma de la Asociación Mundial (AMB).

“Sabemos que Jamel es un peleador zurdo, muy alto y escurridizo que tiene ventaja en alcance, pero estamos trabajando en esos aspectos y sabemos que no tendremos problemas”, dijo Oquendo a un diario de la Isla del Encanto. “Mi compañía sabe lo duro que peleo y me entreno. A los fanáticos les gusta mi forma de combatir porque siempre hago grandes peleas”.

Posterior al duelo contra Cuéllar, Oquendo suma cinco victorias y un revés desde que ascendió a las 130 libras. En el debut en los súperplumas, el nacido en Puerto Rico se impuso por abandono en cinco asaltos al nicaragüense Orlando “Naval” Rizo, en julio de 2017, cuando el pinolero sufrió la quinta derrota sucesiva. Después cayó en otros cuatro pleitos en línea y decidió colgar los guantes en 2018.

El único fracaso de Oquendo en las 130 libras, se lo infligió por fallo unánime en 10 rondas, el estadounidense Lamont Roach Jr., el 4 de mayo del pasado año, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas, donde disputaron la faja vacante Latina, de la Organización Mundial (OMB).

Seis meses después, el 9 de noviembre, Roach Jr. (19-1-1, 7 KOs) sucumbió por igual decisión ante Herring, en presencia de unos siete mil espectadores en el estadio de béisbol al aire libre Chuckchansi Park, de Fresno, California, que significó la primera defensa exitosa del título para “Semper Fi”, quien se apropió del título al doblegar al japonés Masayuki Ito, en 2015, en Florida.

“Es ahora o nunca y en esta segunda oportunidad voy a darlo todo”, dijo Oquendo a otra publicación de la isla caribeña. “Sabemos lo que este reto representa para mí, pero la preparación está y un triunfo sería histórico para mi carrera”.

Electricista de profesión y ex-integrante del cuerpo de Marines, Jamel Herring fue enviado en dos ocasiones a Irak, en la denominada Guerra del Golfo, que se extendió entre marzo de 2003 y diciembre de 2011. Después de concluir el conflicto bélico y todavía perteneciendo a la Marina, Herring asistió como capitán del equipo de Estados Unidos a la cita en la capital londinense. Perdió por puntos (19-9) en su primer choque ante el kazajo Daniyar Leleussinov.

Semanas más tarde y entonces liberado de la vida militar, Herring firmó un contrato profesional. Ya en las filas rentadas ganó los primeros 15 combates de su carrera. Sufrió el primer revés, por nocaut en el décimo round, ante el ruso Denis “Gengis Khan” Shafikov, en julio de 2016, en Reading, Pensilvania, donde también besó la lona en el  segundo.

Un año más tarde perdió por segunda vez, en esa ocasión unánime frente al zurdo estadounidense Ladarius “Memphis” Miller, en Las Vegas. En lo adelante ha logrado cinco triunfos, el más reciente unánime versus Roach Jr. el 9 de noviembre, en California.

“Estoy de vuelta, sano y 100 por ciento listo para defender mi título mundial”, afirmó sonriente Herring. “Oquendo es un oponente fuerte que reconoce que esta es su última oportunidad de ganar un título mundial. Él viene por lo que tengo, pero no lo voy a permitir. Volveré a casa para celebrar con mi familia y mi cinturón”.

Facebook Comments