Tal como la inmensa mayoría predecía, el zurdo cubano Erislandy Lara se impuso fácilmente al estadounidense Greg Vendetti, el 29 de agosto, en el Microsoft Theather, de Los Ángeles, California, donde el caribeño retuvo la faja súpermediana de la Asociación Mundial (AMB), que exponía por primera vez, después de conquistarla cuando se encontraba vacante en agosto del pasado año.

Superior en los aspectos técnicos (defensa, rapidez de manos y piernas, y efectividad), también en alcance y estatura e igualmente en experiencia frente a grandes rivales, “El Sueño Americano” Lara (27-3-3, 15 KOs) le dio durante los 12 asaltos una clase de boxeo a “El Villano” Vendetti (22-4-1, 12 KOs), quien exhibió como mejor arma, un permanente intento por vulnerar la maestría del nacido hace 37 años en la oriental provincia de Guantánamo y radicado en Houston, Texas.

Pero el esfuerzo constante, la agresividad y la pasión mostradas por Vendetti, un plomero de 30 años, oriundo de Massachusetts, resultaron insuficientes para salir con el brazo en alto, ante un rival con las habilidades de Lara.

Los tres jueces quizás fueron bastante benévolos al entregar sus tarjetas de lo ocurrido sobre el cuadrilátero: Lou Moret y Zachary Young dieron puntuaciones idénticas de 117-111 (tres asaltos favorables a Vendetti), en tanto Carla Caiz (116-112) lo vio ganar !cuatro!, seguramente en reconocimiento por llevar la iniciativa la mayoría del tiempo.

Los números aportados por la empresa Compubox reflejan que Lara conectó 161 golpes, mientras Vendetti solo llegó en 88 ocasiones a la anatomía del zurdo del archipiélago caribeño. Insuficientes los golpes, muchos imprecisos, cuando Lara se protegía con ambos puños, para concederle cuatro parciales.

No obstante, es difícil ignorar un aspecto que resaltan los detractores de Lara: el pobre espectáculo que ofrece al público (sea presencial y/o televisivo), aunque sus parciales y los amantes del boxeo técnico admiran sus desplazamientos, domino del ring, contragolpeo y sentido de la distancia. 

Quizás Lara podría todavía desarrollar una fórmula intermedia, que sin menoscabar sus atributos personales, le aporte mayor interés por sus presentaciones y en consecuencia combates con bolsas superiores, aunque, sin dudas, depende de lo que él esté dispuesto a arriesgar y del plan táctico que le exija su entrenador, en este caso el experimentado Ismael Salas, quien nuevamente lo guía en su carrera.

Vale recordar que Lara ofreció un duelo de intercambios permanentes con el norteño Jarrett “Swift” Hurd, que los medios de prensa y expertos refrendaron con múltiples elogios en abril de 2018, cuando al final del año fue incluido entre los nominados a Pelea del Año.

El cubano estuvo muy cerca de llevarse la victoria, que sonrió a su rival por dos votos favorables de 114-113, en tanto el otro fue a su cuenta con idéntico puntaje. Un derribo de Hurd a Lara en el asalto de despedida decretó el fracaso, el tercero de su carrera, los anteriores ante Canelo Alvarez (por controvertido fallo dividido en 2014) y versus el zurdo estadounidense ya retirado Paul “El Castigador” Williams (mayoritario en julio de 2011).

Tan cuestionable y poco ajustada a lo sucedido fue la votación de los jueces en el enfrentamiento versus Williams, que el trío fue suspendido por su deficiente labor (Donald Givens 116-114, Hilton Whitaker Jr. 115-114 y Al Benneth 114-114).

Una segunda pelea nunca se pudo efectuar porque Williams todavía permanece paralizado por las lesiones que amenazan su vida, sufridas en un accidente de motocicleta, 10 meses después del pleito contra Lara.

Lara ha insistido en la revancha ante Hurd y también con el ganador del pleito de unificación entre el gemelo norteamericano Jermell “El Hombre de Hierro” Charlo (33-1-0, 17 KOs) y el dominicano Jeison “Banana” Rosario (20-1-1, 14 KOs), previsto el 26 de septiembre, en el Mohegan Sun Casino, de Uncasville, Connecticut, donde estarán en juego la faja del Consejo Mundial (CMB) de Charlo, así como las de la Asociación Mundial (AMB) y la Federación Internacional (FIB), del quisqueyano, ambas en las 154 libras.

“Definitivamente, después de este combate estoy listo para cualquiera de los campeones de la división y en particular deseo al ganador entre Jermell Charlo y Jeison Rosario”, dijo Lara minutos después de doblegar a Vendetti. “Ese combate puede hacerse. Yo estaré listo para asumirlo”.

Horas antes de cruzar guantes frente a Vendetti, Lara aseguró en una conferencia de prensa que deseaba la revancha frente a Hurd, pero según su versión, éste no quiso aceptar el choque. “Mi equipo se acercó a Hurd para una segunda pelea y él dijo que no. Estoy abierto a esa revancha en cualquier momento que él esté dispuesto a hacerlo y siempre que sea posible”.

El equipo de Hurd hasta ahora no ha ofrecido ningún comentario, en relación con la presunta propuesta del cubano.

Facebook Comments