Tic tac. Tic Tac. El reloj continúa su indetenible curso y cuando han transcurridos casi ocho meses de este 2020, el astro mexicano Saúl “Canelo” Alvarez sigue sin tener un rival definido para el próximo combate, que ni siquiera tiene fecha ni sede.

A inicios de año, hubo negociaciones para que Alvarez (53-1-2, 36 KOs) se enfrentara el 2 de mayo en la T-Mobile Arena de Las Vegas, al zurdo británico Billy Joe “SuperB” Saunders, monarca del orbe súpermediano de la Organización Mundial (OMB) pero la pelea fue cancelada por la presencia del COVID-19.

Más tarde y después de innumerables tentativas con disímiles nombres (ninguno confirmado) y complejos vericuetos económicos, nuevamente apareció con fuerza en el horizonte la figura de Saunders (29-0-0, 14 KOs) para un presunto pleito el 12 de septiembre.

Pero a inicios de julio, el propio Saunders se encargó de “bajarse del tren” alegando que no alcanzaría una óptima forma deportiva para esa fecha, aunque sí estaría listo y podría hacerlo en noviembre o diciembre.

AVNI YILDIRIM, RETADOR OBLIGATORIO

El asunto sobre el inmediato adversario de Canelo se complicó hace pocos días cuando el Consejo Mundial señaló como retador obligatorio al turco Avni “Mr. Robot” Yildirim (12-2-0, 12 KOs), en un duelo en el que ambos buscarían la faja vacante del Consejo Mundial (CMB), que quedó en el limbo cuando el estadounidense, descendiente de mexicanos, David Benavidez incumplió con la báscula un día antes de cruzar guantes con el colombiano Alexis Angulo, el 15 de agosto, en el Monehan Sun Casino, de la ciudad de Uncasville, Connecticut. Debemos recordar, que el cinturón pertenecía al pelirrojo mexicano, pero el CMB lo elevó a “Campeón Franquicia” y la corona quedó momentáneamente en el limbo.

“Bandera Roja” Benavidez (23-0-0, 20 KOs) noqueó a Angulo (26-2-0, 22 KOs) en el décimo asalto, pero sobrepasó en casi tres libras al límite permitido, lo cual le impidió retener la corona, que ahora colocan a disposición del ganador entre Canelo y Yildirim.

En su decisión, el CMB señaló que en los próximos días ofrecería el procedimiento para las negociaciones entre los representantes de Canelo y de Yildirim, con el objetivo, además, de que el pelirrojo azteca, nacido hace 30 años en Guadalajara, Jalisco, regrese a los encordados antes que finalice el año y tras nueve meses desde su último ascenso al cuadrilátero, cuando derrotó por nocaut en el undécimo rollo al ruso Serguey “El Triturador” Kovalev, quien cedió el título semipesado de la Organización Mundial (OMB).

PLATAFORMA DAZN TENSA LA CUERDA

Pero la plataforma DAZN, que tiene un contrato con Canelo por 11 peleas y $365 millones durante cinco años firmado en octubre de 2018, no está de acuerdo en otorgarle alrededor de $ 40 millones al azteca por la pelea con Yildirim, al que considera en inferior nivel a Saunders, Smith o también a Gennadi “GGG” Golovin, aunque éste (monarca de las 160 de la FIB) se encuentra fuera de las opciones, pues tiene un acuerdo verbal con el polaco Kamil Szeremeta (21-0-0, 5 KOs), retador obligatorio del kazajo por decisión de ese organismo sancionador.

Paralelo a la ordenanza del CMB, los directivos de la plataforma DAZN está sosteniendo conversaciones con similares de la compañía Golden Boy Promotions (GBP), que guía la carrera promocional de Canelo, para que pelee frente a un oponente de élite, como lo son Saunders o Smith, dado que incluso no hay certeza todavía de que en los próximos meses se autoricen las peleas con público, un elemento adverso que disminuiría los ingresos para los patrocinadores del mexicano. Las posibles sedes son Las Vegas, en el estado de Nevada, o Los Ángeles, en California.

Tras el triunfo de Canelo Álvarez por nocaut en el undécimo asalto frente al ruso Sergey “El Triturador” Kovalev, al que arrebató el cetro de la OMB en las 175 libras y la cuarta faja mundial en divisiones diferentes, existían dudas sobre el peso que competiría Canelo en el siguiente combate. Pero semanas después, Oscar De La Hoya, principal ejecutivo de GBP, despejó la incógnita asegurando que sería en 168 libras.

La lista de pretendientes incluía a Smith y a Saunders, así como a los estadounidenses Caleb “Manos Dulces” Plant, titular de la Federación Internacional (FIB) y a David “Bandera Roja” Benavidez, propietario por aquel entonces de la corona del Consejo Mundial (CMB), todos en las 168 libras. Por esos días se mantenía la incógnita de quién sería el agraciado, mientras el pasar de los días, incluido el confinamiento por el coronavirus, han presionaba a los representantes del tapatío como Espada de Damocles.

SAUNDERS, UN RIVAL A LA MEDIDA PARA CANELO

La falta de una fuerte pegada de Saunders quizás es uno de los elementos que la balanza se incline a ser el elegido para rivalizar con Canelo por delante de los demás contendientes de las 168 libras. El inglés ha basado sus éxitos, apoyándose en una gran movilidad e inteligencia, que le permiten hacer fallar los golpes de  sus oponentes y colocar los suyos. De esa forma, suma puntos en las tarjetas de los jueces y al final sale con el brazo en alto.

Con esa premisa y dada la resistencia física de Canelo y su demostrado sólido mentón, serían mínimas las posibilidades de que Saunders pueda imponerse por la vía del cloroformo, lo que incrementa el fantasma de un fallo arbitral favorable al peleador mexicano, como ha ocurrido en varias de sus peleas en “su casa” de la ciudad de Las Vegas.

Del otro lado, Canelo posee superior contundencia en sus impactos y en la medida que coloque su mortífero gancho de zurda en forma repetida, disminuirá la velocidad en los desplazamientos de Saunders, quien entonces estaría expuesto a un castigo que le impida llegar hasta el cierre.

Álvarez ha señalado que no le preocupa el estilo de Saunders, que puede adaptarse a los movimientos del británico sobre el cuadrilátero y derrotarlo por cualquier vía. Si el resultado es favorable ante Saunders, como están convencidos el propio Canelo y sus representantes, existen buenas probabilidades que choque nuevamente con  Golovkin, en una trilogía que tiene muy ilusionado a los fanáticos, después de un polémico empate y no menos controvertido triunfo por fallo mayoritario en septiembre de 2018.

En diciembre de ese propio años, dos meses más tarde de firmar con DAZN, Canelo anestesió en el tercer rollo al inglés Michael “Rocky” Fielding, en la Meca del Boxeo, el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde se apropió del título semipesado, que ostentaba el derrotado.

Después de eso y como parte del acuerdo con la plataforma, Canelo venció unánime al estadounidense Daniel “El Hombre del Milagro” Jacobs, en la T-Mobile Arena, y con posterioridad a Kovalev en la sala Garden, del hotel y casino MGM Grand, ambos combates en la Ciudad del Pecado.

Saunders en su más reciente ascenso al cuadrilátero, se impuso por nocaut técnico en el undécimo asalto al argentino Marcelo “El Terrible” Cóceres, el 9 de noviembre del pasado año, en el Staples Center, de Los Ángeles, donde hizo la primera exposición de la corona de la OMB en las 168 libras.

También fue monarca mediano de la misma organización, al derrotar por fallo mayoritario al irlandés Andy “Irish” Lee, en diciembre de 2015, en la ciudad británica de Manchester.

Elevado a campeón franquicia del CMB en las 168 libras, Canelo, reconocido por varios sitios especializados como el Mejor Libra por Libra en la actualidad, ha ostentado los títulos en las categorías súperwelter, mediana, súpermediana y semipesada.

Facebook Comments