En principio, el objetivo es el mismo del campeón mexicano Julio César Martínez y del retador puertorriqueño McWillians Arroyo: conquistar la victoria. Pero cada uno tiene motivaciones diferentes, de cara al combate que estaba señalado el 15 de agosto, en plena calle del centro de Tulsa, Oklahoma y ahora hay que reprogramarlo, por una afección en la garganta del campeón.

Monarca del Consejo Mundial (CMB) en las 112 libras, “El Rey” Martínez (16-1-0, 12 KOs) espera salir con el brazo en alto por cualquier vía y después lanzarse en búsqueda de un pleito de unificación con el invicto ucraniano Artem Dalakian (20-0-0, 14 KOs), dueño de la faja de la Asociación Mundial (AMB), en la misma categoría.

Ya con 34 años y consciente de que quizás no aparezca otro oportunidad similar en el futuro, el gemelo Arroyo (20-4-0, 15 KOs) añora alcanzar una faja del orbe, después de dos intentos infructuosos, el primero por fallo dividido frente al tailandés Amnat Ruenroeng, en 2014 y el otro por unanimidad versus el nicaragüense Román “Chocolatito” González, en 2016, ambos en peso mosca.

Martínez, de 25 años, viene de doblegar por unanimidad al galés Jay Harris, el 29 de febrero, en Frisco, Texas, al que derribó en el décimo, durante la primera defensa del cinturón que obtuvo al noquear al nicaragüense Cristofer “El Látigo” Rosales, en diciembre pasado, en Phoenix, Arizona.

“Me siento muy feliz por este cercano regreso al cuadrilátero y prometo que habrá una guerra en la pelea con Arroyo”, dijo Martínez. “Teniendo la unificación enfrente de mí, es importante tomar con mucho cuidado este combate obligatorio. Creo que este mismo año o al inicio de 2020 estaré en una pelea de unificación y estoy ansioso por darle esa satisfacción a mis fanáticos”.

El único revés de Martínez ocurrió en su debut profesional, en octubre de 2015, cuando perdió por cerrada votación dividida en cuatro asaltos ante su coterráneo, el zurdo Joaquín Cruz, en Cuautitlán Izcalli. Dos jueces se inclinaron por Cruz con puntuaciones de 38-37, en tanto el otro entregó boleta a su favor de 39-36. A partir de ahí, Martínez ha triunfado en 16 pleitos, 12 concluidos antes del límite.

Si doblega a Arroyo, tendrá el camino despejado para encaminarse hacia Dalakian, de 32 años, nacido en Bakú, Azerbaiján y asentado en Dnipró, Ucrania, donde ha desarrollado toda su carrera en las filas rentadas, con la excepción del combate por el título de la Asociación Mundial (AMB), que se encontraba vacante, en febrero de 2018, en El Forum, de Inglewood, California, donde se impuso unánime al estadounidense Brian “El Hawaiano Punch” Viloria.

Nacido en el municipio de Ceiba, en el nordeste de Puerto Rico, Arroyo suma tres éxitos consecutivos, el más reciente por abandono en cinco asaltos, frente al dominicano Juan G. Medina (11-4-0, 10 KOs), en San Juan, capital de la Isla del Encanto.

Anteriormente, sucumbió por unanimidad ante el japonés Kazuto Ioka, el 8 de septiembre de 2018, en el Forum, de Inglewood, California, donde disputaron el cinturón Plata del Consejo Mundial (CMB), en la división súpermosca (115). El boricua recibió cuenta protectora en el tercer asalto y un corte sobre el ojo izquierdo por un golpe legal en el décimo.

“Pienso que la experiencia me ayudará muchísimo”, afirmó Arroyo a un diario puertorriqueño. “Con el entrenamiento que tengo y usando la inteligencia, entiendo que tengo altas posibilidad de obtener el título”.

Definido como un combate obligatorio por el Consejo Mundial (CMB), Martínez y Arroyo tenían previsto cruzar guantes a inicios de la primavera, pero la pandemia del coronavirus obligó a la posposición del enfrentamiento. A pesar de ello, el caribeño insistió que ha mantenido el entrenamiento, a la espera que se definiera la fecha del pleito contra Martínez.

“Voy bien positivo y con muchas ganas de coronarme campeón”, añadió Arroyo, quien firmó contrato con la promotora del ex astro y múltiple monarca mundial boricua Miguel “Junito” Cotto. “Me siento bien y no estoy pensando en un derrota”.

Al comentar sobre la venidera reyerta, Arroyo expresó que “el estilo de pelea (de Martínez) es agresivo, o sea, hay que ser bien cauteloso. Me gustan las peleas así y entiendo que tendrá mucha acción. Debo estar muy vivo, pendiente de su plan y pensar que el campeonato será mío. Espero que esta vez (después de los dos fracasos previos en busca del título), sea la vencida”.

Facebook Comments