Aunque es práctica común en el boxeo, resulta arriesgado vaticinar el triunfo de un púgil sobre otro, teniendo como elementos de valoración, entre otros, la trayectoria y resultados previos, así como las habilidades y el talento demostrado por uno y otro contendiente.

Por supuesto, para otorgar el favoritismo en un duelo específico, también hay que tomar en cuenta infinidad de factores, como la preparación previa, el tiempo de un combate a otro, el grupo técnico que se hace cargo del entrenamiento y muchos etcéteras más, que sería muy largo enumerar.

Al margen de esas consideraciones, que no contemplan infinidad de elementos subjetivos, como un golpe casual, el amor propio, la valentía o el encaje de estilos, el venidero pleito entre el campeón mundial mexicano Emanuel “El Vaquero” Navarrete (31-1-0, 27 KOs) y su coterráneo Uriel “Yuca” López (13-1-3-1, 6 KOs) se vislumbra como de puro trámite en el debut en peso pluma, del monarca súpergallo.

Además, de la indiscutible diferencia cualitativa favorable a Navarrete, su oponente López, también de 25 años, ha sucumbido en los tres últimos ascensos al cuadrilátero, lo cual es otro factor para inclinar los pronósticos hacia “El Vaquero”.

El combate de Navarrete ante el desconocido Yuca López está pactado a diez rounds y no habrá títulos en juego, en pleito señalado en el Gimnasio TV Azteca, de la capital mexicana, se acordó en las 126 libras, categoría en la que hace el debut el todavía campeón súpergallo de la Organización Mundial (OMB).

Los allegados a Navarrete han elogiado su disposición a regresar a la actividad competitiva, dejando a un lado que lo hará con bajos ingresos y carente de público, un aspecto que en general refuerza el interés y la motivación de los boxeadores.

“A Emanuel le gusta su trabajo, le gusta lo que hace”, dijo Pedro Navarrete, su entrenador principal a ESPN. “El tema económico no fue problema, pues siempre le ha gustado el boxeo y cuando a pesar de la situación, estaba contento con la posibilidad de ingresar nuevamente al ring. El factor económico no tuvo nada que ver, le gusta mucho esta oportunidad y eso (el dinero) no fue un impedimento”.

Pedro, quien es tío de Emanuel, añadió a la cadena deportiva que su sobrino “siempre quiso estar activo y cuando las autoridades nos solicitaron que cerráramos el gimnasio, rápidamente instaló uno en su casa y comenzamos a trabajar allí. Cuando le dijeron sobre esta pelea, estaba feliz, aunque por supuesto se tomaron medidas para estar seguros, siguiendo las indicaciones médicas para que nadie se infectara con el COVID-19”.

En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Navarrete, quien es oriundo de San Juan Zitlatepec, noqueó en el undécimo episodio al resistente y combativo peleador filipino Jeo Tupas “Santino” Santísima (19-3-0, 16 KOs), el 22 de febrero, en la Grand Garden Arena, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el azteca hizo la quinta defensa exitosa del título de la OMB.

Su única derrota la sufrió por unanimidad en cuatro asaltos y en la división mosca, ante su coterráneo Daniel Argueta, el 26 de julio de 2012, en el Distrito Federal, de la capital mexicana.

Poseedor de gran talento y poder en los puños, Navarrete lució a gran altura en los dos pleitos ante el ghanés Isaac “La Tormenta Real” Dogboe, al que le arrebató la faja de la OMB por decisión unánime, el 8 de diciembre de 20108, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Cinco meses después en la revancha, Navarrete anestesió al africano en el undécimo episodio, en combate disputado en Tucson, Arizona, donde Dogboe fue a la lona en el sexto y en el duodécimo, cuando su esquina lanzó la toalla en señal de rendición, cuando habían transcurridos 2:02 minutos.

Pero a partir de ahí, Navarrete ha efectuado cinco combates frente a rivales de poca monta, lo que no ha sido del agrado de expertos y público en general.

Aunque Navarrete hace su primera presentación en las 126 libras, los fanáticos han expresado descontento en las redes sociales, pues “El Yuca” López es un púgil carente de buenos resultados y con 13 fracasos en el boxeo de paga, seis de esos reveses en los últimos nuevos ascensos al cuadrilátero desde 2016.

Antes de subir a las 126 libras, Navarrete expresó en varias ocasiones que su organismo le pedía a gritos el ascenso, porque debía hacer grandes sacrificios para mantenerse en la categoría súpergallo, además que tenía enorme interés en unificar con los otros monarcas de esa categoría.

“Quiero hacer las peleas que la gente desea, de lo contrario iré a las 126 libras, donde hay rivales muy interesantes. De cualquier forma, tomaremos la decisión que sea mejor para mí carrera”, dijo hace poco en una entrevista con los medios a través de Facebook Live.

En el diálogo, Navarrete precisó que tenía interés en unificar contra el uzbeko Murodjon “MJ” Akhmadaliev (8-0-0, 6 KOs), quien posee las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y la de la Federación Internacional (FIB).

También expresó que sería difícil la unificación con el invicto azteca Rey Vargas (34-0-0, 22 KOs), porque el titular del Consejo Mundial (CMB), que ha hecho cinco defensas exitosas en dos años, había expresado que no le interesa enfrentarlo.

“Se me queman las manos en pelear con el uzbeko (Akhmadaliev)”, precisó Navarrete. “O si fuera posible, me gustaría hacerlo contra Luis “Pantera” Nery o ante Naoya Inoue. Yo, encantado, para eso estamos”.

Aunque este pleito de Navarrete frente a López será en 126 libras, “El Monstruo” Inoue ( 19-0-0, 16 KOs), súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB) en las 118 libras, le lanzó un reto al mexicano en las redes sociales.

“Por supuesto, que me gustaría pelear con Navarrete, pero no sé cuánto tiempo más él estará en peso súpergallo”, escribió Inoue en su cuenta de Twitter. “Estoy interesado y no hay dudas que sería una batalla interesante”.

Pero ahora el nipón Inoue, de 27 años, tiene un pleito pendiente de unificación con el filipino John Riel “Cuatro Aces” Casimero (29-4-0, 20 KOs), que estaba programado para el 25 de abril, en el hotel y casino Mandalay, de Las Vegas, y que resultó inevitable posponer debido a la pandemia mundial que ha provocado el brote de COVID-19.

En la reyerta estarían en juego los dos cinturones de Inoue, junto al de la Organización Mundial (OMB), que obtuvo Casimero en su más reciente ascenso al cuadrilátero, cuando noqueó en el tercer asalto al surafricano Zolani “El Último Nacido” Tete, el 30 de noviembre del pasado año, en la Arena Birmigham, de Inglaterra, donde el africano exponía por cuarta ocasión el cetro.

Facebook Comments