Antes que el COVID-19 hiciera su mortal aparición, los fanáticos se frotaban las manos de alegría, porque en la mesa de negociación estaba a punto de concretarse el duelo entre el campeón mundial Miguel Berchelt y el también mexicano Oscar Valdez, señalado “retador obligatorio” por estar ubicado en la cima de la clasificación del Consejo Mundial (CMB) en las 130 libras.

Fuentes cercanas a las conversaciones, habían comentado que el combate sería el 9 de mayo -la semana siguiente a la pelea del astro Saúl “Canelo” Alvarez, igualmente pospuesta-, con grandes posibilidades se efectuara en Las Vegas, donde “El Alacrán” Berchelt haría la séptima defensa de la corona, que ganó ante el igualmente azteca Francisco “Bandido” Vargas, en 2017.

Pero el obligado compás de espera y el confinamiento provocados por la pandemia hizo añicos ese y otros muchos acuerdos, pues tanto Berchelt (37-1-0, 33 KOs) como Valdéz (27-0-0, 21 KOs) tomaron caminos paralelos, que se concretarán en los próximos días y semanas.

Berchelt, de 28 años y nacido en Cancún, chocará el 27 de junio contra su coterráneo Eleazar “Tronco” Valenzuela (21-13-4-, 16 KOs), en el Gimnasio de TV Azteca, mientras Valdez, de 29 y de Nogales, lo hará el 21 de julio versus el puertorriqueño Jayson “Maravilla” Vélez (29-6-1, 21 KOs), en Las Vegas, velada que estará organizada por la promotora Top Rank, que ha tomado serias medidas restrictivas para evitar la propagación de la enfermedad, incluida la ausencia de público en las gradas.

No obstante, en reiterados encuentros con los medios, Berchelt no ha descartado que pueda cruzar guantes con los otros monarcas de la categoría: los estadounidense Joseph “JoJo” Díaz (31-1-0, 15 KOs) y Jamel “Semper Fi” Herring (21-2-0, 10 KOs), el nicaragüense René “Gemelo” Alvarado (32-8-0, 21 KOs) y el igualmente azteca Leo “Terremoto” Santa Cruz (37-1-1, 19 KOs), quienes poseen las fajas respectivas de la Federación Internacional (FIB), de la Organización Mundial (OMB) y de la Asociación Mundial (AMB), estos dos últimos reconocidos ´por ese organismo con las fajas “regular” y de “súpercampeón”.

Tampoco Berchelt evita mencionar al talentoso zurdo norteamericano Gervonta “El Tanque” Davis (23-0-0, 22 KOs), recién ingresado a la categoría, aunque hace más énfasis en el superastro ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs), súpercampeón de la Asociación Mundial (AMB) y la Organización Mundial (OMB), así como “Campeón Franquicia” del Consejo Mundial (CMB), en las 135 libras.

Pero, sin dudas, la mayor ilusión de Berchelt es enfrentarse con el invicto Valdez, ex dueño del cinturón de la OMB en los pluma (126 libras), que obtuvo en 2016 y defendió con éxito en seis ocasiones, hasta que decidió escalar a la división inmediata superior.

Sobre el posible duelo con Valdez, nacido en Nogales y asentado en West Corvina, California, Berchelt dijo que si se llega a efectuar “será una pelea explosiva, que a muchos fanáticos les encantaría ver. Y luego, si derroto a Oscar, me gustaría renunciar al cinturón y ascender para vérmelas con (Vasil) Lomachenko”.

Berchelt reconoció que Valdez ha mejorado ostensiblemente desde que se vinculó con el experimentado entrenador mexicano Eddy Reynoso, quien también tiene bajo su tutela a dos extraordinarios púgiles como Saúl “Canelo” Alvarez y Ryan García.

Valdez tuvo un triunfal debut en las 130 libras el pasado 30 de noviembre, cuando noqueó en el séptimo episodio al estadounidense Adam “Blunose” López (14-2-0, 6 KOs), en el hotel y casino Cosmopolitan, de la Ciudad del Pecado. Valdés besó la lona en el segundo, pero después le recetó idéntica medicina a su rival en el séptimo, cuando finalizaron las acciones.

Antes de eso, en la despedida del peso pluma, Valdez derrotó por unanimidad a su coterráneo Jason “El Alacrancito” Sánchez, el 8 de junio, en Reno, Nevada, donde hizo la sexta defensa de la faja de la Organización Mundial (OMB). Dos de los jueces entregaron boletas de 118-109 y el otro de 117-110.

Pocos días después, Valdez anunció que abandonaba la categoría y dejaba en el limbo un duelo ante el imbatido estadounidense Shakur Stevenson (12-0-0, 7 KOs), designado retador obligatorio por la Organización Mundial (OMB). Frank Espinosa, manejador de Valdez y de Stevenson, precisó que ambos estaban más interesados en buscar la corona en las 130 libras, que en un enfrentamiento entre ellos.

Espinosa reconoció, además, que tras una exitosa trayectoria en las 126 libras, el cuerpo de Valdez ya le daba indicios que debía ascender de categoría y que el gran objetivo en el nuevo peso era buscar el enfrentamiento versus Berchelt.

“Oscar siempre está en forma y le gusta mantenerse ocupado en el gimnasio”, expresó entonces Espinosa. “Ha crecido mucho y es un boxeador especial. A él y a nosotros, nos encantaría verlo frente a Miguel Berchelt, uno de los grandes campeones de la actualidad, pero sabemos que el nuestro está listo para esa exigente prueba”.

También Carl Moretti, director de operaciones de Top Rank, la promotora de Valdez, dijo que desde hace buen tiempo existe gran interés en ir tras los pasos de Berchelt.

Por su parte, Valdez puntualizó que su objetivo es enfrentarse a las principales figuras de la división, en primer lugar Berchelt, aunque tampoco descarta a Herring u otro de los campeones.

Facebook Comments