Todo indica que el campeón mundial mexicano Emanuel “El Vaquero” Navarrete se cansó de esperar por los otros monarcas de la división súpergallo y cumplió su palabra: “Si no unifico, salto al peso pluma”.

Con 26 triunfos en forma consecutiva desde el único revés en su carrera profesional, Navarrete (31-1-0, 27 KOs) enfrentará en las 126 libras, a su desconocido coterráneo Uriel “Yuca” López (13-13-1-, 6 KOs), el 20 de junio, en el Gimnasio TV Azteca, del la capital mexicana.

Hace algunos días, en plena pandemia del COVID-19, Navarrete afirmó que se entrenaba a un ritmo intenso, al tiempo que cumplía las restricciones para evitar la mortal enfermedad, aunque repetía que su cuerpo le indicaba el inevitable ascenso.

“Marcar las 122 libras representa un gran esfuerzo, pero permaneceré en la división para ver si surgen defensas interesantes y logro la unificación. Quiero hacer las peleas que la gente desea, de lo contrario iré a las 126 libras, donde hay rivales muy interesantes. De cualquier forma, tomaremos la decisión que sea mejor para mí carrera”, dijo en una entrevista con los medios a través de Facebook Live.

En el diálogo, Navarrete precisó su interés en unificar contra el uzbeko Murodjon “MJ” Akhmadaliev (8-0-0, 6 KOs), quien posee las fajas de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB) y la de la Federación Internacional (FIB).

También expresó que sería difícil la unificación con el invicto azteca Rey Vargas (34-0-0, 22 KOs), porque el titular del Consejo Mundial (CMB), que ha hecho cinco defensas exitosas en dos años, ha expresado que no le interesa enfrentarlo.

“Pero puede ser con el uzbeko (Akhmadaliev) que se me queman las manos para pelear con él. O bien, si es posible, enfrentar a Luis “Pantera” Nery o a Naoya Inoue. Yo, encantado, para eso estamos”, añadió Navarrete en el encuentro con los medios.

En su más reciente ascenso al cuadrilátero, Navarrete, quien es oriundo de San Juan Zitlatepec, noqueó en el undécimo episodio al resistente y combativo peleador filipino Jeo Tupas “Santino” Santísima (19-3-0, 16 KOs), el 22 de febrero, en la Grand Garden Arena, del lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde el azteca hizo la quinta defensa exitosa del título de la OMB.

Su única derrota la sufrió por unanimidad en cuatro asaltos y en la división mosca, ante su coterráneo Daniel Argueta, el 26 de julio de 2012, en el Distrito Federal, de la capital mexicana.

Aunque Navarrete hace su primera presentación en las 126 libras, los fanáticos han expresado descontento en las redes sociales, pues “El Yuca” López es un púgil carente de buenos resultados y con 13 fracasos en el boxeo de paga, seis de esos reveses en los últimos nuevos ascensos al cuadrilátero desde 2016.

Además, López, de 25 años, ha sucumbido en tres pleitos consecutivos, el último por fallo dividido ante el mexicano Alan “Malagüeño” Salazar, el 6 de diciembre pasado, en la categoría de 122 libras, en duelo efectuado en la ciudad de México.

Poseedor de gran talento y poder en los puños, Navarrete lució a gran altura en los dos pleitos ante el ghanés Isaac “La Tormenta Real” Dogboe, al que le arrebató la faja de la OMB por decisión unánime, el 8 de diciembre de 20108, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Cinco meses después en la revancha, Navarrete anestesió al africano en el undécimo episodio, en combate disputado en Tucson, Arizona, donde Dogboe fue a la lona en el sexto y en el duodécimo, cuando su esquina lanzó la toalla en señal de rendición, tras 2:02 minutos.

Pero a partir de ahí, Navarrete ha efectuado cinco combates frente a rivales de poca monta, lo que no ha sido del agrado de expertos y público en general.

Facebook Comments