Tras un obligado receso de tres meses por el COVID-19, el boxeo regresó a la pequeña pantalla a nivel nacional, en una velada de cinco combates, transmitida por la cadena ESPN, en la que el talentoso zurdo estadounidense Shakur Stevenson resultó muy superior al impetuoso puertorriqueño Félix Caraballo, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Luciendo a gran altura, “El Audaz” Stevenson (14-0-0, 8 KOs) acabó en seis asaltos con la impetuosidad y resistencia de “La Sombra” Caraballo (13-2-2, 9 KOs), quien intentó desde el campanazo de apertura pelear en la corta distancia para neutralizar el poder de fuego del nacido en Newark, Nueva Jersey, pero fue dominado de principio a fin.

El pleito se pactó a 10 asaltos en las 130 libras, por lo que no estuvo en juego el cinturón pluma de Stevenson, que conquistó cuando se encontraba vacante, en su combate anterior frente a su coterráneo Joet González, el 26 de octubre pasado, en Reno, Nevada.

Subcampeón de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro-2016 (perdió en la final con el cubano Robeisy Ramírez), Stevenson derribó a Caraballo en el primer asalto con una potente derecha al cuerpo, que hizo perder el equilibrio al boricua. Y después de golpear a su antojo a su rival tenaz a lo largo de cinco episodios, en el sexto impactó con una combinación de derecha a las zonas blandas, seguida de un gancho al estómago que hizo caer de rodillas al oriundo de la ciudad de Mayagüez.

Considerando que había recibido suficiente castigo, y no estaba en condiciones de seguir, el experimentado árbitro estadounidense Tony Weeks concluyó las acciones, cuando faltaban 1:31 minutos de esa fracción.

A favor de Caraballo, de 33 años y con una racha de cinco victorias consecutivas, hay que resaltar que aceptó el pleito faltando menos de un mes para enfrentar al habilidoso Stevenson, quien partió con favoritismo de 100 a 1 en las apuestas. Para esta enorme prueba, Caraballo tomó dos semanas de vacaciones en el supermercado donde trabaja en la Isla del Encanto.

“Vine aquí para noquearlo”, dijo Stevenson, minutos después de finalizar el combate. “Mi mentalidad se centró en vencerlo por nocaut. Lo golpeé con todo lo que pude temprano. Lo tambaleé un montón de veces. Recibió muchos castigos y comencé a darme cuenta de que los disparos en la cabeza no lo sacarían de allí. Entonces, comencé a ir más al cuerpo. Se abrió de par en par, y lo atrapé con un golpe limpio”.

Caraballo venía de un triunfo por la vía rápida en el asalto inicial ante su compatriota Sergio López, el 25 de enero, en el Palacio de los Deportes, de Mayagüez.

El abogado Bob Arum, presidente de la compañía Top Rank, que guía los destinos del ganador, nuevamente resaltó las habilidades de su protegido, como lo ha hecho en múltiples ocasiones, al compararlo incluso con el retirado Floyd Mayweather Jr.: “Qué magnífica actuación. Sigue mejorando y tenga la seguridad de que es una futura súperestrella que ocupará uno de los primeros puestos libra por libra”.

En las otras cuatro peleas de la cartelera, el italiano radicado en Las Vegas, Guido “El Gladiador” Vianello (7-0-0, 7 KOs) continuó con su racha de nocauts, al aplicar el cloroformo en el mismo primer asalto al estadounidense Don “Mr. JBT” Haynesworth ( 16-4-1, 14 KOs), en tanto el también peso pesado Jared Anderson (4-0-0, 4 KOs) hizo lo propio, pero en la tercera fracción ante el igualmente norteamericano Johnnie Langston (8-3-0, 3 KOs).

El duelo de la categoría mediana entre los locales Quatavious Cash (12-2-0, 7 KOs) y Calvin Metcalf (10-4-1, 3 KOs) tuvo que concluir en el sexto episodio, cuando un cruce de cabezas accidental provocó una peligrosa herida en el ojo izquierdo del segundo. En ese momento, las boletas de los jueces favorecían a Cash con puntuaciones de 60-55, 60-54 y 59-55.

Y en el pleito de apertura, el zurdo cubano Robeisy Ramírez (3-1-0, 3 KOs) dispuso rápidamente en poco más de dos minutos de combate, del dominicano Yeuri “Dinamita” Andújar (5-4-0, 3 KOs), quien fue a la lona en par de ocasiones, lo que obligó al réferi Weeks a concluir el desigual duelo, pactado a seis asaltos en la división pluma.

Vale mencionar que la promotora Top Rank incluyó a Ramírez en la misma velada que Stevenson, pues el caribeño lo venció por puntos en la discusión  de la medalla de oro de los Juegos Olímpicos en territorio brasileño. Y desde entonces, el ahora monarca mundial en las filas profesionales ha insistido en que desearía la revancha frente al cubano.

Ramírez, de 26 años y nacido en la sureña provincia de Cienfuegos, perdió por decisión dividida ante el estadounidense Adam González hace dos años, en el debut en el pugilismo rentado, pero entonces se unió al experimentado entrenador, también cubano, Ismael Salas y ha conseguido tres triunfos todos antes del límite.

Facebook Comments