Si hubiera que definir la mayor interrogante, entre las muchas que circulan hoy en el mundo del boxeo tras varios meses de cancelaciones y/o suspensiones por la pandemia mundial del COVID-19, sin duda ocuparía el primer lugar, conocer quién será el rival del astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez en septiembre.

Convertido en el principal astro de la taquilla y de los ingresos millonarios después del retiro del norteamericano Floyd “Money” Mayweather, el pelirrojo mexicano crea un halo de misterio alrededor del púgil que será su inmediato rival, lo que mantiene en totalmente incertidumbre a los amantes de la disciplina a lo largo de los meses precedentes a su ascenso al cuadrilátero.

Y si esa duda ya es parte de la carrera de Canelo en años recientes, en este 2020 se ha incrementado por efecto de los meses de inactividad, consecuencia de la epidemia del coronavirus y por la falta de definición del grupo que lo representa, que no tiene total libertad para elegir, pues debe coordinar sus intereses con los deseos del nacido en Guadalajara.

A poco menos de tres meses para se cumpla la fecha fijada para su retorno al ring, la lista de aspirantes se incrementa casi a diario, la gran mayoría en las divisiones de peso mediano y súpermediano, aunque también surgen candidatos de los semipesados (175 libras).

La relación de potenciales adversarios ha tenido como punto central al kazajo Gennady “GGG” Golovkin, con quien efectuaría el tercero de duelos, después de dos controvertidos resultados, el primero finalizado en empate y el segundo declarado victoria para el azteca.

Sin embargo, llama la atención, que una buena parte de fanáticos y expertos estimó que Canelo había sido beneficiado en el segundo duelo con el Golovkin. En un cerrado duelo, dos de los jueces otorgaron boletas de 115-113 y el otro dio empate a 114.

Debido a esas victorias, junto a las otras dos que consiguió en 2018, ante el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, en septiembre y versus el inglés Michael “Rocky” Fielding, en diciembre, Canelo fue reconocido como el Mejor Libra por Libra (P4P) por varias prestigiosas publicaciones, entre ellas la revista The Ring, las páginas globales de resultados BoxRec y Transnational Boxing Rankings, así como por la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos.

Ambos campamentos habían puesto la mirada en el mes de septiembre, aunque uno y otro tenía previsto efectuar un choque previo: Canelo iría ante un adversario -todavía sin definir-, en el mes de mayo, en tanto Golovkin, monarca de peso mediano de la Federación Internacional (FIB), aceptó la pelea obligatoria versus el invicto polaco Kamil Szeremeta (21-0-0, 5 KOs), ocupante del tercer puesto de ese organismo, que mantiene vacantes las dos primeras plazas.

Golovkin, quien cumplió 38 años el 8 de abril, y Szeremeta, de 30, han buscado varias fechas para cruzar guantes, pero por diferentes motivos, se vieron obligados a posponerlas. Primero mencionaron el 28 de marzo, en la Arena Wintrust, de Chicago, y más tarde, ante la pandemia del coronavirus, consideraron el 6 de junio, en El Foro, de Inglewood, California, que tampoco fue posible efectuar por la grave situación que se desprende de la mortal enfermedad.

Al margen de ello, infinidad de voces se han alzado pidiéndole a Golovkin que deje sin efecto el enfrentamiento con Szeremeta y busque el enfrentamiento directo con Canelo, quien ha expresado en varias ocasiones que no le interesa chocar nuevamente con el kazajo, después del vencerlo por fallo mayoritario, el 15 de septiembre de 2018, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Para incrementar la incertidumbre de que llegue a feliz término este año la tercera pelea, Johnathon Banks, entrenador de Golovkin, expresó que no existen posibilidades de que su pupilo se enfrente a Canelo en septiembre, pues primero tienen previsto pelear contra Szeremeta, después ante otro oponente y entonces analizarán cuál es la fecha más conveniente para chocar con el azteca.

“Me lo comentaron y dije que no (la tercera pelea con Canelo)”, dijo Banks en entrevista con IFL.TV<http://IFL.TV>. “El plan es hacer esta pelea (contra el polaco), luego otra y después Canelo. Cuando dijimos que estábamos listos para pelear, él dijo que no quería la pelea, desapareció, hizo lo que quiso y rechazó la pelea. Ahora dice que quiere la pelea”.

Y Golovkin, en sintonía con el técnico, declaró hace pocas horas que cuando se restablezcan las actividades peleará con Szeremeta, “porque me comprometí antes que ocurriera toda esta situación” (del coronavirus). Tan pronto como todo vuelva a la normalidad, tengo la intención de mantener mi palabra. Esa será mi próxima pelea”, expresó Golovkin al sitio en Internet de la revista Sports Illustrated.

El púgil, de Karaganda, en Kazajastán y radicado en Santa Mónica, California, precisó que Canelo no quiso hacer la pelea en septiembre del pasado año y también la rechazó en mayo. “Así que seguí mi camino. Tengo mi propia carrera y pensé: ´¿Cuánto tiempo debe esperar´”?

La decisión coloca a Golovkin entre la espada y la pared. Porque tanto la plataforma digital como los fanáticos desean que cruce guantes con el astro de Guadalajara. Tampoco se ha revelado si DAZN puede descontar dinero al kazajo por hacer el combate contra Szemereta, pues la intención de la compañía era que disputara duelos del más alto nivel.

Para Canelo y para la plataforma digital DAZN la situación igualmente resulta embarazosa. La inversión de $ 365 millones que realizó esa compañía con él por cinco años y 11 peleas, requiere que el pelirrojo mexicano efectúe enfrentamientos de amplio impacto económico para que se reviertan los gastos derivados del contrato, máxime ahora que la plataforma digital se encuentra en momentos de insolvencia, que pueden conducirla a la bancarrota.

PASCAL, BIVOL Y BETERBIEV SE SUMAN A LOS ASPIRANTES

Tras el triunfo de Canelo por nocaut técnico en el undécimo asalto ante el experimentado ruso Sergey “El Triturador” Kovalev (34-4-1, 29 KOs), al que le arrebató la corona semipesada de la Organización Mundial (OMB), uno haitiano-canadiense y los otros dos boxeadores nacidos en Rusia, los tres con fajas ecuménicas en las 175 libras, se sumaron a los aspirantes a rivalizar con el mexicano: Jean Pascal, Dmitry Bivol y Artur Beterbiev.

Pascal (35-6-1, 20 KOs), quien posee el título “regular” de la AMB, le expresó al mexicano que si desea hacer historia una vez más, si quiere tener un segundo título en las 175 libras solo tiene que tomar el teléfono, llamarlo (o alguno de sus representantes) y expresar que tienen interés en hacer la pelea.

“Conozco, de hecho, su estilo y mi estilo en el ring, por lo que puedo asegurar que habrán fuegos artificiales en el cuadrilátero”, fijo Pascal en el canal Premier Live Boxeo Champions (PBC) de la red social Instagram.

Dueño de la súper corona de la AMB, Bivol (17-0-0, 11 KOs) aseguró que es el más indicado si finalmente Canelo decide incursionar nuevamente en las 175 libras, aunque el azteca ya rescindió la faja de la OMB y ha expresado que su inmediato pleito será en los súpermedianos (168).

“Quiero hacer historia y mi meta no es hacer más dinero”, dijo Bivol. “Si están buscando un rival económico para septiembre, aquí estoy porque mi mayor interés es mostrarle mi talento a los fanáticos. Eso me hace más feliz que el dinero”.

De otro lado, Eric Gómez, presidente de la compañía Golden Boy Promotions, que guía la carrera de Canelo, afirmó que el boxeador mexicano “está abierto a pelear en septiembre sin fanáticos. Estamos discutiendo todos los detalles, pero él está abierto a eso”.

¿Contra quién? Por ahora y mientras los días siguen su indetenible curso, el adversario de Canelo sigue siendo una incógnita, que permanece en el más estricto secreto y ni Gómez ni ninguno otro de los allegados al pelirrojo mexicano se atreve a revelar.

Facebook Comments