Poco tiempo después de ascender a la cima de la división pesada, el mastodonte británico Tyson Fury cayó en un enorme vacío, caracterizado por la adición a las drogas y el alcohol, que lo hicieron pensar incluso en el suicidio.

Habían transcurridos escasos meses de imponerse por unanimidad, en noviembre de 2015, al ucraniano Wladimir Klitschko, entonces dueño de tres títulos de la división pesada, cuando “El Rey Gitano” sufrió una profunda depresión y su cuerpo, alimentándose en forma incontrolable, se convirtió en una masa amorfa que superó los 180 kilos (400 libras).

El púgil que había llegado a lo más alto del boxeo, hizo trizas su vida personal. Once meses más tarde de adueñarse de las coronas, dio positivo a sustancias prohibidas, fue despojado de los títulos y parecía inexorable el fin de la carrera de Tyson Fury.

Recientemente, Fury exhibió una foto con poca nitidez, pero que ha causado un gran impacto a su casi tres millones de seguidores en las redes sociales. En la imagen se ve al boxeador inglés levantando ambos puños y con extraordinario sobrepeso. “Cuando alguien te diga que no puedes hacer algo, mira esto y recuerda que todo es posible. Este soy yo con más de 180 kilos”, afirma Fury en el inspirador mensaje dirigido a sus fanáticos.

Pero después de pasar por ese calvario, Fury (30-0-1, 21 KOs) tomó conciencia del desastre en que se había convertido su vida y como Ave Fénix regresó 31 meses más tarde a la actividad competitiva, tras un complejo proceso de desintoxicación, perder 64 kilos y entrenarse con mayor intensidad que antes.

En el duelo de regreso, exhibiendo un físico apropiado a su enorme anatomía de 6´9 pies, Fury despejó las primeras incógnitas al aplicar el cloroformo en el cuarto asalto al macedonio Sefer “The Real Deal” Seferi, el 9 de junio de 2018, en la Manchester Arena, de Inglaterra.

Y en lo adelante ha obtenido cuatro victorias y un empate, el más trascendental el pasado 20 de febrero, cuando noqueó en el séptimo episodio al estadounidense Deontay “El Bombardero de Bronce” Wilder, al que le arrebató el cinturón del Consejo Mundial (CMB), que el norteño defendía por undécima ocasión.

FURY, EL REY DE LAS GANANCIAS

Después de doblegar a Seferi, igualmente a Francesco Pianeta y tener un empate en el primer enfrentamiento con Wilder en diciembre de 2018, Fury firmó en febrero del año siguiente un contrato con ESPN por $ 103 millones de dólares, que de acuerdo con la BBC, de Londres, incluía cinco peleas.

La compañía Top Rank, encargada de co-promocionar los combates, también es parte del acuerdo, así como Queensberry Promotions, que dirige Frank Warren, quien dirige la carrera promocional de Fury. Las peleas se transmitirán simultáneamente a través de la televisora BT Sport, en el Reino Unido de Gran Bretaña.

“Estoy encantado de que Frank y Queensberry Promotions se hayan asociado con Top Rank para promover mis peleas en Estados Unidos”, dijo Fury en un comunicado de prensa. “¡Con ESPN y BT Sport detrás de mí, las plataformas deportivas más grandes del mundo ahora están vinculadas con el mejor peso pesado del mundo!”.

La nota señala que el astro británico efectuará un mínimo de dos peleas por año en los Estados Unidos, aunque debido a la pandemia mundial del COVID-19 ya es muy difícil que se pueda cumplir ese término del contrato este año.

Para completar la felicidad de inglés, hace algunas horas la especializada revista Forbes dio a conocer, entre otras, la lista de ingresos de los deportistas, en la que Fury aparece en undécima posición general y en el tope entre los boxeadores.

Según los datos de Forbes, “El Rey Gitano” Fury recibio un ingreso anual de $ 57 millones de dólares,  50 por ganancias directas y cinco más por concepto de patrocinio. Los siguientes boxeadores en el listado son otros dos pesos completos: el ingl’es Anthony “AJ” Joshua con $ 47 millones y el norteamericano Wilder, con 46,5 millones.

A continuaci’on aparece el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, cuarto entre los púgiles con $ 37 millones y a su vez es el primero de todos los deportistas mexicanos, además del número uno en la lista de boxeadores del continente americano.

Al pelirrojo azteca, quien en octubre de 2018 firmó un contrato con la plataforma digital DAZN por $ 365 millones, en un período de cinco años y 11 peleas, lo afectó en sus ingresos la epidemia de coronavirus, pues tenía previsto combatir en mayo.

En los análisis, la revista Forbes señala que toma en cuenta las bolsas, salarios, premios y patrocinios desde el 1 de junio de año anterior al 31 de mayo del siguiente. De acuerdo con los lineamientos para armar el ranking, Forbes no contempla el pago de impuestos, los ingresos por inversiones y los gastos de representación de agentes.

Facebook Comments