Mientras la mortal pandemia del COVID-19 muestra algunos signos de debilitamiento, los promotores de todo el mundo andan a marcha forzada para organizar carteleras en las próximas semanas, en las que estarían involucradas figuras de primer nivel en varias divisiones.

Entre los platos fuertes que los amantes del boxeo aguardan con especial interés en la reanudación, está el duelo entre el ucraniano Vasily “Hi-Tech” Lomachenko (14-1-0, 10 KOs)y el estadounidense de raíces hondureñas Teófimo “El Brooklyn” López (15-0-0, 12 KOs), quienes disputarían los cinturones del Consejo Mundial (CMB), la Asociación Mundial (AMB) y de la Organización Mundial (OMB), en poder del europeo, y el de la Federación Internacional (FIB), que ostenta el norteño.

Con 5´8 de estatura y 22 años, López se agenció en forma espectacular la faja de la FIB, al noquear en el segundo asalto al potente pegador ghanés Richard “RC” Commey (29-3-0, 26 KOs), el pasado 14 de diciembre en la llamada Meca del Boxeo, el legendario Madison Square Garden, de Nueva York, populosa urbe que por estos días sufre los embates del mortal COVID-19, epidemia que tiene en ascuas a toda la población del planeta.

El triunfo convirtió a López Jr. en el primer campeón mundial de la historia con sangre hondureña. Y de paso le otorgó el derecho de enfrentar a Lomachenko en un pleito de unificación.

“Después de vencer a Lomachenko, sería el campeón mundial indiscutible a los 22 años, si Dios quiere, y después de eso, alguien como José Ramírez o Josh Taylor. Incluso Regis Prograis. Grandes nombres, grandes tipos que la gente probablemente teme”, dijo López en entrevista con ESPN. “Después de las 140 libras, cuando probablemente limpie esa división, iré a 147”.

A partir de la victoria de López, las negociaciones para que se enfrentara a Lomachenko marchaban bien en la mesa de negociaciones, pero surgió el brote del coronavirus y el pleito, como infinidad de actividades, entre ellas las deportivas y recreativas, sufrieron un fuerte impacto que obligó a posponerlas indefinidamente.

BOB ARUM: “LOMACHENKO VS LOPEZ EN SEPTIEMBRE”

Bob Arum, el fundador y máximo ejecutivo de la promotora Top Rank, que dirige los destinos de López, afirmó que están en negociaciones con el lituano-estadounidense Egis Klimas, manager de Lomachenko para que el pleito se dispute en septiembre, aunque sin definirse todavía si se admitirá la entrada de público o las gradas estarían vacías.

Cada uno por su lado, tanto Arum como Klimas, han insistido en que los dos boxeadores prefieren enfrentarse directamente: “Ninguno de los dos quiere una pelea interina”, expresó Arum, mientras Klimas, al referirse a la ausencia de fanáticos, dijo: “Nada importa, mientras López venga al cuadrilátero a pelear con Lomachenko”.

El octogenario Arum precisó que sería una pelea bajo el sistema de pague-por-ver (PPV). “Es una gran pelea y podemos hacer algo espectacular con las (autoridades) de Las Vegas. Hacer un gran evento al aire libre. Hay muchas cosas innovadoras que podemos hacer y cumplir con el mandato social de distanciamiento entre las personas”.

LOS LOPEZ SUBESTIMAN A LOMACHENKO

Tanto Téofimo López, el boxeador, como su padre, el técnico del mismo nombre que entrena su retoño, han lanzado infinidad de retos a Lomachenko, quien permanece por estos días en su natal Ucrania, pero puede ingresar al territorio estadounidense cuando lo considere apropiado, pues es residente legal del país.

“Estoy muy emocionado. Bob (Arum) habló con ESPN y dijo que todo terminó”, afirmó López Sr. “Así que creo que la pelea se efectuará en septiembre. Estoy muy feliz porque vamos a pelear contra Loma en septiembre”.

El estratega López puntualizó que ha estado esperando durante mucho tiempo la pelea de su hijo contra Lomachenko. “Dije y repito que mi hijo en su decimosexto combate le va a arrancar la cabeza a Lomachenko. Y reitero que nuestra predicción se hará realidad en septiembre, porque no existe otra pelea en la mente de nosotros”.

Al evaluar el pleito contra el astro ucraniano, Teófimo Sr. enfatizó que nadie le enseñó a boxear y que él viene de la vieja escuela del boxeo. “Observo muchos detalles, entre ellos los diferentes ángulos que utilizan los boxeadores, por lo que estoy seguro que Lomachenko será más fácil para mi hijo que (Richard) Commey”.

Facebook Comments